Precios absolutos y relativos, ¿qué los mueve?

Por Juan Carlos de Pablo - Economista

02-06-2019 – La tasa de inflación se mide por la variación del nivel general de los precios, un promedio ponderado de las modificaciones de los precios individuales.

No todos los precios aumentan en la misma proporción, de manera que se modifican los relativos, como se denomina a los precios de algunos bienes en términos de los de los otros. Los cambios en los precios relativos derivados de las catástrofes o los cambios tecnológicos reflejan la realidad; los derivados de la acción gubernamental generan distorsiones. ¿Qué cabe esperar en estos últimos casos?

Al respecto hablé con el mexicano Juan Francisco Noyola Vázquez (1922-1962), quien trabajó en el Fondo Monetario Internacional (FMI) y luego en la Cepal. Según Carlos Bazdrech, «en 1959 Raúl Prebisch lo envió a Cuba. Poco después, a raíz de un conflicto, la Cepal retiró la misión, pero Noyola decidió quedarse en el país, para trabajar al lado de la revolución cubana.

En los tres años que vivió en Cuba desarrolló una intensa y variada actividad. Propuso líneas de acción, realizó actividades formativas y de difusión de ideas». A fines de 1962 asistió a una reunión organizada por la FAO, que tuvo lugar en Río de Janeiro. Al regreso de ese encuentro pereció, cuando el avión en el que viajaba se estrelló en Lima. El matemático Abraham Wald también falleció en un accidente de aviación (en la India). Una semana después de su fallecimiento fue declarado mártir y se le otorgó, simbólicamente, la ciudadanía cubana.

-Usted aparece como un precursor de la teoría estructuralista de la inflación, que en la Argentina asociamos con Julio Hipólito Guillermo Olivera.

-Según Rafael González Rubí, Prebisch solía decir que yo le había abierto los ojos sobre las razones estructurales de la inflación. El mérito de Olivera, que no es menor, consistió en haber modelado una versión de dicha hipótesis, que enfatiza las implicancias de la inflexibilidad descendente de los precios relativos. También Paul Anthony Samuelson es valorado por haber modelado hechos identificados por otros.

-¿Qué relación existe entre cambio en los precios relativos y tasa de inflación?

-Comencemos por una obviedad: si todos los precios se modificaran a la misma velocidad, bastaría con averiguar qué le pasó a cualquiera de ellos para conocer la tasa de inflación. Pero esto nunca ocurre.

-¿Por qué se modifican los precios relativos?

-Por diversas razones. Puede ser por una helada que destruye la mitad de la producción de tomates y aumenta su escasez; en consecuencia, su precio sube con respecto al del resto de los bienes. Un cambio tecnológico que mejora la forma de producción de algún bien genera el efecto contrario. Estas son causas reales. Pero también los modifica la intervención del Estado. El impuesto a los cigarrillos los encarece más allá de los recursos productivos necesarios para producirlos; el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos los abarata, a pesar de los recursos productivos necesarios para elaborarlos.

-¿Por qué es importante la diferencia?

-Porque los cambios en los precios relativos que se originan en causas reales generan señales que reflejan los escenarios de escasez. Cuando se pierde la mitad de la cosecha, algunos demandantes buscarán alternativas a consumir tomate, de la misma manera que el menor uso de recursos en la producción de un bien, como consecuencia del cambio tecnológico, debe inducir a su mayor uso vía disminución de su precio relativo.

-Mientras que en el caso de la intervención estatal ocurre exactamente lo contrario.

-Así es. El gobierno que en una economía inflacionaria congela las tarifas de electricidad, compromete muchos recursos en la producción, trasmisión y distribución del servicio, porque los demandantes encuentran barato un bien cuya producción es costosa y, por consiguiente, no se preocupan por economizarlo. Esto genera derroche, que en un mundo de recursos escasos limita la producción de otros bienes.

-En un mundo de precios absolutos inflexibles a la baja, una mejora tecnológica aumenta la tasa de inflación. ¿No le resulta extraño?

-Solo a primera vista. Cuando ningún precio puede descender en términos absolutos, la única forma de que aumente el precio de las gaseosas con respecto al de las computadoras, cuando se introduce un nuevo modelo de estas, es que suba el precio en pesos de las primeras. Esto no ocurre en economías no inflacionarias, donde los precios afectados por el cambio tecnológico pueden disminuir. Dicho sea de paso, el referido impacto inflacionario no me lleva a proponer el freno al cambio tecnológico.

-Para bajar la tasa de inflación, en vísperas de elecciones el gobierno argentino está tratando de que no aumente el precio del dólar y mantiene constantes las tarifas en términos absolutos. ¿Qué le parece?

-Que en el corto plazo puede funcionar, pero que ustedes se están comprando un problema. No puedo opinar sobre la cotización del dólar, pero el congelamiento tarifario obligará a ulteriores aumentos, una vez pasadas las elecciones. Todo el mundo lo sabe, lo que ocurre es que, como la electricidad es un servicio, no se puede acumular para usufructuar cuando las tarifas vuelvan a subir.

-Don Juan, muchas gracias.

Fuente: La Nación