Preocupación en los productores agropecuarios por las grandes pérdidas después del temporal

12-05-2018 – Este año 2018 comenzó muy mal para los productores agropecuarios con grandes pérdidas producto de la sequía, lo cual se potenció a finales de abril y durante los primeros diez días de Mayo con un temporal que afectó gravemente a la soja que aún queda por trillar que según cálculos de la bolsa de cereales de Rosario asciende al 7% de la soja de primera y el 45% de la soja de segunda, promedio en el país; siendo el norte bonaerense y el sur santafesino las áreas con el menor progreso de cosecha de soja de segunda, donde sólo se recolectó un 10 a un 20%, por lo que sería la zona con la mayor cantidad de hectáreas afectadas.

Esta tarde estuvimos dialogando con varios productores agropecuarios y todos nos comentaron que es enorme la pérdida producto del temporal, que se complementa a la que ya se había tenido por la sequía. Con el temporal lo granos se han brotado y lo que se trilla sale con muchos puntos de humedad; por lo cual son grandes los costos por falta de calidad, merma física y secada de la mercadería que se entrega, la cual incluso es imposible de almacenar en los campos de los productores.

En lo que respecta a la soja, hasta ahora hay recolectadas 17 millones de hectáreas aproximadamente de las 18 millones de hectáreas sembradas, con un promedio general de 22 qq/ha. y una producción total de 37 millones de toneladas, casi 20 millones de toneladas menos que la campaña anterior, en la cual se habían sembrado 19 millones de hectáreas y el rendimiento promedio por hectárea había alcanzado los 32 quintales.

El grado de las afecciones en el cultivo sin trillar depende del tiempo que se tarde en ingresar a los lotes. Se necesitan varios días de sol y viento fresco para poder entrar a los campos. El riesgo también corre para los lotes de maíces de segunda que aguardan su turno de trilla.

En lo que respecta al maní, nos comentaban que la pérdidas son inmensas también, quedando grandes cantidades de granos en el suelo sin poder ser recogidas por las máquinas trilladoras; además la arrancada en muchos casos se ha hecho incluso bajo la lluvia, las cajas se manchas y pueden llegar a verse afectadas por hongos.

También nos comentaban que la calidad de la mercadería que se recolecte de acá en más se verá muy desmejorada y sufrirá penalizaciones en la comercialización.

Días atrás en una nota que hicimos con el Ingeniero Húber Arese nos adelantaba el panorama que incluso afecta de manera directa a las principales empresas que están radicadas en nuestra ciudad.