¿Se terminó la era de tasas altas? El nuevo norte del Central en la mira del mercado

El cambio de las metas de inflación impactó sobre el tipo de interés de las letras en el mercado secundario y ahora las miradas se trasladan a las próximas licitaciones y comunicados de política monetaria. En medio, el precio del dólar aceleró su escalada y en el mercado creen que el billete es una buena opción.

El cambio de las metas de inflación anunciada por el equipo económico tuvo repercusiones en el mercado financiero desde los primeros minutos de operaciones del jueves. Aún hay más tela por cortar y se espera que el impacto sobre el mercado de tasas se mantenga en las próximas semanas.

La reacción de las tasas de Lebac en el mercado secundario fue un adelanto de lo que está por venir. Las miradas se ponen ahora sobre las próximas licitaciones y comunicados de política monetaria que emite el Banco Central. Pese a que la tasa de pases a 7 días el último martes se mantuvo sin cambios en 28,75%, las nuevas metas de inflación modificaron el panorama y las perspectivas del mercado.

“El reciente cambio en las metas de inflación sin duda tendrá impacto en las principales variables macro. Una reducción de tasas alentará la depreciación del peso, mejorando la competitividad y potenciando el crecimiento en 2018”, afirman desde Balanz Capital y agregan: “Difícilmente vuelvan a observarse tasas de interés real por encima del 10%/11%”.

Durante el jueves las tasas de las Lebac en el mercado secundario registraron un fuerte recorte, pasando del 30% a menos del 27%. Fue una señal que envió el BCRA al mercado y que se espera tenga un correlato en la próxima licitación.

En el mercado coinciden en que la era de tasas altas no era sostenible en el tiempo y el cambio en las metas de inflación llegó para ponerle fin. “La suba de la meta de inflación supone un mayor alineamiento de la política monetaria a la estrategia gradual en materia fiscal. Es que la diferencia significativa entre la inflación observada (que cerraría 2017 en 24,0%) y la meta que se había trazado para este año (de 12%-17%) había obligado al Banco Central a determinar una tasa de interés elevada (28,75%), implicando un altísimo costo de financiamiento (con una tasa real en torno al 10%)” sostuvo Dante Sica, director de ABECEB. “Esta dureza monetaria despertaba dudas y cuestionamientos sobre la sostenibilidad de la recuperación económica en curso, y debido a las presiones que supone sobre la apreciación del peso”, agregó el economista.

El anuncio de la modificación de las metas de inflación fue realizada por el ministro de Hacienda y no por el titular del Banco Central. En el mercado algunos analistas leyeron entre líneas y el análisis que realizaron fue contrario al que pretendía el Gobierno y que era de “unidad” del equipo económico. “Si bien el mensaje que a nuestro entender quiso transmitir el gobierno fue el de unidad y coordinación al interior del equipo económico, lo cierto es que el anuncio apuntó a transmitir un nuevo paradigma en lo que respecta a la política monetaria, con menor independencia del Banco Central”, afirmó Balanz Capital en un análisis posterior al anuncio.

En tanto, desde la consultora que dirige el economista Miguel Kiguel creen que las metas siguen siendo ambiciosas. “Las metas siguen siendo ultra exigentes y remover las bandas (de proyección de inflación) no parece ser conveniente”, remarcaron desde Econviews.