¿Qué se hizo, lo que queda por hacer y en dónde está la incertidumbre?

05-09-2018 – El director de Eco Go, Federico Furiase, aseguró que el Gobierno debe negociar adelantos de desembolsos con el Fondo Monetaria Internacional (FMI) y el apoyo político de la oposición para aprobar el Presupuesto 2019.

«Éstas son dos condiciones necesarias para estabilizar el riesgo país y el mercado cambiario», destacó el economista en un hilo en su cuenta de Twitter (@FedericoFuriase), que se reproduce a continuación:

Qué se hizo? La depreciación (el ajuste forzoso) se encargó del ajuste de la cuenta corriente externa, contracara de la recesión por el overshooting del tipo de cambio real y la tasa real.

Qué se hizo? Las retenciones aceleran el ajuste fiscal antes de intereses de cara a 2019, intentando compensar el impacto de la devaluación en el salario real, reduciendo las necesidades de pesos para 2019

Qué queda por hacer?

* Negociar con el Fondo adelantos de desembolsos 2020/2021 para cerrar brecha financiera 2018/2019, mayor flexibilidad para vender reservas del BCRA y waiver en objetivos inflacionarios dado el ajuste del tipo de cambio. Liquidez mata solvencia

* Negociar apoyo político con la oposición para aprobar el presupuesto 2019 con el programa de déficit cero antes de intereses vía retenciones para generar mayor credibilidad frente al mercado

Lo que queda por hacer, en términos de adelantos de desembolsos del Fondo y apoyo político de la oposición del presupuesto 2019 son condiciones necesarias para estabilizar riesgo país y mercado de cambios.

En dónde está la incertidumbre? Mientras la recesión se extiende, se consume capital político y recaudación, poniendo en duda la voluntad del Gobierno de acelerar el ajuste fiscal en el año electoral. La presión cambiaria sigue, las tasas no bajan y se pierden reservas BCRA

El Gobierno quedó en el peor de los mundos: el «mercado» pide ajuste y la sociedad recomposición salarial, tasas más bajas y mantener empleo. Y esta «paradoja» refleja la pesada herencia macro y las fallas de coordinación de la gestión actual, que agudizaron desequilibrios

Pero el Gobierno aún tiene margen. Con ajuste fiscal vía retenciones y adelantos de desembolsos del Fondo se blinda programa financiero 2018/2019 (se despeja riesgo de default). Falta la pata política p recuperar credibilidad en el mercado y controlar dólar y riesgo país

Para shockear expectativas y salir del círculo vicioso actual en que el que la baja del pulgar del mercado extiende en el tiempo la recesión, la recesión consume capital político y el deterioro político vuelve a deteriorar las perspectivas del mercado

Es lamentable depender de la credibilidad del mercado, pero eso pasa cuando la distribución del ingreso se apalanca con deuda y la economía acumula desequilibrios. Como dijo Miguel Bein alguna vez, citando a «Milton Keynes»: «en el largo plazo, no hay almuerzo gratis

Pero a diferencia del 2001; la devaluación, si bien te lleva a una estanflación con alto costo político, no genera un problema sistémico dado que los bancos no tienen descalce de moneda y están bien capitalizados

El desafío hacia adelante, una vez que pase la tormenta, consiste en mantener el tipo de cambio real alto bajando gradualmente la inflación mientras se baja el déficit, para que sea compatible la competitividad de nuestras exportaciones con el poder adquisitivo del salario.

FUENTE: FEDERICO FURIASE – AMBITO FINANCIERO