Menor recaudación obliga al BCRA a auxiliar más al Tesoro

La "maquinita" de emitir está trabajando a pleno. Ante la baja en los ingresos tributarios y la estabilidad del gasto, el Palacio de Hacienda requiere, sí o sí, de la asistencia creciente del Central.

02-03-2020 – En la actual coyuntura el BCRA, a cargo de Miguel Pesce, no tiene escapatoria y debe seguir asistiendo al Tesoro. Por eso, y pese a que aún resta computar los últimos tres días hábiles del mes pasado, el BCRA ya lleva transferidos $107.000 millones al Tesoro bajo la figura de los Adelantos Transitorios (ATN). De modo que en la era Pesce-Guzmán el ente monetario acumula ATN por $267.000 millones ($160.000 M corresponden a diciembre 2019 y el resto a los primeros 21 días de febrero 2020).

Esta emisión monetaria para auxiliar al Tesoro explica, en gran parte, la fuerte expansión que registra la base monetaria a lo largo de febrero pasado en torno de los $147.000 millones. Según datos del BCRA, la base está creciendo a un ritmo anual del 42,9%. Todo ello se da en un contexto donde la demanda de dinero, bajo el imperio del CEPO, no da señales de una agresiva recuperación. Lo cual enciende la alarmas de los analistas sobre el devenir de la inflación y del tipo de cambio informal.

Lo cierto es que el mes pasado la emisión monetaria tuvo como protagonista al Tesoro y al Sistema Financiero vía las Leliq. Ya que por un lado el sector público fue expansivo, como se explicó vía ATN por $107.000 millones, pero fue contractivo en $25.451 millones vía otras operaciones. Pero también los pasivos remunerados del BCRA siguen alimentando la emisión: vía Leliq se emitieron $55.598 millones y otros $30.234 millones en concepto de intereses.

En menor medida también las ventas de divisas del BCRA al sector privado ayudaron a compensar el aumento de la base monetaria al absorber $17.349 millones (las reservas cayeron u$s287 millones por estas operaciones). Por lo tanto, el ciclo de recuperación de reservas parece haberse detenido luego de dos meses consecutivos, dado que en febrero las reservas caen u$s191 millones.

La magra performance recaudatoria del Gobierno está, de esta manera, obligando a recibir mayor asistencia del BCRA. Por el momento, no ha recurrido a la transferencia de utilidades del ente monetario, pero se está acelerando el auxilio tras el “veranito” enero pasado que no requirió auxilio. Ahora bien ,si la base monetaria está creciendo a casi el 43% interanual, bajo un contexto aún recesivo, tarde o temprano y a pesar del cepo, el mercado de cambios será la caja de resonancia, junto con la evolución de los precios domésticos del exceso de pesos en circulación, dado que la demanda de dinero sigue estable con caída en las tasas de interés. Ahora comienza el año “en serio” y se verá qué hará el público y empresas con los mayores pesos en circulación. Un reto para la estrategia expansiva de Pesce.

Fuente: Jorge Herrera – Ámbito Financiero