Qué son y como funcionan los mercados de futuros


09-06-2019 – En función de la interesante charla del CCIA y del importante proyecto institucional sobre mercados agropecuarios que surgió de la misma realizamos el presente artículo sobre mercados a término y de futuros explicando que son y como funcionan los mismos:

El libre juego de la oferta y la demanda es, en general, el que determina los precios en los mercados agrícolas.

Los mercados agrícolas más importantes del país en donde se determinan los valores de los cereales y oleaginosas son la Bolsa de Comercio de Rosario, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, y en menor medida, las Bolsas de Cereales de Bahía Blanca, Córdoba y Santa Fe.

En los recintos de operaciones se establecen en la rueda diaria los valores de cada producto (por tonelada), que se negocia para obtener una característica homogénea o estandarizada a través del libre juego de la oferta y la demanda, representada la primera por los corredores de cereales y la segunda por los compradores y corredores tanto de los exportadores como de la industria.

De los volúmenes ofrecidos y demandados se vinculan los niveles de precios que se establecen en las ruedas, relacionados a la dinámica de la demanda, y es el mismo mercado que transparentemente arbitra las diferencias para llegar a un equilibrio de precios y tonelaje.

La oferta se alimenta principalmente de la producción del sector agropecuario del país y está estrictamente vinculada con las decisiones de producción que adopta el productor según sean las señales que le emite el mercado para una mejor colocación de sus productos, tratando de maximizar su rentabilidad. Estas decisiones productivas pueden estar influenciadas influenciadas por disposiciones establecidas por el estado, así como también por factores de índole climáticos.-

La demanda de granos de nuestro país está vinculada principalmente a factores externos, aunque en los últimos años la industrialización de la producción ha traído como consecuencia que se exporten productos con valor agregado, lo cual ha significado un gran avance para el mercado exterior argentino.

Los precios de los granos se determinan tanto en mercados nacionales como internacionales, y en medida que mayor volumen tengan los mismos, mayor será el nivel de transparencia que se logre en la formación de los precios.

En la formación del precio de mercado se toma como referencia el valor FAS teórico que surge de detraer al valor FOB (definido como el precio fijado a través de las operaciones de los exportadores dentro de su propia estructura o por medio de los corredores o Brockers, puesto libre a bordo de un buque, el cual se referencia a un determinado puerto de embarque) los derechos de exportación y otros gastos, para poner la mercadería que ingresa al puerto, libre sobre buque). Aquí es donde operan factores internos (positivos o negativos) que influirán de una u otra manera en el precio interno que se determina para el producto nacional.-


El precio se determina en los mercados disponibles que habitualmente operan con determinados productos. Así la soja opera preferentemente en Rosario y Bahía Blanca/Quequén; el maíz opera en ambos mercados y Bs. As.; en tanto que el trigo configura su mercado en Bahía Blanca y Bs. As. en tanto que en Rosario la operatoria es menor.

El precio de pizarra es un precio orientativo que contempla generalmente los promedios ponderados de las operatorias del día hábil anterior, referidas a las transacciones concertadas en el recinto del mercado físico. Los valores corresponden a mercadería disponible con pago de contado, puesta sobre camión o vagón en el puerto de referencia, y en lo que se denomina condición cámara, que alude a las condiciones de los estándares de calidad de producto requeridos.

El productor recibe lo que se denomina “precio de tranquera” que es aquel que surge de detraer al precio de pizarra los costos inherentes al flete, comercialización y de acondicionamiento de la mercadería.-

Los mercados de futuros

El PRECIO FUTURO será aquel que surge de las operaciones de los mercados de futuros o mercados a término. El contrato a término se caracteriza como un acuerdo firme para la entrega y recibo en un mes futuro y predeterminado, de una cantidad de mercadería estandarizada en cuanto a calidad, cantidad y lugar de entrega, con la posibilidad de liquidación en cualquier momento previo al vencimiento, mediante la realización de una operación inversa.

En Argentina los mercados de mayor valor operado son el Mercado a Término de Rosario (Rofex) y el de Bs. As. MATBA. A nivel mundial, el mercado de referencia es el Chicago Board of Trade (CBOT), creado como un mercado de contado en 1848, pero que rápidamente comenzó a hacer operaciones de compraventa con pago y entrega diferida (foward contracts) que sería la base de los actuales contratos de futuros. Los precios se determinan en las operaciones de mercado y pueden incluir contratos de futuros (fowards u opciones).

