Puntos altos y bajos de la 66° edición de la Fiesta Nacional del Maní

29-11-2021 – Otra edición de la Fiesta Nacional del Maní ha pasado, y como todo acto o evento de la vida, luego del mismo llega el momento del balance y de anotar todo aquello que está bien y todo aquello que se puede mejorar, con un sentido crítico y constructivo, para que a futuro dichos errores sean capitalizados y subsanados.

En dicho sentido, desde nuestro punto de vista, los puntos altos serían:

  • El excelente nivel de la programación que tuvo la noche central.
  • La respuesta del público, que año a año acompaña la propuesta de la organización.
  • Escenario, sonido y estructura de primer nivel.

En tanto que los puntos bajos de la presente edición, para que puedan mejorarse en la próxima serían los siguientes:

  • Charla de Leuco del día viernes:   El periodista de radio Mitre y La Nación+ hizo una exposición muy politizada, en donde más de la mitad de la misma fue utilizada para criticar a la ex presidente Cristina de Kirchner.  Desde nuestro punto de vista la charla del viernes es una excelente oportunidad para darle un marco técnico a la fiesta desde el punto de vista económico y productivo, con profesionales que pueden incluir ramas de agricultura como de economía.  Desde nuestro medio hemos sugerido economistas de la talla de Juan Carlos de Pablo, Roberto Cachanosky, Fauto Spotorno, Gabriel Rubinstein, Aldo Abram, Maximiliano Montenegro, Carlos Melconian, Martín Redrado, Hernán Lacunza y muchos otros que le darían un marco de excelencia a la misma.
  • Disposición de los stands de comidas del patio manisero, muy alejado del escenario, que dificultaba el acceso del público que estaba presenciando el espectáculo.
  • Menor nivel de la exposición comercial y agropecuaria al de años anteriores.
  • Relación entre la organización y representantes de la prensa; en donde no hay un lugar asignado para la prensa y eso genera rispideces y malos tratos hacia los trabajadores del sector, que se evitarían con la disposición de un espacio en el cual los medios locales y de otras ciudades puedan cumplir adecuadamente con su tarea de cubrir al evento.