¿Por qué los activos están a precio de liquidación?

Por Juan Carlos de Pablo - Economista

21-02-2021 – ¿Cuánto valdrían un departamento de 300 metros, ubicado en Puerto Madero, y una bicicleta, en el momento en que los seres humanos nos enteráramos, de manera fehaciente, que a la Tierra, tal como la conocemos, le queda una hora de vida? Algo muy diferente de lo que valen hoy, porque la bicicleta nos puede servir para hacer algo que deseamos hacer antes de fallecer. Este ejemplo ilustra, de manera dramática, que el precio de los activos depende de lo que se piense que se puede hacer con ellos. ¿Qué significa, en la Argentina 2021, que los activos estén «a precios de liquidación?».

Le trasladé la inquietud al japonés Kiyoshi Ito (1915-2008), quien luego de estudiar en la Universidad Imperial de Tokio trabajó como estadístico en el sector público de su país. Habla bien de su poder de abstracción el hecho de que sus dos monografías más importantes fueron elaboradas y publicadas en 1942. Su explicación: «El trabajo en el gobierno me dejaba mucho tiempo libre». Sostenía que existe una diferencia entre la belleza matemática y la musical o la arquitectónica. La música de Wolfgang Amadeus Mozart o la arquitectura de la catedral de Colonia pueden ser apreciadas por personas que no conocen la teoría musical o la esencia del cristianismo, pero solo los matemáticos pueden leer las «partituras musicales» que involucran muchas fórmulas.

-Usted es considerado el padre del análisis estocástico moderno y su apellido está asociado con un lema. ¿De qué se trata?

-Como bien explicaron Víctor Adrián Álvarez y Jorge Luis Romeo Serenelli, y pidiendo disculpas por los inevitables tecnicismos, el lema de Ito contiene una propiedad matemática muy vinculada con los procesos de difusión y de fundamental importancia en el cálculo estocástico, pues es el correlato del teorema de Brook Taylor del cálculo ordinario, en el sentido de que proporciona una fórmula que permite expresar el incremento de una función estocástica (de una variable aleatoria y del tiempo) sobre la base de los incrementos de esas variables. Este hallazgo significó un notable adelanto en el estudio de los procesos de difusión asociados a la clase de ecuaciones diferenciales originalmente tratadas por Jean Baptiste Joseph Fourier.

-Suena impresionante pero, en economía. ¿para qué se usó?

-Para el análisis financiero. Influí en Robert Cox Merton y Myron Samuel Scholes, quienes en 1997 obtuvieron el premio Nobel en economía por haber inventado un nuevo método para estimar el precio de los derivados. Merton encontró que el lema es una herramienta muy útil para estudiar la evolución del precio de las acciones dentro de un portafolio.

-Se dice que en la Argentina de 2021 los activos están «a precios de liquidación». ¿Es que se viene el fin del mundo?

-No tenemos cómo saberlo, pero dado que tal hecho involucraría a todos los habitantes del globo terráqueo, y que en el resto de los países los activos no están «a precios de liquidación», la explicación no se puede tomar en sentido literal. De pronto, en su país están adoptando las decisiones sobre la base de un próximo diluvio universal, que en un escenario tan dramático como el del fin del mundo, pero en el cual uno puede zafar si compra entradas para el Arca de Noé.

-Que en la Argentina, principalmente, son papeles rectangulares, de color verde. Volvamos a la cuestión que le acabo de plantear.

-Escuché decir que en la Argentina 2021 los activos están a precios de liquidación, pese a que no hay compradores. Es evidente que quien dijo esto no fue un economista, porque no conectó la observación con la explicación. La interpretación correcta es que los activos están a precios de liquidación, porque no hay compradores.

-¿Y por qué no los hay?

-Imaginemos un país normal, y pensemos en las dinámicas personales. Juan, adulto mayor, cansado de pelearla todos los días, le vende su pizzería a Pedro, un joven que quiere vivir de su explotación. Ningún problema. Esto ocurre todos los días, en todos los países del mundo, sin sobresaltos en las cotizaciones. Como pasa en el plano inmobiliario, donde matrimonios mayores, cuyos hijos dejaron el nido, les venden sus departamentos a familias más jóvenes, con chicos chicos. Nada de esto explica los «precios de liquidación».

-¿Cuál es la explicación?

-Que tanto vendedores como compradores leen los diarios y escuchan la radio y la TV. Una noticia que espanta, por ejemplo, que haga dudar que los propietarios puedan usufructuar el producido del esfuerzo del uso de sus activos, vía impuestos, restricciones, congelamientos, prohibiciones, expropiaciones, etcétera, naturalmente que afecta los precios.

-¿Sin importar lo que costó fabricar los activos?

-Efectivamente. Se ha dicho que los restaurantes son viables a partir del segundo dueño, cuando el primero, al vender a pérdida lo que invirtió, posibilita la explotación del negocio de manera viable. Aquí estamos hablando del valor de los activos que ya existen, la cuestión del costo de volver a fabricarlos tiene que ver con la inversión. Precisamente, James Tobin centró su análisis de la inversión, en la relación que existe entre el valor que una empresa tiene en el mercado de activos con respecto a su «valor de libros», que refleja su costo de instalación.

-¿Y si en la Argentina de 2021 los precios de los activos estuvieran a precios de liquidación por la pandemia/cuarentena?

-Sería una buena noticia, porque se trataría de sobrevivir a las consecuencias del Covid-19. Pero?

-¿Pero qué?

-Que no se trata solamente de resistir, sino también de adaptarse a las nuevas realidades. Esto es muy claro en el plano comercial. Un comercio cerrado puede ser una manifestación de que las autoridades no le permiten operar, o resultar del hecho de que desapareció la demanda de los bienes que intenta vender. Pero también puede ser una consecuencia de que los seres humanos siguen comprando, pero modificaron los canales a través de los cuales se comercializan los productos. A mediados de la década de 1960 las compañías aéreas tenían oficinas a la calle en el Rockefeller Center de Nueva York; hace mucho tiempo que los locales se utilizan para otras cosas.

-Para usted es fácil decir que hay que transformarse.

-No es de buen profesional disimular el diagnóstico y sus implicancias, por el impacto que le va a causar al cliente. Aléjese del médico que, por compartir su dolor, no le dice lo que tiene que hacer.

-¿Y si los precios de liquidación de los activos se debieran a algo más profundo que la pandemia/cuarentena?

-No lo puedo descartar, pero quien debería preocuparse por esto es el gobierno de turno, porque significa que a los problemas objetivos, vía mensajes verbales, actitudes, etcétera, les está aumentando los miedos a los potenciales compradores.

-Don Kiyoshi, muchas gracias.

Fuente: La Nación