Por la caída de la recaudación de Córdoba vaticinan el peor año desde 2002

En junio, los recursos subieron 35,5%. Sin embargo, registraron una baja real de 12% producto de la inflación acumulada. Para el ministro Giordano, 2019 se proyecta con la peor performance desde el fin de la convertibilidad

02-07-2019 – La recaudación de la Provincia de Córdoba alcanzó en junio pasado 19.819 millones de pesos, 35,5 por ciento mayor que la registrada en igual mes del año pasado aunque 12 por ciento inferior en términos reales, esto es descontado el componente inflacionario.
Los datos fueron informados anoche por el Ministerio de Finanzas. En ese marco, el titular de esa cartera, Osvaldo Giordano, consideró que los números reflejan el impacto de la crisis económica que afecta al país y también a la provincia en el primer semestre. En esa línea, el ministro proyectó que, tal como se vislumbran las perspectivas, 2019 se encamina a registrar la peor recaudación en términos reales de los últimos 17 años.
Giordano evitó profundizar respecto a los datos objetivos que le llevan a suponer semejante panorama. “Hasta ahora, todo lleva a proyectar un escenario complejo”, dijo -aún a falta de un semestre entero para poder llegar a esa conclusión-.
Como fuere, el documento difundido por Finanzas consignó que la recaudación total del mes de junio presentó una variación nominal de 35,5 por ciento respecto al mismo mes de 2018. Si se descuenta la inflación implica una caída de 12 por ciento en términos reales.
“Se trata de una de las caídas más altas del último año sólo superada por las experimentadas en febrero y marzo. Triplica la caída registrada en mayo y casi duplica la de abril”, reveló el documento.
“La profundidad y persistencia de la crisis nacional impacta decisivamente sobre las finanzas públicas de la Provincia. Por un lado, porque desde hace 12 meses los recursos de la Provincia vienen perdiendo frente a la inflación. Por el otro, porque no se percibe que la intensidad de la caída tienda a menguar. Acumulando las variaciones negativas de los últimos 12 meses se llega a una pérdida de 18.103 millones de pesos; esto implica más de un mes de recaudación”, señala el informe.
El documento, sin embargo, no precisa aún datos de la recaudación propia de junio. No obstante, en función de los datos publicados ayer por Comercio y Justicia con relación a la perfomance de los envíos nacionales que crecieron apenas 36,5 por ciento en junio, se desprende que los recursos propios subieron incluso por debajo de ese porcentaje, casi 20 puntos por debajo de la inflación del mismo período.
“Evaluado en perspectiva histórica, la crisis actual tiene muy pocos precedentes. Proyectando el segundo semestre del 2019 en función de las tendencias actuales, salvo en el año 2002, en lo que va del siglo la Provincia nunca sufrió una pérdida de ingresos de las magnitudes que se vienen registrando en la actualidad”, concluyó el documento.
La apreciación es drástica y también dramática. De todas formas y más allá de que en el análisis no se proyecten perspectivas que lleven a suponer una mejora en el segundo semestre que reviertan en parte la situación actual, el análisis oficial también parece contener algún condimento político.
Es que en los próximos días, el Gobierno provincial deberá revisar la aplicación de la cláusula gatillo vigente para los salarios de los empleados públicos.

Y también seguramente revisará los parámetros vigentes para tarifas sociales y boletos subsidiados. En ese marco, el panorama trazado a la fecha y la categórica proyección sobre lo que resta de 2019 parecen abrir el paraguas para aplicar algunos ajustes, más allá que finalmente la proyección termine resultando correcta.
Este medio indicó el viernes pasado que el panorama de las cuentas provinciales aparecía complicado ya con los datos de abril. De hecho, en función de la evolución de los números, todo hace suponer que la Provincia caerá en déficit financiero en el consolidado de la Administración Pública No Financiera ya en mayo o a más tardar en junio próximo.
Por lo demás, la drástica diferencia entre los envíos que recibió Córdoba en junio respecto al fuerte crecimiento que reportó la recaudación nacional en ese mismo mes y que casi equiparó a la inflación acumulada en ese período, obedece a que los ingresos de AFIP se vieron favorecidos por la fuerte suba de las retenciones a las exportaciones e impuestos a las importaciones, todos tributos que no se coparticipan con las provincias.

Fuente: Comercio y Justicia