“Reducir el gasto público, mejorar la balanza comercial y encontrar un tipo de cambio es la deuda del Gobierno”.

Marco Giraudo habló de la importancia de “lograr un equilibrio que favorezca al bolsillo del asalariado además de favorecer a la competitividad del sector”. Por los resultados de la producción calificó a este año con un siete más.

03-01-2018 – En la mañana de este viernes (29-12-2017), compartimos la “Ronda de Mates” con el Sr. Marco Giraudo, Director de RENATRE y miembro de CONINAGRO en  donde hablamos de diferentes temas de actualidad y de interés del sector agropecuario en nuestro bloque de “TX – CON AIRE RURAL”.

En la primera parte de la entrevista le solicitamos un balance del año 2017 y que le pusiera un número, por lo que manifestó que: “si tuviera que calificar a este año del uno al diez, le pondría un siete más, porque amén de que ha habido y hay inconvenientes y preocupaciones, uno tiene que hablar de lo que transcurrió y venimos de un cúmulo de tres años muy buenos, excelentes y a pesar de que ha habido fenómenos climáticos que algunos trajeron consecuencias de infraestructura y aun así la provincia de Córdoba ha tenido un record de producción nuevamente, con lo cual no se puede tapar el sol con un dedo, entonces los números están a la vista; la ganadería a pesar de que ahora se amesetó un poco fue la que más tuvo crecimiento en los últimos tres años y la agricultura producto de los grandes rindes que hubo por el acumulamiento de humedad, del agua de la zona, también; por eso me animo a decir que estamos en un siete más, qué va a pasar más adelante, eso es otra cosa”, analizó Giraudo.

Por otro lado, al reflexionar sobre los dos primeros años de gestión del gobierno de Mauricio Macri exteriorizó que: “en tema productivo, lo realizado por Cambiemos no hay dudas de que impactó positivamente sino no se explicaría que en dos años hayamos tenido más de 35 millones de toneladas de trigo, 70 millones de toneladas de maíz, y 115 millones de toneladas de soja”, reconociendo que: “lo que demuestra que la respuesta del sector agropecuario a los cambios que introdujo el gobierno de Mauricio Macri ni bien asumió, que eliminó los ROE blanco, verde, rojo, destrabó la comercialización exterior, y eliminó retenciones, salvo a la soja, además de salir al mundo a vender la producción, lo cual evidencia que el impacto en el sector productivo agropecuario se dio al toque porque respondió produciendo e invirtiendo más”.

De todas maneras, remarcó que: “el sector productor no es solamente grano y Pampa Húmeda, o Pampa Húmeda y anexos porque las economías regionales la han pasado y la están pasando mal con este combo que es tipo de cambio e inflación porque no se logra bajar la inflación y no se achica el gasto público que es tremendo; y la balanza comercial se desbalancea, cuando lo que entra al Estado no alcanza para cubrir lo que sale genera inconvenientes y la presión fiscal es muy alta por lo que hay producciones en los que necesitaríamos un dólar más alto para ser competitivos en el mundo, para que las exportaciones rindan más, pero a su vez un dólar más alto significa menos plata para el bolsillo del asalariado, así que ese desequilibrio es realmente muy problemático”. Y concluyó que: “una de las deudas que tiene este gobierno es encontrar un equilibrio entre reducir el gasto público, mejorar la balanza comercial y encontrar un tipo de cambio que no afecte tanto al bolsillo pero que nos permita ser competitivos en el exterior”.