Martín Tetaz: «La dolarización no es lo más razonable ni aconsejable para el país»

28-11-2020 – Entrevistado por TiempoX, en oportunidad de la disertación económica que junto a Salvador Di Stéfano dieron en el marco de la 65° FNM, el economista Martín Tetaz manifestó que si bien puede llegar a tener lugar una dolarización en nuestro país, no es lo más razonable ni aconsejable,  ya que ya tuvimos la convertibilidad que puede decirse que es prima hermana de la dolarización, que si bien resuelve el problema inflacionario y limita la posibilidad de financiar al gobierno con emisión monetaria,  no resuelve el problema de indisciplina fiscal y si los gobiernos continúan gastando y endeudándose, sobrevienen crisis con default como la que tuvimos en 2001, siendo asimismo un corset complicado, ya que el tipo de cambio se utiliza como un amortiguador de la economía y si uno dolariza es como sacarle el amortiguador a un auto.

Respecto del gasto público, manifestó que una parte del mismo son subsidios, que como incentivos están mal utilizados, por ejemplo los subsidios energéticos que solo deberían llegar a aquellos sectores que no pueden pagar.  Además puso énfasis en el gasto político, que en los últimos veinte años subió dos puntos del PBI, debiéndose bajar, cosa que no ocurrió nunca,  como por ejemplo en la pandemia que solo ajustó el sector privado.

En cuanto a la necesidad de recuperar la confianza por parte del país, expresó que debe cambiarse sustancialmente el régimen económico, con reglas de juego claras y precisas a largo plazo en donde el estado no se financie emitiendo dinero y no gaste más de lo que recauda, que no se entrometa en la toma de decisiones de las empresas, lo cual haría que los agentes económicos vuelvan a creer en el país.

Para terminar, en lo referente a la presión tributaria y a la posibilidad de bajar las retenciones, manifestó que es algo increíble que el país castigue a los que producen y a las exportaciones porque nos falta producción, empleo y dólares; lo cual va en contra de conductas que el estado quiere alentar; por lo que los impuestos deberían ser sobre las ganancias, no sobre la producción.