Lo que los políticos no entienden o no quieren entender

Por el Cr. Gustavo Peretti

27-12-2022 – Llegan tiempos de campañas electorales, y con ello la expectativa de los sectores políticos de cómo llevar mensajes de esperanza de un mejor futuro a la población con el objetivo de atraer al votante.

Es en este afán que se comienzan a presentar plataformas electorales repletas de proyectos de obras y de promesas de intervención del estado para mejorarles la vida a la gente. Y es aquí donde los políticos mandan a callar a los economistas y profesionales en ciencias económicas y empiezan a hablar de la capacidad de gestión, de promesas de obras de magnitud, de la creación de ministerios, secretarías, direcciones, etc.

A ellos les parece que los profesionales de Ciencias Económicas por decir la verdad, son portadores permanentes de malas noticias, que necesitan vender un futuro mejor para de esa forma ganar el acompañamiento de la población, con el «verso» de que de esto se sale con «crecimiento», como si esto se diera por un simple acto de magia.

Pero la verdad no es esa, porque una vez que pasan las elecciones, se choca con la realidad, y esa realidad nos marca que no es con más estado y más gestiones como se mejora la vida de la sociedad.

No existe el «segundo semestre», todo es sacrificio y apuesta al largo plazo, no hay que mentirle a la gente, la Argentina se encuentra dentro de un proceso económico muy deteriorado y las medidas que hay que llevar adelante, en los primeros años pueden significar un deterioro económico, porque el estado en su conjunto (nación, provincias y municipios) tiene que ahorrar, para mejorar la macroeconomía del país, para que el ahorro fiscal pueda trasladarse a una baja de impuestos que impulsen al sector privado.

Hoy en día no existe el crédito, esto hace imposible el desarrollo de dos motores de la economía que son el consumo y la inversión, y lo hacen imposible porque no hay estabilidad de precios, porque el estado está fuera del mercado de capitales, porque absorbe crédito del sector bancario y financiero y cada día paga más tasas, porque el BCRA sigue expandiendo su déficit cuasifiscal producto de la velocidad a la que crece su pasivo remunerado y porque emite cada día más para sostener el valor de la deuda soberana y un tipo de cambio oficial apoyado en diversos tipos de cambios  para distintos sectores que no hacen otra cosa que distorcionar aún más la economía.

Para que se encuentre la estabilidad hace falta seguramente un equipo y un plan económico creíble, pero luego de alcanzada, lo importante es mantenerla y para mantenerla hace falta que el Estado permanezca en un tamaño que permita cumplir con sus roles naturales, pero lo más pequeño posible.

Hay que explicarle a la gente que el estado se financia con impuestos, que deben ser más bajos y que deben pagarlos todos, que no se puede jubilar si no se tiene aportes, porque eso no hay economía en el mundo que pueda sostenerlo, hay que explicarle a la gente que el gasto social no puede significar el 60% del gasto, porque el país no puede desarrollarse en otros ámbitos y fundamentalmente que el estado no puede pagarle un sueldo a todo el mundo, porque así las cosas no cierran; hay que explicarle a la gente que las provincias y los municipios deben desarrollarse por si mismos, que no puede ser que estos puedan hacer frente a sus gastos o financiar sus obras solo si reciben aportes del estado nacional, que no pueden existir provincias y municipios donde el 80% de la población sean empleados estatales, así es imposible salir…

Por eso es importante que todo esto lo entiendan tanto los votantes como los políticos, los años que vienen no son fáciles, que no existe segundo semestre, que salir adelante lleva mucho tiempo.

Puede resultar aburrido y poco marketinero, pero es la verdad, y como dice el dicho, con la verdad se va a todos lados, y conociendo cual es la realidad es la única forma para que la sociedad acompañe el díficil proceso de ahorro fiscal (ajuste) que habrá que enfrentar.