Maximiliano Montenegro: negociación de la deuda, brecha cambiaria, salida de depósitos, caída de reservas e inflación

Por Maximiliano Montenegro - Economista - Periodista

1) El Gobierno contrarreloj para resolver el tema de la deuda y evitar un default que agrave la crisis.

En los papeles, hasta el 22/05 tiene tiempo de llegar a un acuerdo con acreedores privados de la deuda en dólares bajo legislación extranjera). De lo contrario, en teoría, si no llegara a un acuerdo y no se pagaran los 503 millones de dólares de los bonos Globales (que no cancelaron el pasado 22/04), Argentina caerá nuevamente en default.

Sin embargo, desde el viernes pasado hubo acercamiento entre las partes. Eso se reflejó en el riesgo país que perforó los 3000 puntos básicos .
Los principales acreedores privados, agrupados en 3 grupos (Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Canje de Argentina) presentaron una contrapropuesta al Gobierno.

La decisión de Alberto Fernández es evitar el default. Por eso, se podría llegar al viernes con la negociación abierta, sin pagar los cupones de los bonos gloables que vencen ese día, si se emite la señal –de ambas partes– de que la negociación se encamina a un acuerdo general. Los próximos vencimientos de deuda en dólares, bajo ley extranjera, recién caen a fines de junio, que podrían extenderse un mes más. Pero la señal hay que darla a más tardar ese día.

Es clave para Argentina evitar el default. El impacto del covid-19 hace que el Gobierno requiera una “ventana” de financiamiento (extra) para amortiguar el impacto de la pandemia. Hoy el único mecanismo de financiación es la  emisión monetaria. Pero al ritmo actual no es sostenible en los próximos meses sin un agravamiento de la crisis (ampliación de la brecha con los dólares alternativos, aceleración de salida de depósitos en dólares, mayor devaluación del tipo de cambio oficial, tensiones inflacionarias, etc, etc).

También es necesario, una vez encaminado el tema deuda, mostrar un plan fiscal y monetario consistente que sirva de “ancla” de las expectativas para acompañar la salida gradual de la Cuarentena y la recuperación de la economía real. .

2) Se dispararon los dólares alternativos.  La brecha cambiaria entre el dólar oficial y el “blue” superó el 100% y es récord .

En la última semana, siguieron subiendo los “dólares alternativos”. El dólar blue llego a 138 peso y la brecha respecto al dólar oficial superó el 100%. El “contado con liquidación” cerró en 121,3  pesos el viernes.  Y  el “dólar  bolsa” 117,9 pesos. Los dos últimos, acumulan una suba de 63% en lo que va de 2020. ¿Por qué suben los dólares alternativos?

En primer lugar, la falta de resolución del tema de la deuda externa y la posibilidad de un default lleva a las expectativas de devaluación a un nivel muy elevado. Ya que en el caso de confirmarse el default. Argentina debe arreglarse solo con los dólares que genera. Estaría en una situación de autarquía y solo contaría con los dólares del superávit  comercial.

Por otro lado, los inversores y ahorristas ven poco atractivo para seguir colocándose en pesos, ya que las tasas de interés se han derrumbado. producto de la mega emisión de pesos.  Actualmente,  rige la tasa mínima de plazo fijo de 26,6% para los depósitos a plazo fijo. Sin embargo, hace dos semanas los rendimientos para plazo fijos mayoristas estaban debajo de 20% anual. De cualquier manera, no compensan ni la inflación proyectada (45% para 2020), ni las expectativas de devaluación.

Asimismo, la situación de la pandemia ha generado una salida de capitales de mercados emergentes  que provoca una depreciación acelerada de las monedas de toda la región.

El real en Brasil se depreció muy fuertemente en lo que va de 2020. El dólar subió de 4 reales por dólar a principio de año a casi 6 reales por dólar  la semana pasada. Esto impacta en Argentina ya que se trata de nuestro mayor socio comercial.  En Argentina, en cambio, el dólar subió 13% en lo que va del año. Es decir, la competitividad (precio) con Brasil se deterioro fuertemente. Como resultado, las expectativas de devaluaión del dólar oficial en Argentina se disparan. Y se reflejan en los dólares alternativos .

Por último, la falta de un plan económico de mediano plazo por parte del Gobierno potencia la incertidumbre. El horizonte temporal  se ha acortado mucho y todos buscan un “refugio de valor»  que en Argentina siempre es el dólar, sin cepo, al que se puede acceder.

3) Salida de depósitos en dólares ya supera los 1.000 millones de dólares en un mes. Sin embargo, la liquidez de dólares de bancos es record. 

