Schiaretti ya sufre duro impacto en la recaudación por el recorte en IVA y Ganancias

Sólo por Ganancias y monotributo, Córdoba recibirá 2.518 millones de pesos menos hasta fin de año. Pero aún no está estimada la incidencia de los anuncios sobre el Impuesto al Valor Agregado que Macri dispuso ayer para los alimentos. En cualquier caso, el quebranto será superior. También los municipios se verán perjudicados.

16-08-2019 – La decisión del presidente Mauricio Macri de aplicar una suba de 20 por ciento en el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, una mejora para autónomos y también para los monotributistas, además de eliminar el IVA para los alimentos de la canasta básica hasta fin de año, tendrá una fuerte incidencia en la coparticipación a las provincias, en este caso Córdoba, pero también a la Municipalidad de la ciudad.
El impacto aún no plenamente cuantificado será, sin embargo, un lastre para los ya golpeados recursos tributarios de la administración de Juan Schiaretti, que también deberá absorber la caída en la actividad por la drástica devaluación de los últimos días.
Por lo pronto, un informe de la Comisión Federal de Impuestos (CFI) cuantificó en 51.800 millones de pesos el costo de los anuncios, sin incluir el último, relativo al IVA.
Para el caso de Córdoba, implica resignar 2.518 millones de pesos entre agosto y diciembre inclusive.

“Desde el punto de vista de la distribución, se vería afectada la coparticipación federal de impuestos (dado que 100 por ciento del impuesto a las Ganancias se coparticipa) y la distribución del Monotributo (30 por ciento a provincias y 70 por ciento a Anses)”, señala parte del documento de la CFI al que tuvo acceso este medio.
En cuanto al IVA, no fue cuantificado porque la medida sólo se anunció ayer. Sin embargo, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, dijo anoche que el costo fiscal de ella era de 10 mil millones de pesos. El IVA se coparticipa en 56 por ciento a las provincias. De resultar así, Córdoba resignaría casi 500 millones de pesos extras.
De esta forma, para la Provincia el costo fiscal de los anuncios superará 3 mil millones de pesos.

El monto, en rigor, no luce determinante si se considera que sólo en julio, la Provincia de Córdoba recaudó 18.836 millones de pesos.
Sin embargo, en una instancia en la que los recursos flaquean y los gastos siguen ajustádose conforme la inflación, cualquier dinero que no ingrese es clave para poder trazar una hoja de ruta para el corto y mediano plazos y ver cómo cubrir las obligaciones corrientes ineludibles.
La reducción de ingresos copartipables también golpeará los municipios, entre ellos el de la ciudad de Córdoba, toda vez que parte de los giros que la Nación envía a las provincias también van a los municipios.
La Provincia por ahora prefiere la cautela y, para ver el panorama, aguarda que el tipo de cambio llegue a un nuevo punto de equilibrio.
Anoche, Comercio y Justicia intentó sondear si, a tenor de la nueva situación, Córdoba o el conjunto de los Estados federales podrían plantear al Gobierno nacional algún tipo de resarcimiento o bien, más allá en el tiempo, pedir directamente que se frene la baja de alícuotas de Ingresos Brutos prevista para el año próximo como parte del sendero de reducción incluida en el Consenso Fiscal firmado entre la Nación y las provincias.
Nadie quizo arriesgar en esa línea. De todas formas, está claro que si el panorama no se aclara y la situación sigue golpeando la economía y por consiguiente la recaudación, la revisión del Consenso Fiscal será ineludible.
La Provincia está a punto de comenzar a rediscutir la pauta salarial con los empleados públicos, hasta ahora atada a la inflación debido a la vigencia de la claúsula gatillo.
El miércoles, la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) planteó la necesidad de mantener un criterio de mejora que no afecte el poder adquisitivo de los salarios.
Por lo pronto, las provincias no afrontarán el bono de 5 mil pesos por única vez que pagará el Gobierno nacional como parte de los anuncios del presidente Macri.

Sin plan de pagos

En cuanto a posibles medidas de alivio, fuentes del Ejecutivo provincial descartaron lanzar un plan de pagos, tal como anunció la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en las últimas horas. Ese régimen beneficiará las pymes y permitirá cancelar deudas en un plazo de hasta 10 años. “No está en estudio”, aseguró a este medio la Provincia y recordó que hace días atrás venció un régimen para grandes deudores.
En tanto, la Municipalidad de Córdoba trabaja en “actualizar” un plan de pagos permanente con alguna mejora extra respecto al vigente.
En ambas administraciones hay profunda preocupación por el derrotero de la crisis y cómo impactará en los recursos, necesarios para afrontar gastos ineludibles, por lo pronto en materia salarial.
La renegociación de las claúsulas gatillo en ambas gestiones parece inevitable, aunque esto también generaría cruces con los gremios estatales, golpeados asimismo por la más que segura escapada de los precios.

Fuente: Comercio y Justicia