Qué es el tipo de cambio de convertibilidad?

12-07-2018 – Mucho se habla de cuál debería ser el tipo de cambio de equilibrio en nuestro país, y en este sentido el mercado utiliza bastante a menudo como medida de ello el tipo de cambio de convertibilidad, pero qué es y qué indica este tipo de cambio?

El tipo de cambio de convertibilidad surge del cociente entre la base monetaria (incluyendo las letras emitidas por el Banco Central para esterilizar la cantidad de moneda que circula en la economía) y las reservas internacionales que esta entidad posee.

Dicho de otra forma es el precio de la divisa norteamericana en el cual el Banco Central puede cubrir toda la base monetaria o dicho de otra forma es el tipo de cambio al cual la entidad puede asegurar la oferta necesaria de divisas en caso que todos los tenedores de letras emitidas por la entidad monetaria decidiera no renovarlas, así como también todos los tenedores de dinero en efectivo y depósitos en los bancos decidieran adquirir dólares, despojándose en forma total de la moneda nacional.

También puede decirse, que este cociente nos marcaría que cuando en la economía se fija un valor del dólar por debajo del mismo, el precio de este está barato, por lo cual debería haber una demanda creciente del mismo tanto por atesoramiento como para realizar compras de bienes y servicios en el exterior.

Caso contrario si el precio de la moneda extranjera se ubica por encima de dicho valor, el tipo de cambio estaría caro y desinsentivaría la adquisición del dólar tanto sea como atesoramiento como para adquirir bienes y servicios en el exterior; ya que al Banco Central le sobrarían dólares para cubrir la base monetaria (incluida los montos invertidos en letras emitidas por la autoridad monetaria),

En la actualidad ese cociente daría aproximadamente $ 35,00 y sería el punto de equilibrio entre la oferta y la demanda de moneda extranjera; y en el cual no sería necesario aplicar una tasa de interés tan alta como la actual para contener el incremento de su valor.

Si el BCRA dejara de intervenir a través de la tasa de interés y lo dejara ir, su valor encontraría un punto de equilibrio natural alrededor de ese precio, siempre y cuando cumpliera el compromiso de no emitir más para financiar el déficit fiscal del estado y no vendiera reservas para contenerlo; y esto sería así aún se suscitara la eventualidad de que se dejaran de renovar las LEBAC por ejemplo, ya que en el cálculo de su valor ya fueron tenidas en cuenta.

Esta circunstancia sería muy positiva ya que al bajar la tasa de interés mejoraría el acceso al crédito del sector privado.

Para lograr que esto sea sostenible en el tiempo, además la economía debería tender al equilibrio fiscal, y una vez obtenido el mismo, mantenerlo, para poder llevar a cabo una política monetaria estabilizada y creíble a través de los años.

Con este nivel del tipo de cambio, combinadas con otras políticas como el dólar turista y las retenciones (móviles) a la producción agropecuaria por ejemplo, junto a un plan de estabilización, mejorarían en forma notable la situación fiscal y la balanza comercial del estado nacional, generando un nuevo punto de partida para nuestra economía.