Síntesis económica

Por Maximiliano Montenegro - Economista - Periodista

1. FUERTE DOLARIZACIÓN EN MAYO: SE DUPLICÓ LA CANTIDAD PERSONAS QUE COMPRARON DÓLARES DENTRO DEL CEPO. 

Según el último informe de la “Evolución del Mercado cambiario” del BCRA,  -correspondiente a mayo pasado- pese a mayores restricciones para acceder al mercado de cambios oficial, se disparó la demanda del “dólar solidario” (u$S 200 mensuales autorizados dentro del cepo al tipo de cambio oficial que incluye el recargo de 30% del Impuesto PAIS).

El número de compradores de dólares fue de 2.400.000 personas (100% más que en abril de 2020) .Las compras netas de las personas físicas alcanzaron los 438 millones de dólares (subieron 115% respecto a abril). Y el monto promedio de las compras netas del mes fue de 182,5 dólares per cápita.

La disparada en la brecha cambiaria (la diferencia entre dólar oficial y los dólares alternativos) sumada a la incertidumbre sobre la renegociación de la deuda y una dinámica de pérdida de reservas del BCRA (cayeron  u$S 980 millones en mayo) explica este salto en la demanda para atesoramiento de dólares dentro del cepo .

Hay un aumento en las expectativas de devaluación y los ahorristas ven “barato”  dolarizarse a este nivel de “dólar solidario” ( cerró a $91,6  por dólar a fin de mayo).

Además, la conjunción del “cepo cambiario” más restrictivo y la cotización de los “otros dólares” (“blue”, contado con liquidación y dólar bolsa) con un brecha promedio cercana a 60%, eliminan todo incentivo a vender las divisas en el mercado oficial. Así, las ventas (brutas ) de dólares billete de individuos también cayeron un 48% respecto de abril. Pasaron de u$s 25 millones a solo u$s 13 millones el mes pasado. La cantidad de vendedores de dólares se redujo a 75.000 personas  (20.000 personas menos que en abril).

En tanto, el déficit por compras en el exterior (los dólares que gastan los argentinos en el exterior menos los dólares que los extranjeros traen al país, incluido turismo y compras por internet) sigue siendo muy pequeño por el cierre de fronteras y la suspensión de vuelos al exterior  por la pandemia. El rojo fue de U$S 97 millones en mayo (subió U$S 21 millones respecto a abril) . Si lo comparamos con diciembre de 2019 la caída es de 81% (u$S 509 millones vs U$S 97 millones).

2. MENOS AGRO-DÓLARES Y MÁS PAGOS DE IMPORTACIONES OBLIGARON AL BANCO CENTRAL A «SENTARSE» SOBRE LAS RESERVAS CON EL «CEPO RECARGADO».

En mayo el sector exportador de “Oleaginosas y cereales” registró ventas de dólares por U$S 1.709 millones, un 37% menos que en igual mes de 2019 (U$S 2.398 millones). Sin embargo, el resto de los sectores (excluyendo oleaginosas y cereales) fueron compradores netos de divisas por u$s 1.685 millones .

Un factor clave que explica esa demanda de divisas es el volumen de pago de importaciones. Pese a la recesión y la caida en actividad económica, fue mayor en mayo de 2020 que en mismo mes de 2019.

El pago de importaciones de todos los sectores  fue de u$s 3.538 millones en mayo, un 32,2% más que en el mismo mes del año pasado. En mayo de 2019, el pago de importaciones sumó U$S 2.676 millones. Casi la mitad del pago de importaciones se concentró en tres sectores: “Industria Química”, “Industria Automotriz” ,”Energía” y “Comercio”.

La brecha cambiaria superior al 60% con los dólares alternativos disparó las expectativas de devaluación. Asi, se elevó la demanda de dólares al tipo de cambio oficial de importadores. Y se agudizó la tendencia de retener la liquidación de divisas de los exportadores (reduciendo la oferta de dólares).

Consecuentemente, el BCRA emitió una normativa  (Comunicación “A” 7030) por la cual obligó  a los importadores a usar sus propios dolares para el pago de importaciones. Es decir, el BCRA se “sentó” arriba de las reservas internacionales y no permitió que le sigan sacando dólares “baratos” para pagos de importaciones.

3. PARA EVITAR UN DESCONTROL  INFLACIONARIO EL STOCK DE PASIVOS REMUNERADOS DEL BCRA -LELIQS Y PASES – SE DISPARÓ Y PUEDE LLEGAR A $3.600.000 MILLONES A FIN DE 2020.

El stock de Leliqs (letras de liquidez del BCRA) y Pases llegó 2.370.000 millones de pesos ($ 2,37 billones) en junio. Los intereses acumulados en los primeros seis meses de 2020 que debió pagar el Banco Central por Leliqs y Pases ya suman 284.000 millones de pesos.

