Nicolás Giraudo recibió la admisión. «La pedí porque yo quiero y Dios quiere que sea cura».

En la tarde de este martes, desde la 95.3 TX-FM nos comunicamos vía telefónica con Nicolás Giraudo de nuestra ciudad quien el pasado domingo 28 de Mayo, recibió la admisión, la cual –nos explicó- que si tuviéramos que comparar, este paso es su compromiso con Jesús, de la misma manera que una pareja se compromete previo al casamiento.

Hace siete años que transita este camino y en esta entrevista fue contundente al decir, “pedí la admisión porque Dios quiere que sea cura y yo quiero ser cura también”.

Además recordó cómo era su vida cuando sintió el llamado de Dios, sus inquietudes, su etapa de discernimiento, cómo lo tomó su familia, y de qué manera les cambió la vida.

Contando un poco de su intimidad recordó con simpatía que su papá en principio no estaba de acuerdo con su decisión y que hoy pareciera que no ve las horas de que sea cura.

En un momento le habló a los jóvenes y manifestó que hay animarse, que Jesús elige y hay que estar preparado para escucharlo, más allá de los miedos y mas allá de los mandatos sociales que existen o las expectativas que uno puede haber tenido en su vida previo a sentir el llamado vocacional.

Palabras más, palabras menos, reconoció que la admisión es una ceremonia donde no solo es importante el obispo y la pregunta de si quiere ser admitido sino fundamentalmente la presencia de la comunidad, para quienes se preparan para estar a su servicio.

Los invitamos a escuchar esta nota, con Nicolás Giraudo: