Los mercados treparon hasta 3,6% impulsados por el sector salud y la esperanza en la vacuna

El sector de salud del S&P subió un 4,7%, en parte gracias a las ganancias de Johnson & Johnson y Abbot Laboratories. En la primera de las firmas se registró un incremento del 8% tras llegar a un acuerdo con el gobierno estadounidense para ayudar a financiar la creación de hasta 1.000 millones de dosis de una vacuna que está probando contra el virus COVID-19. Abbott Laboratories, en tanto, subió un 6,4%.

30-03-2020 – Las acciones en Wall Street subieron este lunes, impulsadas por el sector salud mientras los inversores buscan activos que se han vuelto baratos y que podrían resistir el impacto económico por la propagación del coronavirus.

Los principales índices de la bolsa norteamericana operaron al alza; el Promedio Industrial Dow Jones trepó un 3,2%, el índice S&P 500 avanzó un 3,3%, mientras el tecnológico Nasdaq ganó un 3,6%.

El sector de salud del S&P subió un 4,7%, en parte gracias a las ganancias de Johnson & Johnson y Abbot Laboratories. En la primera de las firmas se registró un incremento del 8% tras llegar a un acuerdo con el gobierno estadounidense para ayudar a financiar la creación de hasta 1.000 millones de dosis de una vacuna que está probando contra el virus COVID-19. Abbott Laboratories, en tanto, subió un 6,4%.

Paralelamente, las empresas tecnológicas también ganaron más de 4% en la jornada, impulsadas por un avance de más de 7% de Microsoft.

Un histórico paquete económico de u$s2,2 billones de dólares y una política de alivio monetario sin precedentes de la Reserva Federal ayudó al S&P 500 a cerrar, el viernes pasado, su mayor incremento semanal en más de una década, a la vez que para el Dow Jones fue el más alto desde 1938.

Sin embargo, los tres principales índices bursátiles siguen más de 20% por debajo de los máximos alcanzados en febrero. Los inversores ahora están tratando de evaluar el daño económico e identificar qué compañías estarán bien posicionadas cuando la economía comience a acelerarse.

Europa y Asia

En el mismo sentido, las acciones europeas cerraron con ganancias este lunes tras un salto de última hora, con compras centradas principalmente en los sectores defensivos en medio de la caída de los precios del petróleo y la continua ansiedad por la pandemia.

El índice paneuropeo STOXX 600 cerró con un aumento del 1,1% tras haber caído aproximadamente un 1% más temprano en el día. Una apertura sólida en Wall Street, estimulada por el optimismo sobre la lucha contra el impacto económico del brote, respaldó al mercado al final de la sesión.

Entre las principales bolsas del viejo continente, los mayores incrementos se registraron en: el DAX alemán (1,9%), el FTSE de Londres (1%) y el CAC de París (0,6%).

Pese a esto, el STOXX 600 sigue muy lejos del pico alcanzado a fines de febrero, y es probable que registre su peor segundo trimestre de la historia, debido a la ola de ventas provocada por el coronavirus.

El sector de la salud fue el mayor impulso para el índice, ya que cerró aproximadamente un 3% arriba debido a que el temor mantuvo a los inversores operando con cautela. Las acciones de servicios públicos y telecomunicaciones también cerraron en alza.

Sorpresivamente, los papeles de las firmas energéticas no se hicieron eco de la baja en los precios del petróleo y cerraron con un avance cercano al 3%. Sin embargo, las ganancias fueron escasas en comparación con lo que se perdió en el último mes debido al desplome del crudo.

Por el contrario, los activos del sector bancario cayeron un 3,1% debido a que los prestamistas cumplieron con el llamado del Banco Central Europeo de congelar los dividendos en un intento por apuntalar el crédito, mientras la pandemia causa una restricción de liquidez en todo el bloque. El índice Ibex de España, en el que el sector bancario tiene un gran peso, cayó un 1,7%. En la Bolsa de Madrid, Santander perdió un 4,2%, BBVA cayó un 5,9% y Caixabank cedió un 4,9%.

Por su parte, las principales bolsas de la región Asia-Pacífico cerraron en baja; en Japón, el Nikkei perdió 1,6%, mientras que la bolsa Hang Seng de Hong Kong lo hizo 1,3% y la china de Shanghai 0,9%.

Derrumbe del petróleo

El petróleo volvió a hundirse este lunes y alcanzó mínimos desde 2002 por la caída de la demanda de crudo en el mundo y la guerra de precios que se intensifica entre Rusia y Arabia Saudita.

Así el barril de referencia en Estados Unidos, el WTI para entrega en mayo, terminó en u$s20,09, 6,6% por debajo de su cierre del viernes. Durante el día alcanzó los u$s19,27.

Y el Brent del mar del Norte también para entrega en mayo cerró a u$s22,76, con una baja de 8,7%. Llegó a tocar los u$s21,65 durante la sesión.

Este lunes, Riad anunció su intención de llevar sus exportaciones petroleras a un nivel récord de 10,6 millones de barriles por día a partir de mayo, en un contexto en el cual la demanda está deprimida producto de la parálisis en la actividad económica que generó el coronavirus.

«Riad busca llevar a la quiebra a algunos productores, miembros o no de la OPEP y eventualmente beneficiarse de una competencia reducida en los próximos meses», destacó Andre Lebow, de Commodities Research Group.

«Las primeras víctimas de este diferendo podrían ser los productores estadounidenses», señaló Craig Erlam, de Oanda.

Fuente: Ambito Financiero