Provincias pulen documento para stand-by de Pacto Fiscal

Ministros diagraman reunión el jueves en Buenos Aires para redactar texto definitivo. Lo elevarán a Lacunza para resolverlo antes de elaborar presupuestos, mientras hacen gestiones con Alberto F.

18-11-2019 – Los ministros de Economía provinciales avanzaron este fin de semana el en diseño del documento con el que pretenden convencer a la Casa Rosada de suspender la baja de impuestos prevista en el Pacto Fiscal, ante el riesgo de la pérdida de recursos que supone su continuidad. Mientras advierten los riesgos de sostener ese esquema que los gobernadores acordaron con Mauricio Macri en 2017, en paralelo ensayan un Plan B en caso de que Nación decida mantener en pie la letra de ese acuerdo.
“El consenso fiscal suscripto en noviembre de 2017, cinco meses antes de la sucesión de devaluaciones practicadas, plantea que para los años 2020, 2021 y 2022 las provincias deben continuar bajando tributos, debilitando su posición fiscal en un momento donde necesitan recursos. Es así, que al menos para 2020, se torna necesaria la suspensión del Consenso Fiscal para el año 2020”, indica el documento que circuló por WhatsApp este fin de semana largo entre funcionarios provinciales, quienes esperan cerrar el texto final en Buenos Aires este jueves.
La queja también había aparecido a fines del año pasado, al momento de elaborar los presupuestos. Una preocupación que sigue latente en las gobernaciones y que ha llevado a que las provincias busquen elevar el planteo al ministro de Economía de la Nación, Hernán Lacunza, esta misma semana, tal como adelantó el viernes ámbito.com.Sin embargo, algunos ya llevaron la inquietud a Alberto Fernández, con quien compartirán gestión los próximos cuatro años, cuando buena parte de las actividades productivas deberán ir reduciendo alícuotas de Ingresos Brutos (IIBB) hasta quedar exentas, según el Pacto original. Lo mismo ocurre con Sellos. Dos de los tributos centrales en las arcas de los distritos, y que con la menor recaudación nacional prevista (y la menor coparticipación) no se verán finalmente compensados, como prometía el Consenso Fiscal firmado con bombos y platillos en 2017 entre Macri y todos los mandatarios,a excepción del peronista puntano Alberto Rodríguez Saá (el pampeano Carlos Verna, también PJ, desenfundó la lapicera en Buenos Aires pero luego no lo ratificó en la Legislatura provincial).

En esa línea, el gobernador electo de Buenos Aires, Axel Kicillof, ya advirtió que intentará revisar con Alberto F. la letra del acuerdo, que en el caso bonaerense tiene el componente extra de las compensaciones por el Fondo del Conurbano.

“Esta semana nos reunimos en Buenos Aires para analizar ese tema”, afirmó a este medio un ministro de Economía de una provincia gobernada por un sello provincial. El convite sería el jueves en Buenos Aires, en la Comisión Federal de Impuestos. “Seguimos elaborando el documento de base”, aseguró otro ministro, desde un distrito PJ.

“En el impulso al gasto, las administraciones provinciales tendrán un rol muy importante, en particular en materia de salarios y obras públicas, por lo que urge fortalecer los ingresos con los que se abonarán esas erogaciones, ya que las jurisdicciones que integran este nivel de gobierno no tienen facultades para financiarse por vía de la expansión monetaria”, dice el primer borrador del documento al que accedió Ámbito Financiero.

“Cuando suscribimos el Pacto se prevía crecimiento, inflación en baja y un dólar a otros niveles. Eso no sólo no sucedió, sino que nos recortaron el Fondo de la Soja, subisidios a tarifas, al transporte, y para colmo después de las PASO llegaron las rebajas electoralistas a impuestos coparticipables, como IVA o Ganancias”, suscribió un funcionario provincial.

En esa línea, por caso, el titular de la Agencia de Recaudación de Tierra del Fuego, Arturo Capellano, advirtió días atrás que “si continúa el Consenso, las provincias tendrán que resignar recursos propios” y alertó que el distrito gobernado hasta diciembre por la peronista Rosana Bertone debió hacer frente a una “planificación fiscal nociva”. Agregó que “ante cada crisis económica, los primeros impuestos que el contribuyente deja de pagar son los municipales y provinciales”.

Sin embargo, también en las gobernaciones buscan alternativas por si fracasan las negociaciones. En Córdoba, por ejemplo, elaboraron una pauta de gastos que contempla las actuales alícuotas, pero la administración de Juan Schiaretti planea adherir a un pedido de suspender la rebaja de IIBB. De todos modos, ya aceleran una estrategia de mayor control en la recaudación para sumar nuevos contribuyentes de Rentas que hoy no están aportando, como indició el medio local La Voz.