Selvina Actis: «Los valores que se construyen en la escuela rural son únicos»

07-09-2020 – En “TX-CON AIRE RURAL” nos entrevistamos con la ex directora y docente plurigrado de la escuela de Campo Bara, Roque Saenz Peña, Selvina Actis que fue designada en el año 2005 para estar al frente de dicho establecimiento educativo y en el que trabajó hasta finales de 2019, ya que a principio de 2020 fue nombrada directora de la Escuela General San Martín de nuestra ciudad. En esta nota, seguimos reflexionando sobre si es utópico pensar un campo más poblado, ya que, sin familias, las escuelas se quedan sin alumnos.

En esa línea, Actis comentó que las realidades son muy diversas dependiendo de qué zona estemos hablando y comparó que, por ejemplo la escuela Narciso Laprida de campo Ojo de Agua desde siempre se ha caracterizado por tener alumnos de muchas generaciones de varias familias, así tanto nietos, hijos, padres y abuelos han estudiado en ese colegio; mientras que la Roque Saenz Peña tiene la particularidad de haber tenido a lo largo de la historia, los denominados alumnos golondrinas, que son hijos de matrimonios que temporalmente están trabajando en campos de esa zona y que luego se van del lugar. La profesional comentó, que en su experiencia como docente y directora han marcado profundamente su vida: “los valores que se construyen en la escuela rural son únicos, lo que uno significa para los alumnos es muy importante”, también habló de cómo se acostumbran a convivir con la naturaleza, las anécdotas con la fauna y la flora del campo; pero además remarcó el sacrificio que hacen desde la comunidad educativa rural.

Selvina relató que es muy común escuchar a la gente decir “pero vos sos docente rural, te pagan re bien y ganás mucho más, pero lo que no se ve es todo lo que uno entrega para ejercer su profesión” y agregó: “si no tenés alguien que te ayude en tu casa, no podes progresar, a mi me tocó renegar siempre con autos viejos, que se te terminan de romper en los caminos; cuando llueve te quedás enterrada en el barro, o tenés que dejarlo antes de llegar a la escuela, la mayoría de las veces te enfrentabas al guadal y ni hablar de los tramos con serruchos que te convertían el auto en un sonajero por los ruidos que hacían”.

De todas maneras, remarcó que en los últimos años, la situación de los caminos ha cambiado porque desde el Consorcio Caminero han hecho ripiados que mejoraron la transitabilidad hacia la escuela. Por otro lado, comentó que a medida que pasan los años, las obligaciones y las actividades extracurriculares de los alumnos se van ampliando, lo cual les exige tener más presencia en la ciudad, y es un punto que pesa en la balanza de los padres o responsables de una familia a la hora de decidir si quedarse a vivir en el campo o irse a la ciudad.

Selvina Actis, en sus años en la escuela rural, tal como dijimos anteriormente, ha vivido muchísimas experiencias que le ayudaron a su crecimiento profesional y como persona, en el que le tocó trabajar con niños con necesidades especiales y diferentes, niños con discapacidades, que significaron importantes desafíos, que en algunos casos fueron destacados por la inspectora, por el rol educativo, social e inclusivo dentro del ámbito de una escuela común, y rural.