Más del 45% de los monotributistas no accede a una obra social

13-03-2020 – El 47,44% de los monotributistas se inscribe al sistema para tener una cobertura médica, pero un 45,42% no accede a ella por desconocimiento o por burocracias en el sistema. Los datos se desprenden de una investigación que llevó adelante MiObraSocial.com.ar, una plataforma que reúne información y valoraciones de los usuarios sobre cada empresa de medicina privada que opera en el país.

Es decir, hay un alto porcentaje que realiza aportes frecuentes por un servicio que no usa. Si se tiene en cuenta que en la Argentina existen 3,2 millones de monotributistas, se puede inferir que más de 1,45 millones aportan sin recibir a cambio ninguna prestación. Así, este año, se pagarán por mes $ 1513 millones en aportes por servicios que no se utilizarán, según proyecciones estimadas en base a la encuesta.

Del 54,58% de monotributistas que sí posee una cobertura, el 33,45% abona un adicional, ya sea para hacer uso de una prepaga (un 69,57%) o una obra social (un 29,07%). Quienes están afiliados a una prepaga, pagan en promedio $ 3970 mensuales extra al monotributo para acceder a esta prestación, mientras que quienes abonan un plus aparte del pago de monotributo para obras sociales corresponden en un 90% a co-pagos o bonos.

El problema se origina al darse de alta en el monotributo, cuando se debe escoger una obra social. «La gente no investiga lo suficiente antes de inclinarse por una opción. Es importante consultar con la obra social o prepaga elegida antes de iniciar el trámite», afirma Ignacio Cámpora, socio fundador de MiObraSocial.com.ar.

De no seguir la recomendación anterior, es probable encontrar más problemas en la segunda parte del trámite, que se lleva a cabo de forma presencial en las oficinas de la obra social elegida: muchas rebotan a los nuevos monotributistas. El 59% de los encuestados por MiObraSocial.com.ar asegura que le denegaron la afiliación siendo monotributista.

Entre las razones más frecuentes del rechazo, se encuentran la negación a aceptar contribuyentes adheridos a este régimen (35,12%), el pedido de pagos adicionales costosos (19,91%), problemas técnicos a la hora de procesar el alta (10,28%) y otros (34,69%). «Soy monotributista y le reclamo hace un año y medio a la SSS por negarme la afiliación. Nos hacen pagar por un servicio que no usamos. Y nadie da respuesta ante esta problemática», comenta una usuaria entrevistada por MiObraSocial.com.ar.

«Hace cuatro años que tengo monotributo y no poseo una obra social, pese a que pago todos los meses», señala otra afectada. Otro encuestado apunta que quería tramitar el monotributo para darle una obra social a sus hijos, pero que desistió ante la dificultad. En el estudio, se registraron al menos 50 comentarios de este tipo.

El aporte del monotributista para cubrir las prestaciones establecidas en el Programa Médico Obligatorio (PMO), una canasta básica de servicios médicos dependiente de la Superintendencia de Salud (SSS), pasó de los $ 689 mensuales que se pagaban el año pasado a $ 1041,22 por mes para todas las categorías a partir de este año, lo que significa una suba interanual del 51,12%.  «Teniendo en cuenta que el usuario puede cambiar la obra social elegida después de 12 meses, puede ocurrir que aporte durante un año $1041 por mes sin concretar la afiliación», explica Cámpora.

Si comparamos el aporte del monotributista al sistema de salud con el que realiza una persona en relación de dependencia, que abona aproximadamente $ 1820 por mes (en el caso de un salario mínimo), llegamos a la conclusión de que el primero es un 41% más bajo que el segundo.

«Todo el sector está en crisis. En una industria golpeada por la suba de los costos (muchos de ellos atados a moneda extranjera) y con ingresos desfasados, pese a los constantes aumentos que impactaron en el bolsillo de los afiliados, los aportes un 41% más bajos en el caso de los monotributistas versus los de las personas en relación de dependencia son una barrera para la afiliación a una cobertura médica», concluye Cámpora.

Para la realización del estudio, se tomó una muestra representativa conformada por 300 entrevistados de diferentes puntos del país (mayormente, de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires), pertenecientes a grupos familiares compuestos por una o varias personas, con un amplio rango de ingresos económicos.

Fuente: iProfesional