En las últimas 4 semanas, tras la apertura de los bancos los depósitos en dólares volvieron a caer. Según los últimos números del BCRA, entre el 17 de abril y el 15 de mayo salieron de los bancos U$S 1078 millones. Los depósitos en dólares ( privados) pasaron de u$s 18.289 millones a u$s 17.211 millones (- 6,2%). La caída promedio diaria, durante ese periodo, fue de 63 millones de dólares. Sin embargo, entre el 11 y 13 de mayo, el promedio de caida bajó a 45millones de dólares diarios.

Pese a que el ritmo de retiro se disparó desde la apertura de los bancos, este nivel de retiro es sostenible por las entidades financieras. Ya que cuentan con un amplio colchón de dólares para responder a quien quiera llevarse los dólares a una caja de seguridad o al «colchón».

Entre encajes en el Banco Central (los dólares de los depositantes “guardados” para responder a corridas), que totalizan u$s 11.035 millones, y los “dólares disponibles” en las entidades financieras, unos u$s 2.699 millones (último dato disponible 12/05), hay en total U$S 13.734 millones de respaldo en el sistema financiero. Dicho de otra manera, los bancos podrían cubrir todavía el 79,4% de los depósitos privados en el sistema.

Esto es así porque ya desde septiembre del año pasado, los bancos vienen apurando la cancelación de líneas de crédito a los exportadores para hacerse de los dólares necesarios para responder a los eventuales retiros de los clientes.

En teoría, los bancos podrían tener una corrida del casi 80% adicional de los depósitos que quedan (U$S 17.211 millones) y aún así habría dólares suficientes para devolverlos a los ahorristas.

La liquidez de dólares en los bancos es record. En agosto de 2019, cuando comenzó el retiro fuerte de depósito en dólares  era 57%. En la actualidad, como se dijo, es de 79,4%.

4) El BCRA vende dólares cuando tendría que estar acumulando reservas del superávit comercial. 

Desde el 15 de abril pasado, pese al ‘ súper cepo”, el superávit comercial en la balanza comercial y el período de liquidación de agro-dólares, el BCRA tiene una posición vendedora en el mercado oficial de cambios.

Entre el 15/4 y 12/05, el Central acumuló ventas de dólares por 778 millones de dólares. Básicamente, en ese periodo el BCRA “desacumuló» el 85% de las reservas compradas entre el 01/01 y el 14/04 ( u$s913 millones vs u$s 778 millones)

En mayo, la autoridad monetaria comenzó muy lentamente a comprar dólares. Acumuló hasta el 12/05  solo u$s 23 millones. Vale señalar que mayo es el mes de gran liquidación de agro-dólares ( u$s 2.300 millones  en promedio de mayo del periodo 2015-2019) . El número tan bajo de acumulación de reservas  marca la disparada en las expectativas de devaluación de los exportadores, que esperan un ajuste en la cotización oficial del tipo de cambio.

Las reservas netas al 12 de mayo, se ubican en 9.935 millones de dólares descontando el swap de monedas con China, los depósitos en dólares ( encajados en el BCRA), los préstamos con bancos internacionales y depósitos del Gobierno. Esto es 1.600 millones de dólares respecto al momento que asumió Alberto Fernández.

4) La inflación de alimentos duplicó a la inflación general.

Según el INDEC,  la inflación de abril se ubicó en el 1,5%, respecto a marzo. Bajo un 1,8 puntos porcentuales respecto al mes de marzo.  Y fue el número más bajo en 30 meses. El organismo oficial de estadísticas y censos aclaró que no pudo relevar el 100% de los precios por la pandemia y las medidas de aislamiento obligatorio. (sólo relevo el 77% ). En tanto, la inflación interanual llegó al 45,6%

Los factores que explicaron la baja en la tasa de inflación de abril fueron:  el dólar cuasifijo, las tarifas congeladas (incluidos combustibles)  la recesión que se agravó con la pandemia, la falta de actividad en algunos rubros (no hay “precios nuevos”) y por ahora el congelamiento de la  “puja distributiva “ (la CGT y la UIA llegaron a un acuerdo inédito de un recorte salarial del 25% en una economía con semejante niveles de inflación para los más de 2 millones de trabajadores suspendidos por la Cuarentena con el objetivo de mantener los puestos de trabajo).

Pese a la baja en la inflación general, la inflación de alimentos en abril fue de 3,1% ( ,7 puntos por encima de la inflación general) respecto  de marzo. La inflación de alimentos afecta más a los sectores más vulnerables, que destinan más del 50% de su presupuesto a la compra de alimentos. En el primer cuatrimestre de  2020, la  inflación de alimentos alcanzó el 15,2% . Más tensión sobre el escenario social, en medio de un derrumbe económico comparable con la recesión de 2002, tras el estallido de la Convertibilidad.

Fuente: Plan M