Los bancos financiarán al Tesoro mediante la compra de bonos: ¿hay riesgos para los depositantes?

Financiar al Tesoro aumenta el riesgo pero no creen que haya un default de la deuda en moneda local. En cambio, alertan por la emisión monetaria

29-04-2020 – Con la mirada puesta en la próxima semana, el Banco Central (BCRA) trabaja en impulsar a las entidades financieras a comprar bonos del Tesoro. Fuentes del organismo que conduce Miguel Pesce no descartaron que los cambios estén listos para la primera licitación de mayo, anunciada para el próximo miércoles 6.

La medida tendría dos partes, aunque tanto en el BCRA como en el Ministerio de Economía aseguran que todavía se está estudiando. Por un lado, una reducción en los pasivos remunerados del Central en manos de los bancos. Esto se refiere a la tenencia de Leliq, cuyo saldo suma $1,3 billón, o pases, que rondan los $700.000 millones.

Según dijeron fuentes del BCRA a iProfesionallos pases son los que tienen más chances de sufrir un desarme, impulsado por una baja de tasas. De concretarse ese movimiento, se trataría de una marcha atrás respecto del aumento en el rendimiento de los pases que se realizó la semana pasada, cuando la llevó de 11,4% a 15,2%.

Por otra parte, en el Central estudian la posibilidad de hacer cambios en encajes, es decir, la porción de los depósitos que inmovilizan a tasa cero en el BCRA. En esa línea, una posibilidad sería liberar pesos para que los bancos destinen a los bonos que emita el Tesoro.

«Por más de que liberen liquidez, sin instrumentos de corto plazo, no hay adónde ir. En las economías emergentes, los bancos tienen aproximadamente el 10% de tenencia de bonos sobre activos. En los años de default pueden aumentar hasta 15%, dado que las tasas son altas y los préstamos no tienen demanda», explicó un operador bancario.

Y agregó que «a los bonos los pueden reperfilar», por lo tanto, sostuvo: «Por más liquidez que tenga un bancova a ser cuidadoso con los bonos. Especialmente en un año con posible default».

Esa prudencia de las instituciones financieras tiene que ver con las normas del Central y con la propia concepción del riesgo ya que, en última instancia, los bancos no hacen otra cosa que intermediar el dinero de sus depositantes. Es por ello que quieren evitar asumir mayores riesgos.

«Una parte de los depósitos se pueden considerar core y prestarlos o usarlos para comprar bonos. Eso se hace con lo que el banco cree que no se va a mover. El resto debe ir a activos cortos porque si hay salida de depósitos, tiene que haber liquidez«, sintetizaron en una entidad.

En otra mesa, en tanto, descartaron que el cambio de pases o Leliq por bonos en pesos genere un peligro importante para los depositantes.

«Los bancos usan depósitos de las personas y las empresas. Es lógico que el BCRA, signifique menos riesgo que el Tesoro nacional simplemente porque, hasta la fecha, no ha incurrido en ningún default. Algo que sí ha sucedido con el Tesoro, por lo que, estrictamente hablando, los bancos van a colocar los depósitos de sus clientes en activos más riesgosos. De todos modos, veo como poco probable un default en moneda nacional. Ya sea para el crédito del BCRA o el del Tesoro», afirmaron.

Fuentes del Central recalcaron que los cambios que se estudian no ponen en riesgo a los ahorristas porque no cambiarían ninguna de las normas prudenciales, que limitan la exposición al crédito del sector público al 50% de su patrimonio. Por el contrario, argumentaron que los bancos tienen espacio para invertir hasta $300.000 millones en títulos públicos bajo la regulación actual.

Dar profundidad al mercado de deuda local

En Economía apuntan a ir diseñando una estrategia de financiación a través de un mercado de capitales en pesos pero el foco de la cartera de Martín Guzmán está puesto en las renovaciones de deuda a tasas lo más bajas posibles. El ministro anticipa que le faltará financiamiento externo y empieza a delinear su estrategia.

Algo que no está claro es si los títulos públicos que compren los bancos se podrán integrar como parte de los encajes remunerados, algo que ya se hizo en el pasado con el Bote2020. Si la idea es fortalecer el mercado de deuda en moneda local, usar los bonos como encaje no sería la opción más adecuada. Por el contrario, Economía sí se aseguraría una buena demanda a bajo costo por parte de las entidades financieras.

