Monitor monetario: si sigue la emisión de pesos, qué pasará con la «brecha cambiaria»

La brecha entre el dólar oficial y los alternativos todavía es "baja" si no se estabilizan las expectativas, se cierra la renegociación de la deuda y se recupera la demanda de pesos.

Sin embargo, este año prácticamente el circulante de pesos no varió (cayó sólo $4.700 millones). Y no solo eso, sino que la base monetaria continúa creciendo y acumula un incremento de $35.000 millones en 2020.

Si tomamos desde el 10 de diciembre al 11/02 (último dato disponible), la base monetaria se expandió en 288.000 millones de pesos. Un incremento del 17%.

A esta situación debemos agregarle que tras el dato de inflación, de 2,3% enero, el titular del BCRA , Miguel Pesce, decidió bajar nuevamente la tasa de interés de la Leliqs a 44% anual -desde el 48% previo-.

El apuro por bajar la tasa de interés cuando todavía no hay datos que confirmen una baja sistemática de la inflación, junto con la emisión sostenida de pesos y la caída estacional de la demanda de dinero en febrero, es una combinación peligrosa para la brecha cambiaría.

Por eso, un punto clave a monitorear en las próximas semanas es cómo evolucionan la cotización de los “otros dólares” (paralelo, contado con liquidación y dólar bolsa) y dónde se ubica finalmente la brecha cambiaria (la diferencia entre dólar oficial y otros dólares), que hoy ronda en 34/35%. Es una brecha cambiaria todavía «baja» si no se estabilizan las expectativas, se cierra exitosamente la renegociación de la deuda y se recupera la demanda de pesos en la economía.

Fuente: Maximiliano Montenegro – Plan M