Sin plata para pagar sueldos, las provincias piden ayuda urgente: ¿vuelven las cuasimonedas?

Dicen que la situación es crítica y que el Ejecutivo no responde a sus reclamos. Habrá batalla entre Ciudad y el Gobierno por reparto de fondos del Tesoro

31-03-2020 – El impacto económico del coronavirus vuelve a generar fuertes tensiones entre el Gobierno Nacional y las provincias. Sucede que la recaudación a nivel provincial y federal viene en picada y en varios distritos empieza a peligrar el pago de los sueldos.

«El día que no podamos pagar se acaba la cuarentena porque la gente sale a la calle. Ese es el riesgo, nos están dejando sin alternativas y no nos van a dejar otra que tomar decisiones unilaterales», explicó a iProfesional una fuente al tanto de las negociaciones.

Entre las «decisiones unilaterales» estaría la emisión de las famosas «cuasimonedas» para hacer frente a los sueldos. Un verdadero déjà vu de la crisis argentina de la convertibilidad, cuando en 2001 el Gobierno nacional y 15 provincias salieron a crear sus propios billetes.

Las provincias, desde las más chicas hasta las más grandes, están pidiendo asistencia financiera al Gobierno de Alberto Fernández. Los gobernadores le transmiten estos problemas al Presidente y éste los deriva con Eduardo «Wado» de Pedro, el ministro del Interior.

«Todas las propuestas que le mandamos se canalizan vía Interior y ellos se lo mandan al Ministerio de Economía, pero desde ahí no surge respuesta alguna. No hay feedback y se empantana todo», se quejan las provincias.

Alegan que la única contestación oficial es que «se endeuden como hacen las Pymes» para pagar los sueldos. Los distritos aducen que no hay un mercado de capitales para financiar la brutal caída de los recursos y que necesitan que el Tesoro les gire pesos.

«Hoy todo el mercado está apostando a las cauciones, que pagan tasas del 15% anual cuando la inflación será del 50% o 60%. O sea, no les importa, sólo quieren tener los pesos estacionados para sacarlos inmediatamente en caso de que esto explote. ¿En ese contexto a quién le vamos a pedir plata?», es la queja que se escucha entre los ministros de Hacienda provinciales, que están alertando sobre la extrema fragilidad en la que están.

Advierten que no hay financiamiento a 30 días o más, como podría ser con letras del Tesoro provinciales, dado que los inversores se quedan líquidos y precisamente esquivan este tipo de inversiones.

Propuestas y una respuesta «amarretísima»

Las provincias lanzaron varias propuestas para que analizara Martín Guzmán pero, según supo este medio, ninguna fue atendida. Eran las siguientes:

-Utilizar el fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN), que se conforma con 1% de la coparticipación y que tiene hoy acumulados más de $70.000 millones del año pasado, para asistir a las provincias.

-Diferir el pago de las cargas sociales. Se le pide que el organismo dirigido por Alejandro Vanoli les deje pagar las cargas en dos o tres cuotas.

-Que el excedente de lo que no se preste a las Pymes (bajo la nuevo norma del BCRA que obligó a que haya préstamos al 24% para las empresas) pueda ser canalizado como préstamos a las provincias. «Así, incluso nosotros podremos prestarle a las Pymes provinciales en forma más acelerada», dicen.

-Extender el plazo del mecanismo por el cual a fin de mes los bancos agentes de cada provincia le pueden prestar por 10 días dinero por hasta un porcentaje de los sueldos. Piden extenderlo a 30 o 60 días, teniendo en cuenta el bajón de la recaudación.

A estos pedidos hubo una respuesta por parte del Gobierno que fue muy criticada por «amarretísima». De los $70.000 millones del fondo de ATN el Ejecutivo decidió girar $6.000 millones en dos cuotas. Esto da menos de 50 millones de pesos por provincia. Para peor, y habrá escándalo con esto, dejó afuera la Ciudad de Buenos Aires porque no considera que forme parte del fondo.

Pero la Comisión Federal de Impuestos está a punto de intimar al Gobierno: le mandará una nota a Wado de Pedro recordándole que «el artículo 1 de la resolución interpretativa 27, modificado por la 34, está vigente y ésta incluye a todas las provincias y a la CABA. Es de aplicación inmediata».

Esto haría que el Ejecutivo no pueda negarse a enviarle recursos a Horacio Rodríguez Larreta (serían menos de $100 millones). De todas formas, se cree que habrá resistencia oficial y que la Ciudad tendrá que «escalar» el tono de la discusión.

Ingresos en picada y la tentación de la «maquinita» propia

Más allá de esto, el reclamo de las provincias es inocultable. «Buscamos captar liquidez excedente. Los impuestos provinciales se derrumban y el único que puede hacer algo es el Banco Central. Ellos (por el Gobierno Nacional) se financian con la maquinita pero nosotros no podemos. Pero si tensan mucho tendremos que salir a emitir nuestra propia moneda», se escucha entre los referentes.

El BCRA le giró otros $50.000 millones al Tesoro en concepto de Adelantos Transitorios la semana pasada. A esto se le suman los $75.000 millones de comienzos de mes, $107.000 millones en febrero y $ 290.000 millones en diciembre del año pasado.

Claro que las «primeras en caer» serían las provincial más chicas. Pero también hay inquietud entre las más grandes. «La situación es delicada y del otro lado no nos escuchan. Esa es la realidad», comentan.

Temen que la cadena de pagos, que ya está rota, haga imposible que las arcas municipales y provinciales puedan hacer pie. «No vamos a poder pagar sueldos y créditos. Si no comparten el dinero que están emitiendo, algunas provincias van a explotar. Eso puede llegar a pasar», alerta una fuente ligada las negociaciones.

En los principales distritos no creen, sin embargo, que el gobierno «afloje» a pesar de los reclamos y los pedidos de asistencia urgente. Algunas administraciones provinciales creen que recién lo harán cuando aparezca la primera emitiendo cuasimoneda.

«De lo que se trata es de estar a flote, no queremos que nos regalen plata. Sino que nos den la ayuda para pasar estos dos meses. Si no lo hacen será por soberbia, pero se les puede escapar de las manos», alertó un funcionario provincial a este medio, que pidió el estricto off the record.

Fuente: Leandro Gabín – iProfesional