Sirve recurrir al Fondo Monetario Internacional?

Por el Cr. Gustavo Peretti

08-05-2018 – A veces hay decisiones que al tomarlas parece que se estuviera cometiendo un pecado mortal, algo totalmente inmoral; una noticia con mala prensa, algo que se mide en la opinión pública como algo negativo, sabiendo de antemano que aquellos que responden no tienen ni la menor idea acerca de lo que opinan.

Es por ello que es importante informar a la sociedad y tratar de llevarle luz a nuestros lectores sobre esta decisión del gobierno nacional.

En tal sentido es importante recalcar que recurrir al FMI no es para nada malo, en tanto y en cuanto el gobierno nacional lo utilice como un medio necesario y suficiente para acompañar el tránsito de nuestro país hacia un equilibrio macro económico que le permita ser sustentable a futuro.

Las líneas de créditos que otorga el FMI devengan una tasa de interés muy por debajo de lo que el mercado le prestaría hoy a nuestro país, casi la mitad para ser más preciso y son dos, la primera es la stand by que se otorga para asegurar la estabilidad del sistema monetario internacional, es decir el sistema de pagos internacionales y tipos de cambio que permite a los países (y a sus ciudadanos) efectuar transacciones entre sí y la segunda es la línea de contingencia en donde un país tiene la opción de solicitar su desembolso en caso de una crisis, pero que en realidad funciona en forma preventiva; siendo esta última la que se estaría solicitando en esta oportunidad.

Los políticos casi siempre critican estas decisiones porque vienen acompañadas de condiciones que generalmente consisten en medidas que se tildan como ortodoxas, ya que implican ajustes para disminuir el Déficit Fiscal y tratar de encontrar ese equilibrio tan necesario.

En definitiva no tiene nada de malo recurrir al FMI, siempre se le ha echado la culpa de nuestros males, pero no es así, la culpa de todo lo que nos pasa es de nosotros mismos, los argentinos, que nunca hemos sabido encauzar la política macro del país en un carril de equilibrio presupuestario; siempre nos gustó gastar más de lo que se puede y prometer beneficios económicos en campañas políticas a la población para ganar elecciones sin tener en cuenta de dónde salen esos recursos.

Yo creo que esta es una oportunidad para obtener fondos que acompañen el ajuste de la economía, pero no la desaprovechemos, porque actualmente los mercados crediticios internacionales se cierran para el país y no hay muchos otros organismos a donde recurrir.

Es hora de que Argentina, sus gobernantes y sus habitantes tomemos conciencia de la gravedad de la situación por la que se pasa y que de una vez por todas hagamos las cosas bien.