Reescrita, la cuestión que planteó Juanita Viale es importante

Por Juan Carlos de Pablo - Economista

10-07-2020 – La Argentina tiene un régimen político-institucional presidencialista, como Brasil o Estados Unidos. En ese régimen, las autoridades son elegidas por períodos fijos, de manera que no terminan su mandato si fallecen, renuncian, no sobreviven a un juicio político o son derrocadas.

Inglaterra tiene un régimen parlamentario, como Israel o Japón. En ese régimen, las autoridades son elegidas por períodos máximos, y pueden ser removidas por un voto de censura o de «no confianza».

El sábado pasado, en el programa que conduce reemplazando a su abuela, Mirtha Legrand, Juana Viale preguntó si el presidente Alberto Ángel Fernández terminaría su mandato. A raíz de las críticas que recibió, pidió disculpas. Voy a reescribir su pregunta, para quitarle el tinte golpista y transformarla en una preocupación muy válida en la Argentina 2020.

¿Podrá el Poder Ejecutivo funcionar como lo hizo hasta ahora en los tres años y medio que faltan para llegar al 10 de diciembre de 2023? Más específicamente: ¿podrá el presidente de la Nación hacer frente a la situación que encontró el 10 de diciembre de 2019, a las consecuencias generadas por cómo inició su gestión y al impacto de la pandemia/cuarentena, con el estilo con el cual se expresa, el equipo económico con que cuenta, más los dichos y las iniciativas que generan personas que forman parte del oficialismo?

Desafíos

No. Claro que ningún funcionario, o simpatizante, del actual gobierno lo va a admitir, al menos públicamente, pero esto no es lo importante. Lo importante es el desafío que el presidente Fernández tiene por delante. Lea historia y se dará cuenta de que la reorganización de un gobierno es la regla, más que la excepción.

Los argentinos estamos hoy suficientemente preocupados por la supervivencia como para vivir obsesionados con esto; lo cual no quiere decir que no estemos atentos, porque esta cuestión se va a plantear, tarde o temprano. Ya se está planteando, porque la piba Viale no es la única persona a la cual la preocupación se le pasó por la cabeza.

Quien ejerce una responsabilidad ejecutiva, en el plano familiar, profesional, empresario o de un país, basa sus decisiones mucho más en las circunstancias que en las opiniones. Bertrand Russell explicó la evolución humana sobre la base de la tensión que se plantea entre desafío y respuesta. Aquí lo mismo: tsunamis económicos, o la elección de medio período de 2021, motivarán la toma de decisiones políticas mucho más que las discusiones.

Fuente: La Nación