Schiaretti abre el año legislativo con coparticipación y recaudación propia en baja

En enero, los giros nacionales alcanzaron $9.610 millones, 39% por encima de 2018 aunque por debajo de la inflación. La recaudación propia, en tanto, sería aún inferior, golpeada por la baja de Ingresos Brutos por el Consenso Fiscal. El Gobernador debe afrontar paritarias y un exigente plan de inversiones en un año electoral

01-02-2019 – El gobernador Juan Schiaretti abrirá hoy un nuevo período de sesiones ordinarias de la Legislatura en un contexto recesivo y de elevada inflación que, por lo pronto, ayer generó el primer dato negativo para Provincia: los envíos nacionales a Córdoba registraron una nueva caída en términos reales.
En tanto, todavía sin datos finales, la evolución de la recaudación propia sería aún inferior, producto de la rebaja de alícuotas de Ingresos Brutos prevista en el Consenso Fiscal.
En ese marco, Schiaretti deberá afrontar un año electoral con varios frentes de obligaciones clave. Por lo pronto, el gasto salarial que representa más de 50 por ciento de las erogaciones corrientes y que este año volverá a ajustar por inflación; y, por otro lado, un ambicioso plan de obra pública que, al menos en el primer cuatrimestre y antes de las elecciones provinciales del 12 de mayo, acelerará desembolsos para poder completar algunas obras emblemáticas en marcha, ahora retrasadas producto de las lluvias.
Los números por ahora siguen la misma tónica con que cerraron el año.
De acuerdo con datos del Ministerio de Hacienda y Finanzas de la Nación, los giros nacionales a Córdoba alcanzaron en enero pasado 9.610,01 millones de pesos, 39 por ciento superiores a los registrados en el mismo mes del año anterior. La suba, si bien mayor que el promedio registrado en 2018 y también en diciembre, se ubica aún muy por debajo de la inflación interanual.

Si bien los datos del índice de precios aún no se informaron, suponiendo un alza de 2,5 por ciento en enero (en diciembre fue de 2,65 por ciento), el acumulado en los últimos 12 meses alcanzará 46,79 por ciento. De esta forma, los giros nacionales se ubicarían casi ocho puntos porcentuales por debajo del alza de precios y, así si bien registraron un aumento nominal, seguirían en terreno negativo a valores constantes.
En rigor, la evolución negativa no es novedad. Nada hacía suponer que los ingresos podrían revertir una tendencia que arrastran desde mediados del año pasado. Incluso en el caso de los recursos propios provinciales, cuyos datos aún no se informaron, la baja real comenzó antes de mediados de 2018.
El año pasado, la coparticipación a Córdoba terminó con un aumento de 36,6 por ciento respecto a 2017, con una inflación que en la provincia llegó a 46,55 por ciento pero que en el promedio fue de 34,1 por ciento
En tanto, los ingresos propios crecieron 31,5 por ciento. En todos los casos por debajo de los precios.
Asimismo, en diciembre, los giros nacionales fueron 34,5 por ciento mayores que los de igual mes del año anterior, mientras que los propios subieron apenas 27,8 por ciento.
La recesión sostenida en todos los frentes y una inflación que viene desacelerándose contribuyeron a explicar por qué los giros nacionales siguen con una baja interanual a valores constantes.

En tanto, fuentes del Ejecutivo provincial consultadas por Comercio y Justicia admitieron que la recaudación propia sentiría en enero el impacto del cumplimiento del Consenso Fiscal firmado entre la Nación y las provincias en 2017, y de la Addenda de 2018.
Ese acuerdo, si bien mantuvo sin cambios alícuotas del impuesto de Sellos que originalmente deberían haber descendido de manera gradual, sí avanzó con el plan original de reducir Ingresos Brutos.
En ese contexto, los números de los ingresos propios serán ciertamente inferiores a la inflación.
Los giros automáticos de la Nación a Córdoba representan alrededor de seis de cada 10 pesos que le ingresan a la Provincia en concepto de recursos corrientes; de ahí la importancia de su evolución.
El registro que muestren los ingresos será clave para poder atender a una serie de gastos, entre ellos algunos rígidos, como la partida salarial que este año ajustará por inflación, según el acuerdo firmado oportunamente entre la Provincia y el Sindicato de Empleados Públicos (SEP). Ese convenio se replicaría también con la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC), que por ahora sólo acordó el cierre de la paritaria 2018.
Para tener una medida del impacto del gasto salarial, hasta noviembre inclusive insumió 65.725,6 millones de pesos, más de 50 por ciento de las erogaciones corrientes que, hasta esa fecha, habían alcanzado 120.532,04 millones de pesos. La incidencia de esa erogación es evidente.
De todas formas, respecto al acuerdo salarial, al igual que el del año pasado quedaría supeditado a la marcha de la recaudación, esto es que se aplicaría claúsula gatillo en tanto y en cuanto el aumento de los ingresos provinciales se mantenga por encima de la inflación.
Está claro que en principio esa situación no se producirá, por lo que la aplicación del acuerdo está en duda.

El convenio suscripto con el SEP incluyó una suba de 5 por ciento con los haberes de febrero, y luego, desde marzo y hasta junio, revisión por inflación.
El año pasado, los agentes públicos lograron una suba de 36 por ciento más un bono de 5 mil pesos para los trabajadores activos y 4.100 pesos para los jubilados. El aumento quedó muy por debajo de la inflación de 46,55 por ciento.
En tanto, en julio próximo, el Gobierno y los gremios se reunirán nuevamente para concertar la pauta que determinará los incrementos salariales del segundo semestre.
Por lo demás, otro gasto clave al menos en el primer cuatrimestre será el relativo a la obra pública. Se descuenta que el Gobierno provincial buscará acelerar desembolsos antes de las elecciones del 12 de mayo, cuando Schiaretti buscaría su reelección.

Fuente: Comercio y Justicia