Con la apertura económica, Argentina se ha convertido en un país sumamente competitivo, lo cual hizo que nuestros productores comenzaran a competir con países desarrollados y a recibir por sus cultivos el precio fijado internacionalmente. Es en este momento cuando empiezan a resurgir los mercados a término, que fueron creados a principio del siglo pasado, y que sufrieron la intervención estatal del comercio de granos y el impuesto inflacionario.

La poca utilización de los mercados a futuro en la Argentina puede fundarse en causas como la cultura inflacionaria a la que hemos sido expuestos durante décadas, factores de carácter cultural, la no comprensión de los beneficios y la cobertura de riesgos.

LA OPERATORIA DE LOS MERCADOS A TERMINO Y DE FUTUROS ES POCO CONOCIDA ENTRE LA MAYORIA DE LOS OPERADORES DEL MERCADO GRANARIO.

El mercado de cereales tanto a nivel nacional como mundial, opera en permanente inestabilidad, influida tanto por factores climáticos como financieros, independientemente de la implicancia que sobre los precios tienen los stock disponibles. Esto hace que lo único cierto sea la incertidumbre de los precios futuros, lo cual, a efectos de hacer sostenible la ecuación económica de la producción agrícola, constituiría una insalvable valla, de no existir los mercados de futuro que permiten coberturas de precios a valores que aseguren rentabilidad tanto para compradores como para vendedores.-

Contratos Derivados – Futuros y Opciones:

Constituyen acuerdos en virtud de los cuales las partes interesadas, de común acuerdo, establecen condiciones a cumplir en el futuro, que se dará en el momento de la liquidación, donde se cumplimentan las prestaciones comprometidas con antelación. Su principal característica es que derivan del valor de otras variables denominadas subyacentes, que pueden ser activos reales (commodities), financieros (securities) o índices representativos del valor del conjunto de variables debidamente ponderadas (índice bursátil).

Clases de contratos derivados:

a) Contratos de operaciones a términos o futuros: Son contratos tanto de compra como de venta de productos agrícolas, formalizadas a un plazo cierto, por una cantidad determinada y a un precio fijado. Se pueden distinguir las siguientes:
• Foward: Contrato por el cual un vendedor acuerda entregar una mercadería con determinadas características a un comprador, en una fecha futura fijada, y este último se compromete a pagar una suma acordada (habitualmente a su entrega). No tiene volúmenes estándares ni se negocia en un mercado, sino que son transacciones privadas.-
• Futuro: Contrato por una cantidad determinada y homogénea de mercadería cuya calidad también determina el mercado, a un precio que si negocian las partes. Cuenta con la garantía de cumplimiento que otorga la entidad que opera como casa compensadora (Bolsa de comercio de Rosario por Ej.)

b) Opciones: Los contratos a término o futuros aseguran habitualmente precios mínimos necesarios para hacer rentable un negocio, pero los dos establecen la obligación de cumplimiento, aún en condiciones de mercados disponibles mucho más favorables. Las opciones son contratos que permiten comprar o vender a un precio determinado aunque no constituyen en sí mismas una obligación, sino una facultad de hacerlo en la medida que resulte favorable para quien adquiere la opción.
El derecho al ejercicio de la opción se consigue mediante el pago de una prima, que también fija el mercado. En esta operación existe un comprador y un vendedor de la opción, siendo este último el que cobra la prima y a quien le podrán comprar o vender la mercadería negociada al precio de ejercicio.

Existen dos opciones básicas:

*PUT: Constituye la opción de poder vender a un determinado precio un contrato de futuro, o desistir de su venta, a través del no ejercicio de la opción, cuando el precio de mercado disponible se encuentra por encima y resulta más atractivo vender en él que al precio oportunamente fijado.

*CALL: Constituye la opción de poder comprar a un determinado precio un contrato de futuro, o desistir de su compra, a través del no ejercicio de la opción cuando el precio de mercado disponible se encuentra por debajo y resulta más atractivo comprar en él que al precio oportunamente fijado.

Características de los mercados de futuros:

Los mercados en los que se opera en contratos de futuro pueden clasificarse en dos tipos:

Mercados institucionalizados: Son aquellos en los cuales las negociaciones se realizan en forma pública, sobre volúmenes estandarizados; siendo los valores contratados de público conocimiento. Se configuran con operaciones acreditadas mediante operadores formales (Brokers o Corredores) y existe una garantía de Mercado respecto de la veracidad y cumplimiento de la obligación contraída. Las operaciones que incluye son los Futuros (Compra y Venta) y las Opciones (Puts y Calls). Los tomadores o compradores y los vendedores o lanzadores, según el caso, deben aportar las garantías necesarias para la operación.