Así lo explicó un operador bancario: «Cuando los bonos entran contra encaje comparan con una tasa de 0%, los bancos pueden pagar lo que sea para evitar la remuneración 0%. Con lo cual, se negocian fuera de la curva por una razón técnica. Además, tienen poco mercado secundario porque están encajados. Por lo tanto, cuando le ponen esa condición no sirve mucho para armar una curva».

La cartera de Guzmán viene ofreciendo rendimientos de alrededor de 30% en los bonos que colocó últimamente. En ese sentido, y a la luz de las regulaciones que se preparan, Mariela Díaz Romero, economista senior de Econviews, apuntó: «En enero, el Tesoro emitía al  30% y no era atractiva ni de mercado porque las otras tasas eran más altas. Ahora, que bajaron todos los rendimientos, a los bancos no les resulta mal un bono con tasa de 30%«.

Más pesos en la calle

Pese a que faltan delinear los detalles de la normativa, en los pasillos de Reconquista 266 saben es que estas medidas volcarán más pesos a la calle.

«Está operación sería similar a la que había hecho Luis Caputo con el TN20 (Bonte 2020), el bono encaje. Lo bueno es que ahora los bonos tienen algo de liquidez en el mercado secundario, cosa que con ese título no pasaba», interpretó Díaz Romero.

Y agregó: «Lo malo es que esto no es neutro monetariamente: las Leliq esterilizan; los bonos, si los tienen los bancos, le dan financiación al Tesoro y esos pesos circulan. Sin embargo, es cierto que le saca peso al BCRA, que sino debería emitir mucho más para gastos del Tesoro».

En esa línea, en el BCRA se resignan a que se trata de cambiar una emisión por otra. El organismo viene financiando al Tesoro vía adelantos transitorios y transferencias de utilidades. Ahora inyectará mediante un desarme de sus pasivos remunerados o una liberación de encajes.

En lo que va del año, la autoridad monetaria emitió $312.000 millones por adelantos transitorios y está cerca del tope fijado por la la carta orgánica de la entidad, según la cual el BCRA puede girar hasta el 10% de la base monetaria y el 12% de la recaudación de los últimos 12 meses.

Sin embargo, las transferencias de utilidades tienen un límite más laxo y el BCRA ーque ya expandió $210.000 millones por este concepto en los primeros 4 meses del añoー podría seguir financiando al fisco de esta manera.

Además, el BCRA ya había inyectado a fin de marzo más de $300.000 millones con la intención de que los bancos destinen esos pesos a los préstamos a mipymes. El sistema tardó en arrancar y generó malestar en las autoridades gubernamentales.

La reacción en los precios

Con estas novedades a la vista, los bonos en pesos anotaron alzas en las dos jornadas de esta semana. Hoy, la curva soberana en moneda local ganó entre 5% y 6% promedio. Al respecto, Joaquín Candia, de Rava Bursátil, explicó que la suba se debió, en parte, a que hoy se acreditó el pago del Boncer 2020 (TC20).

El bono dual (AF20) fue el que más subió en el día, con un alza de 22,4%. «El optimismo de los inversores se basa en que el bono se paga en pesos pero en realidad la emisión es en dólares«, señaló Candia. Y advirtió: «Puede caer en la reestructuración de deuda bajo ley local y retroceder fuertemente si esto pasa».

El S&P Merval avanzó hoy más de 10%, impulsado por las acciones bancarias

Por el lado de los bancos, también hubo subas en las dos jornadas de esta semana. Hoy, los papeles de Macro (+18,2%), Galicia (+16,9%) y Supervielle (+12,5%) estuvieron entre las mejores performances del día.

«El S&P Merval creció 10,4% impulsado principalmente por el sector bancario, que vio aumentar sus precios entre 12% y 16% luego de que el Banco Central se encontrara  trabajando en remunerar más los encajes integrados con bonos del tesoro lo que haría que los bancos obtengan mejores rendimientos mientras que el tesoro se financia y se evita la inversión especulativa», señaló Candia.

Fuente:Melina Manfredi – iProfesinal