El impacto de la pandemia y las medidas de aislamiento incrementó el  “agujero fiscal”. El BCRA  ya emitió $ 1.145.000 millones ($ 1,145 billones) para asistir al Tesoro Nacional en apenas cuatro meses, entre marzo y junio, en plena Cuarentena.

Para evitar un “desborde monetario” que ponga en riesgo el frente cambiario e inflacionaria, en los últimos 2 meses, el BCRA “absorbió” gran parte de la emisión vía colocación de Leliqs (y pases) a los bancos  por un total de $ 860.000 millones.

Esto llevó al stock de pasivos remunerados del Central a un nivel réccord: $2.370.000 millones (al 25/6, último dato oficial).

Si hacemos una proyección de las necesidades de financiamiento –en pesos- para el segundo semestre del 202, sin duda será necesario continuar con la poltica de “esterilización” de los pesos para evitar un crisis aún mayor.

Entre julio y diciembre, la asistencia del BCRA al Tesoro Nacional puede llegar a $1.250.000 millones .Pese a que el Gobierno esta intentando reducir las partidas del  “Gasto covid” (específicamente ATP e IFE), para frenar la dinámica explosiva del aumento del déficit fiscal como consecuencia de la duplicación del gasto en terminos nominales en mayo –en relación a igual mes del año pasado– y al derrumbe de la recaudación en términos reales como consecuencia de la recesión.

Asimismo, los intereses de Leliqs (y pases) sumarían otros $452.000 millones hasta fin de año, manteniendo la tasa de interés de Leliqs en 38% anual. Estimamos que el Central emitirá $122.000 millones por compras de dólares en el mercado de cambios.

Si suponemos que el BCRA “absorberá” el 75% de los pesos que emitirá para asistir al fisco y el 100% de los pagos de intereses de Leliqs (y pases), el stock de pasivos remunerados podría llegar a $3.600.000 millones a fin de 2020.

Para evitar un desborde monetario con sus probables consecuencias sobre los dólares alternativos, brecha cambiaria e inflación, veremos como se incrementará rápidamente  la “bola de nieve” de Leliqs y Pases .

A menos, como dijimos más arriba, que el Gobierno muestre cuanto antes un plan de salida de la círculo vicioso: cierre de la renegociación de la deuda, un plan fiscal que marque un sendero de reducción del déficit fiscal y acote las expectativas de devaluación, y un programa de salida gradual de la Cuarentena y la recesión con estímulos a los sectores más golpeados por la crisis.

4. CON CEPO “REFORZADO” EL BCRA COMPRÓ u$s 916 MILLONES PERO LA INCERTIDUMBRE EN EL MERCADO CAMBIARIO ESTÁ LEJOS DE TERMINAR.

Entre el 15 de abril y el 28 de mayo, pese al cepo de U$S 200, el superávit comercial en la balanza comercial y el período de liquidación de agro-dólares, el BCRA tuvo una posición vendedora en el mercado oficial de cambios. En dicho periodo, el Central acumuló ventas de dólares por 1.759 millones de dólares. En promedio vendió u$S 59 millones por día, un ritmo insostenible en el tiempo.

Por ello, llegó el “super cepo recargado” que ajustó el acceso a los dólares oficiales para importadores. El Central les pidió que usen sus propios dólares en el exterior antes de solicitar dólares a la cotización oficial a la autoridad monetaria. Y también adicionó restricciones para las personas físicas .Estableció  un plazo de 90 días (antes era de 30 días) para acceder al “dólar solidario” para quienes habían operado en el “dólar bolsa”.

Entre el 29/05 y el 23/06, el BCRA registró compras netas de dólares por u$S 916 millones. Recuperando 52% de los dólares vendidos entre 15/04 y 28/05.

Sin embargo, en las últimos dÍas el Central volvió a tener una postura vendedora en el mercado de cambios. Entre el 18/06 y 23/06 la autoridad monetaria vendió 135 millones de dólares en solo 4 días hábiles. Es decir, un promedio de 33 millones diarios.
Esto último es una señalar de alarma para el Gobierno. las restricciones cambiarias son muy fuertes para que el BCRA siga vendiendo dólares en el mercado de cambios. Se necesita más certidumbre sobre el rumbo económico para que cedan las expectativas de devaluación.

Una vez más: es condición necesaria una resolución en el tema deuda y alejar el fantasma de un default total. Luego, hay que mostrar el programa económico (fiscal y monetario) de mediano plazo. De lo contrario, las únicas alternativas son seguir endureciendo el cepo cambiario o validar un salto en el tipo de cambio oficial con la consecuente aceleración inflacionaria y la profundización de la recesión.

Fuente: Plan M