Una baja del gasto público, significaría un mayor bienestar para la población

Hay una ecuación básica en economía, que muestra el financiamiento del estado que formula que el gasto público debe ser igual a los ingresos del estado; simbólicamente:
G = Y

Si los ingresos del estado debieran ser iguales a los tributos que pagan los contribuyentes, la ecuación podría establecer de la siguiente forma:
G = T; donde T son los impuestos recaudados por el estado

Cuando el gasto del estado crece exponencialmente por encima de la recaudación de los tributos, esto genera déficit fiscal, estableciendo la necesidad de financiarlo con otros elementos; esto es el endeudamiento (E) y la emisión monetaria (EM); planteándose las siguientes ecuaciones:
DF= Y < G Entonces el gasto se financia de la siguiente forma: G= T + E + EM Cuando el endeudamiento y la emisión monetaria llegan a su límite, generan dos problemas, uno que lo aproxima a la incapacidad de pago de sus obligaciones (default) y el otro genera inflación. Si esas dos fuentes de financiamiento extras se agotan no hay otra forma de financiar el gasto, si este no se quiere bajar, que aumentar la presión tributaria. Entonces la ecuación sería la siguiente: a > G= > DF= > T
Si definimos al ingreso disponible de las familias y de las empresas como el ingreso neto de los tributos que deben pagar:
YD= Y – T
Si T es >, el YD es <

Entonces podemos inferir, que caso contrario si T es <, el YD será >.

Un ingreso disponible mayor de las familias y de las empresas significa mayor capacidad de gasto y ahorro de estos, entonces si el ahorro es mayor, crece el crédito y a través de este crece la inversión y la capacidad de generar empleo genuino.

Para que los impuestos sean menores, necesariamente el Gasto Público debe ser menor; es decir Tserá < si G es <.

Dicho de otra forma si el déficit fiscal cae, por una baja del gasto público, esto posibilitará una baja en la presión tributaria, lo cual significará un mayor ingreso disponible de las familias y de las empresas.

De todo lo anterior, podemos inferir que es mentira lo que dicen algunos que un ajuste fiscal por parte del estado generaría una caída en el bienestar de la población, al contrario, sería un motor de ordenamiento económico y generador de confianza del país tanto a nivel local como externo.

Por el Cr.Gustavo Peretti

 

EXPLICACION

EXPLICACION NOTA SOBRE LOS BENEFICIOS DE UNA BAJA EN EL GASTO PUBLICO

Posted by TiempoXdeSilvina on viernes, 1 de diciembre de 2017