Mercados OTC (Over The Counter): Estos mercados habitualmente operan en los denominados forwards, que no son sino contratos de futuro, cuyo cumplimiento mediante la entrega física de granos resulta obligatorio. No existe una cantidad estandarizada por contrato.

LIQUIDACION DE LOS CONTRATOS A FUTURO:

a) Anticipadamente: En este caso, quien asumió una posición compradora, antes de la fecha de vencimiento cancela dicha posición vendiendo un contrato equivalente (del mismo tipo de mercadería, cantidad, calidad y lugar y fecha de entrega). Asimismo, quien asumió una posición vendedora compra un contrato equivalente. El tenedor del contrato tiene una posición abierta en el mercado de futuros mientras no liquide su posición. Para deshacer esa posición, debe tomar otra de signo contrario con las mismas especificaciones de tiempo, producto y cantidad. La cancelación anticipada de una operación se efectúa mediante el registro de una operación de signo inverso a la que se pretende cancelar, es decir, comprando si el contrato original es de venta y viceversa. El operador deberá hacerse cargo del resultado de la eventual diferencia de precios que pudiera existir entre la operación primitiva y la de cancelación. La operación que se cancela anticipadamente tiene por objeto la toma de cobertura.

b) Cumpliendo el contrato: En este caso se entrega o recibe la mercadería en la fecha pactada, al precio de futuros fijado en el contrato.
Cuando finaliza la rueda, se toma el último precio de comprador y vendedor para cada posición (mes/producto) y se vuelcan a la pizarra (estos son los “precios de cierre”). Sobre la base de los precios de cierre, el mercado determina los “precios de ajuste” del día, que normalmente son un promedio de los precios de cierre. El precio de ajuste debe reflejar la tendencia del mercado. Toda operación que permanezca abierta (sin cancelar) hasta el último día hábil del mes anterior al del vencimiento deberá liquidarse mediante la entrega o recepción de la mercadería. Otra alternativa que tienen los operadores es la de entregar y recibir la mercadería objeto de su transacción, en el plazo pactado.

SUJETOS QUE PARTICIPAN EN EL MERCADO DE FUTUROS 

1) Hedgers o Compradores/Vendedores de Coberturas: Son los operadores, habitualmente productores, comerciantes o industriales que buscan cobertura respecto de cambios desfavorables en los precios, tomando una posición en el mercado de futuros que permita posicionarse a la compra o venta de la mercadería, sustituyendo las posiciones en el mercado disponible. Entre estos podemos distinguir:
a) Productores: Procuran cubrirse ante una caída en las cotizaciones del grano que tienen almacenado o todavía no se ha cosechado.-
b) Acopiadores: Desean protegerse ante cambios de los precios que pudieran producirse desde el momento que compran o contratan la compra de granos a los productores que venden.-
c) Industriales: Buscan protegerse ante variaciones en alza en el costo de la materia prima, o de una caída en el valor del “stock”.-
d) Exportadores: Procuran protegerse de un alza en el costo de la mercadería que aún no han adquirido pero que ya ha sido contratada para entrega futura a importadores.-

2) Especuladores: Inversores que quieren lograr una ganancia anticipándose a los cambios de precios de la mercadería. Son quienes proporcionan la liquidez necesaria para que los “hedgers” puedan vender y/o comprar grandes volúmenes con facilidad. Sin la presencia de los especuladores, probablemente no existiría el mercado de futuros, ya que un número importante de operaciones no se podría realizar. El especulador en realidad es un operador que tomando posiciones sobre situaciones futuras , permite que el mercado cuente siempre con mercadería para la provisión de la cadena productiva, que podrían darse por ejemplo ante una retracción de la oferta por una baja en el precio de los granos.-

Por último existe una cámara compensadora, que es una entidad cuyo objeto principal es actuar en la liquidación y compensación de las operaciones, asumiendo la función de contraparte central. Intermedia entre compradores y vendedores, siendo responsable de todas las operaciones que realizan los operadores o inversores. La cámara  se encarga de garantizar la contrapartida entre compradores y vendedores para asegurar que todos puedan hacer frente a sus respectivos pagos.

BIBLIOGRAFIA APLICADA: TRATADO AGROPECUARIO
CRA. CLAUDIA CHIARADIA
EDITORIAL ERREPAR