sábado, 17 abril, 2021

Malestar de los intendentes: piden al COE más excepciones para el interior

Las nuevas flexibilizaciones no conforman a los municipios que consideran que la situación en los pueblos del interior es distinta a los grandes conglomerados. Bajo amenaza de ser imputados acatan las órdenes, pero aclaran que no las comparten.

31-05-2020 – Las flexibilizaciones que el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) central otorgó tras evaluar la situación de la pandemia por el Covid-19 en la provincia no conforma a los intendentes de los pueblos más chicos y alejados de los grandes conglomerados urbanos. Sin casos positivos de la enfermedad y con numerosas medidas preventivas, aseguran que están en condiciones de poner en marcha numerosas actividades.

Aunque los gobiernos municipales acatan las decisiones para evitar ser sancionados y hasta imputados, son muchos quienes intentaron “innovar” sumando alguna flexibilización, pero inmediatamente llamados al orden, dieron marcha atrás.

Pero el malestar va creciendo, y fue el intendente de la ciudad de Laboulaye, César Abdala, quien puso en palabras esta disconformidad con las medidas adoptadas por el COE central o regional.

El mandatario había autorizado el jueves la realización de encuentros familiares los domingos. Pero habían pasado menos de 10 horas del anuncio cuando fue intimado a dejar sin efecto tal disposición, que aún no se había plasmado en un documento.

Abdala, quien es médico, dijo que acató la orden del gobierno provincial pero no la comparte. Y reiteró que Laboulaye es zona blanca y “nunca tuvo un caso positivo”, por lo que consideró que está en condiciones de abrir otras actividades. Además se sinceró al decir ante la prensa que “todos saben” que hay reuniones familiares, y por lo tanto su disposición era “para poner claridad ante tanta hipocresía”.

Y fue más allá Abdala al considerar que los COE no tendrían sustento legal para proceder a una imputación.

En Laboulaye, ahora el intendente dijo que pedirá la apertura de bares y del sector gastronómico. “Es ingrato ver cómo se caen las empresas locales”, sostuvo. E insistió que en esta ciudad “hasta abriría ya las escuelas”.

La realidad de los pueblos

Previo a lo ocurrido con Laboulaye, y ante la primera flexibilización de la cuarentena, fueron los municipios de Huinca Renancó, Mattaldi, Jovita, los que debieron dar marcha atrás con medidas que permitían la apertura de peluquerías y de obras privadas.

El intendente Oscar Saliba, de Huinca Renancó, a quien en dos oportunidades le llamaron la atención desde la Provincia, una vez por las peluquerías y otra por permitir el uso de bicicletas señaló: “No es lo mismo la realidad de grandes conglomerados que lo que ocurre en nuestros pueblos y ciudades”.

Asimismo, el intendente Saliba cuestionó la falta de presencia de intendentes participando del COE, lo cual les impide exponer su opinión y mirada sobre la situación de los pueblos.

Los pedidos apuntan a que se permitan las reuniones familiares, fijando una serie de reglas, como cantidad de asistentes y tiempo de permanencia.

En cuanto a las actividades deportivas ahora autorizadas, son varios los municipios que decidieron incorporar modificaciones en cuanto a días y horarios de prácticas. “Los pueblos tienen su propia idiosincrasia, no le pueden decir a la gente que juegue al pádel desde las 7 de la mañana a las 13. Son esos los aspectos que queremos que se tengan en cuenta”, dijo un intendente consultado.

Y la preocupación central es por la inactividad de algunos comercios y gimnasios. En las pequeñas comunidades aducen que es difícil que en los locales se junte gran cantidad de gente, y que ello puede controlarse.

Desde el COE exigen que se cumpla con los protocolos emitidos bajo advertencia de que quien no lo haga será imputado.

Y mientras tanto los municipios reciben a diario reclamos de distintos sectores que piden volver a la actividad. El proceder de los intendentes es evaluar y elevar notas al COE, donde las solicitudes se acumulan de a decenas, y seguirán en aumento mientras se extienda la cuarentena.

Fuente: Patricia Rossia – Diario Puntal