Obras, empleo público y subsidios: por dónde puede recortar el gasto el Gobierno, según los economistas

22-05-2018 – A comienzos de mayo y luego de varias jornadas de dólar volátil, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , anunció un cambio en la meta del déficit fiscal del 3,2% original a un 2,7%. Días después, en el marco del inicio del diálogo con el FMI para obtener un nuevo préstamo, el Gobierno volvió a repetir la necesidad de disminuir el rojo del sector público.

Materializar estas metas exige necesariamente a las autoridades emprender recortes que pueden sonar antipáticos. De hecho, Dujovne ya había prometido sacar $30.000 millones de obra pública , la mitad del monto que el Gobierno tenía previsto destinar a inversión real directa este año. Frente a esta expectativa de austeridad por parte del Fondo y del propio presidente Mauricio Macri , se esperan nuevos pases de tijera.

Pero, ¿dónde se harán las podas? Economistas consultados por LA NACION coinciden en que las obra pública se verá aún más perjudicada, pero no será la única destinataria de los ajustes. «Hay que hacer un poco de todo», aseguró María Castiglioni Cotter, directora de C&T. «Tendrá que replantearse cuándo se van a ejecutar algunas de las obras y recortar las transferencias no automáticas a las provincias», sostuvo.

También dijo que es necesario mantener lo que está actualmente presupuestado en materia de tarifas. » El Presidente deberá vetar el proyecto que las retrotrae si sale , es un sector donde el ahorro será muy importante. Además, seguramente se va a analizar la cantidad de trabajadores y salarios en el Estado; ahí va a haber un efecto sensible sin duda en los sectores donde se ha ido implementando el control de empleados y productividad.»

Con ella acordó Eric Ritondale, de Econviews, quien dijo que «la candidata sigue siendo la obra pública y algunos gastos operacionales del Estado, porque sobre el resto de los ítems, como es el caso de las jubilaciones, la flexibilidad que tiene es nula».

En similar sentido, Amilcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur) dijo que «seguramente parará la obra pública. Hay un efecto de sustitución con esto de las PPP (Participación Público-Privada), aunque no creo que uno suplante al otro.»

«Las primeras partidas por las que vendrán las aceleraciones en el recorte serán gastos de capital, relacionados con la obra pública y en línea con la apuesta oficial por los proyectos PPP, los subsidios económicos [como los que se destinan al gas y a la electricidad], donde el recorte puede ser de 0,8% del PBI y esfuerzos por el lado de provincias, con miras a la reducción de las transferencias discrecionales. A eso se le podrían sumar otras partidas, como aquellas de otros gastos de funcionamiento y gastos corrientes varios», sentenció por su parte Irina Moroni, de la Fundación Capital.

La especialista también se refirió a los efectos de la devaluación en las cuentas fiscales. «Prevemos efectos más benignos que malignos sobre el déficit. Por un lado, se incrementan algunas partidas del gasto como subsidios, mientras por otro se incrementan algunos ingresos como los tributos al comercio exterior», añadió.

Según Castiglioni, «el tema es que muchos intereses de la deuda se encarecen porque están en dólares. El tipo de cambio, más que beneficiar al Gobierno, le da oxigeno a la competitividad».

Fuente: La Nación