Para evitar el default el gobierno debe cuidar sus dólares

12/08/2018 – El gobierno nacional se encuentra muy preocupado por el precio del dólar y por bajar rápido la inflación; sin embargo en estos momentos debería estar más preocupado por cuidar sus dólares y por ver como genera más divisas para evitar una situación de un nuevo default en menos de veinte años de haberse producido uno en nuestro país.

Los 700 puntos básicos de riesgo país elaborado por la consultora JP Morgan nos muestra que el mundo ve en la Argentina un escenario posible de default de su deuda soberana y por ello sube la tasa de riesgo que el país debe pagar para acceder a los mercados por sobre el rendimiento de los bonos del Tesoro de los EE.UU, que hoy está en el orden del 3% TNA; es decir que si nuestro país quisiera emitir bonos de su deuda debería pagar una tasa del 10% TNA en dólares.

Pero además trae aparejado que a los tenedores de bonos actuales de la deuda de nuestro país dichos papeles les quemen en sus manos, por lo que rápidamente salen a desprenderse de los mismos bajando su cotización, convirtiéndose en activos despreciables para inversores serios y carne de cañón para especuladores (fondos buitres) que tratarán de bajarlo lo máximo posible para obtener mayores ganancias.

Por ello es que nuestro país debe guardar sus dólares para evitar esa situación, esto significa no usar las reservas para tratar de contener el precio de la divisa, sino conservarlos para el pago de la deuda soberana, de manera de poder hacer frente a sus vencimientos y evitar el default.

Asimismo sería congruente aumentar su valor para no mal venderla, antes de que incremente su valor el mercado con un desangre previo de reservas por parte del BCRA.

Además sería propicio incrementar las retenciones de la soja, del maíz y del trigo para fortalecer los ingresos del Estado, pero con un período de retardo de unos treinta días entre una medida y otra, para acelerar en este lapso la liquidación de divisas por parte del sector agro-exportador, de manera de lograr en este corto plazo un incremento sustancial de las reservas del país.

Por otro lado, una medida adicional sumamente necesaria sería des-dolarizar los precios de las tarifas y de los combustibles, ya que sino ello tendría dos agravantes serios, el primero de ellos es el pasaje a precios y el segundo el incremento de los subsidios del estado al sistema energético, lo cual genera mayor déficit fiscal.

La coyuntura es muy negativa y el gobierno debe actuar en consecuencia; no es hora de acordarse de promesas de campaña, sino de salir de esta difícil situación, caso contrario el futuro no resulta muy alentador.