Nuevo régimen patrimonial del matrimonio

Por María Angélica Medina Abogada

El principal cambio que introduce el nuevo Código Civil y Comercial respecto del régimen patrimonial del matrimonio es que, conforme al principio de la autonomía de la voluntad, se puede optar, mediante la celebración de convenciones matrimoniales, entre los siguientes regímenes patrimoniales: de comunidad de gananciales o de separación de bienes.

Como ya lo expresamos los cónyuges a través de CONVENCIONES MATRIMONIALES, que son acuerdos entre ellos formalizados por escritura pública pueden decidir por el régimen patrimonial que regirá su vida en común, esto pueden ser modificado con posterioridad.- En caso de que no se realice acuerdo alguno, supletoriamente operará el régimen de comunidad de gananciales.-

En el Código Civil vigente hasta el 1 de agosto de 2015, existía solo un régimen que era de la comunidad de los bienes gananciales, que es formación de una masa de bienes que a su conclusión sería repartida entre los cónyuges, teniendo así ambos una expectativa común sobre los bienes adquiridos.

Entonces tenemos en la actualidad dos regímenes:

COMUNIDAD DE GANANCIALES

Con respeto a la comunidad de gananciales, como ya expresamos, era el régimen que imperaba hasta la modificación del Código Civil y que ahora se aplica cuando los cónyuges lo han convenido, cuando no hay convenio o acuerdo anterior al matrimonio quedan sometidos a este régimen.-

Dentro de este se produce la formación de dos grandes masas de bienes, los bienes propios que son aquellos que pertenecen a cada esposo desde antes de la celebración del matrimonio o los adquiridos durante el matrimonio en forma gratuita o con el producido con un bien propio, el código hace una extensa enumeración de estos bienes y los gananciales que son los que se adquieren a título oneroso, ya sea por uno o ambos cónyuges durante el matrimonio.-

Se presume salvo prueba en contrario que son gananciales todos los bienes que existen a la culminación del matrimonio.- El fundamento de esta calificación se base en la presunción legal de que ambos cónyuges colaboraron afectiva y materialmente para hacer posible su adquisición.

En este régimen cada uno de los cónyuges responde frente a sus acreedores con todos los bienes propios y con los gananciales que él haya adquirido, pero son ambos responsables por la educación de los hijos, las necesidades del hogar , la conservación de los bienes gananciales, y por las deudas originadas en la reparación de estos.-

Cada esposo tendrá la libre administración y disposición de los bienes propios. En cambio, la administración y disposición de los bienes gananciales corresponderá a quien los ha adquirido. Como excepción, será necesario el asentimiento del otro cónyuge para enajenar o gravar los bienes gananciales registrables, las acciones, las particiones en sociedades, los establecimientos comerciales.

Por esta modalidad de los cónyuges no pueden celebrar contratos entre sí, a excepción de mandato y sociedades.-

REGIMEN DE SEPARACIÓN DE BIENES

En este régimen de separación de bienes se caracteriza por el hecho de que los patrimonios de los cónyuges se conservan independientes entre sí, es decir que no hay bienes propios o gananciales, solo son bienes personales, cada uno es titular de los bienes que adquiere antes y durante del matrimonio, y conserva la administración y disposición sobre los mismos.-

Lo que no está permitido es por ej: disponer de la vivienda familiar, los muebles de ella.-

En este régimen los cónyuges pueden celebrar entre ellos cualquier tipo de contrato.-

Reitero debido a la complejidad de cada situación es necesario consultar con un profesional al respecto.-