Soja: caen los márgenes pero siguen siendo positivos

El dólar planchado y la caída de las cotizaciones perjudican a la oleaginosa. En Estados Unidos, la ecuación directamente da pérdidas. Para Erize, “en soja somos imbatibles”.

El precio de la soja en el mercado local enfrenta un combo de factores negativos que ya se están sintiendo en la rentabilidad de los productores: dólar planchado y cotizaciones internacionales en baja producto de la gran oferta mundial.

De todos modos, aunque más modestas, cultivar la oleaginosa aún genera ganancias en Argentina, al punto de que el analista de mercados Enrique Erize considera que “somos imbatibles”.

Márgenes acotados

Según un estudio de la economista Sofía Corina, de la Bolsa de Comercio de Rosario, el margen neto se redujo 18 por ciento desde octubre.

El cálculo es para una producción en campo propio ubicada a 100 kilómetros de Rosario: de una ganancia final, tras el pago de impuestos, de 331 dólares por hectárea, se pasó ahora a un resultado positivo de 272 dólares por hectárea.

Según Corina, hace seis meses se proyectaba una soja a 258 dólares la tonelada, que se redujo a 242 dólares en la actualidad. A su vez, el Rofex cotizaba el dólar a mayo en 17,3 pesos, y ahora lo sitúa en 16,1 pesos. Así, el precio pizarra en Rosario que estuvo alrededor de los cuatro mil pesos durante todo el verano, ahora perforó los 3.800 pesos.

Por eso, “nos enfrentamos con márgenes erosionados ante un dólar atrasado, un sensible aumento en las tarifas de los fletes y, en el caso de no haber tomado cobertura, una cotización de casi de 20 dólares por debajo a lo proyectado al momento de sembrar”.

Menos poder de compra

Lógicamente, esta situación repercute en que el poder de compra de la soja para un productor agrícola sea el más bajo desde el año 2001, según un análisis publicado vía twitter por el investigador del Ieral de Fundación Mediterránea, Juan Manuel Garzón.

“La soja 2017 pierde poder de compra en mercado interno. Mala noticia. Influyen caída de precios internacionales y apreciación cambiaria”, mencionó Garzón, acompañando estas palabras con un cuadro que muestra cómo el poder de compra de la soja en la era Macri es sensiblemente inferior al que tuvo durante los años del kirchnerismo.

Aun así, para el titular de la consultora Nóvitas, Enrique Erize, la soja no debe analizarse como un grave problema para la rentabilidad de los productores argentinos.

“En soja somos híper competitivos; acá con 30 por ciento de retenciones ganamos plata lo mismo, somos imbatibles”, enfatizó en la jornada “El 2017 bajo la lupa”, organizada por el grupo Agrovoz.

Erize comparó la coyuntura local con la que atraviesan los farmers norteamericanos, cuya ecuación para producir soja es negativa en 70 dólares por hectárea; es decir, si no recibieran subsidios, perderían dinero por cultivar la oleaginosa.

Fuente: Agro voz