Lic. Tissera: ¿Qué hacemos frente a un pueblo que ha perdido el respeto a sus autoridades?

11-01-2020 – Este fin de semana me llegaron mensajes sobre acontecimientos relacionados con cenas y eventos en los que no se han observado el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, relacionadas con la prevención del COVID19. Dentro de ellos, hay uno en el que me manifestaban, que: “si tenemos muchos más casos en Hernando, le van a echar la culpa a los jóvenes que han estado en Santa Rosa, pero, lo más lamentable es el mal ejemplo de los adultos de nuestra ciudad”, en diversos mensajes fueron citando lugares de donde se produjeron “excesos”, ya sea porque la cantidad de gente superaba a la permitida, porque había mucha gente bailando y en la mayoría de los casos no se vio el uso del barbijo.

Estamos frente a un escenario en el que “ya ha corrido mucha agua bajo el puente”, es decir, que ha pasado tanto tiempo, hasta, en algún punto se agotó todo, la salud, la escuela, la economía, todo, desde la paciencia hasta la plata.

AUSENCIA DE MEDIDAS SUSTENTABLES, CUMPLIBLES Y CONTROLABLES

Miren, en los tiempos que vivimos, es moneda corriente escuchar hablar de políticas sustentables o de medidas sustentables, es decir que sean perdurables en el tiempo, aquí primero se tomaron medidas que no conciliaron los otros aspectos importantes de una sociedad, aparte del de la salud, y, además, hay medidas difícilmente cumplibles, impracticables, cuando nos centramos específicamente a hablar de las situaciones que vienen sucediendo sobretodo en verano, producto del turismo.

ES URGENTE CONCILIAR LA SALUD CON LA ECONOMÍA, LO SOCIAL, LO CULTURAL Y LO TURÍSTICO

La realidad indica que estamos frente a un momento en el que es urgente conciliar, la salud, con la economía, con lo social, con lo cultural, con lo turístico y demás, porque no hay forma de seguir adelante circunscribiendo todo al COVID19, pero ¿qué significa esto? ¿levantarnos como si acá no hubiera pasado nada porque estamos en año nuevo? Claramente, la respuesta es no.

¿QUÉ HACEMOS FRENTE A UN PUEBLO QUE HA PERDIDO EL RESPETO A SUS AUTORIDADES?

Ahora, ¿qué hacemos, frente a un pueblo que ha perdido el respeto a sus autoridades? Estaba pensando que esto que está pasando se parece más a una obra literaria que a hechos reales, más a una narración que a discursos políticos; decía Umberto Eco: “el narrador no debe facilitar interpretaciones de su obra, sino para qué habría escrito una novela que es una máquina de generar interpretaciones”, y acá, nos encontramos con políticos con discursos cero conducentes, en un momento donde necesitamos mensajes claros, precisos, que conduzcan a algún lado, que marquen un norte; no mensajes que son máquinas de generar interpretaciones, que llevan a que cada uno interprete a gusto y gana del momento, como si esto fuera una novela.

ALGUNAS CONSIDERACIONES:

Pero, además, me gustaría hacer algunas consideraciones, frente a los hechos observados:

SCHIARETTI DA SEÑALES DE ATENDER TODOS LOS TEMAS, ADEMÁS DEL DE LA SALUD

1 – No me parece equivocada la decisión del Gobernador Juan Schiaretti de mantener los horarios en la Provincia de Córdoba para acompañar a las producciones teatrales, para confiar en el turismo, y en general para alentar el movimiento de la rueda económica, sabiendo que, paralelamente hay más testeos, más camas para pacientes COVID19 y 450 millones de pesos más para la atención sanitaria. Schiaretti da una señal importante de que su objetivo es seguir trabajando en salud, pero, además, mantener las actividades habilitadas.

LOS JOVENES, NOTICIA NACIONAL POR COPAR LAS PLAYAS DE SANTA ROSA DE CALAMUCHITA

2 – Los jóvenes dieron la nota, fueron noticia nacional por copar las playas de Santa Rosa de Calamuchita, en el balneario “El Puchiqui”, todos amontonados, nadie se acordó del barbijo, tuvo que intervenir la policía y hasta el momento podemos decir que se consagró como “la foto del descontrol”. No quedan dudas de que Córdoba no es solo “El Puchiqui” pero esa fue la conducta que el país usó para describir el comportamiento de los cordobeses. Allí, en Santa Rosa decenas y decenas de hernandenses que –se supone- cuando llegan a nuestra ciudad, deben hacer aislamiento, que si respetan esa medida como respetan el distanciamiento y el uso de barbijo en el balneario, es para quedarse muy tranquilos.

EN HERNANDO, LOS ADULTOS DAN LA NOTA

3 – Y mientras tanto, siguiendo con el tema de, “por casa, cómo andamos”, nos encontramos que, los adultos son los que vienen desoyendo a todas las recomendaciones de bioseguridad y de prevención; las cenas, los eventos de la ciudad de los cuales estuvimos recibiendo mensajes por los incumplimientos observados, corresponden a personas adultas, ni adolescentes ni jóvenes, adultos. No son reuniones familiares, son de los autorizados; porque acá, en Hernando venimos reclamando la importancia de que se de este pasaje de lo organizado de forma clandestina a lo organizado legalmente con los protocolos, para tener una identificación de dónde se hacen los eventos, pero, además, para ejercer control y asegurar que las medidas impuestas se cumplan. Dado los hechos, uno se pregunta: ¿son cumplibles las medidas o son impracticables?

EL PUEBLO LE DIJO “HASTA AQUÍ LLEGO MI AMOR” A LAS RESTRICCIONES DE CIRCULACIÓN Y LIBERTADES

Por último, si hay algo que para mi, no queda margen de discusión, es que nadie acepta volver a restricciones de circulaciones y libertades, la cuarentena generó un agotamiento tal, que un día el pueblo les dijo a esas restricciones: “hasta aquí llego mi amor”, no obstante a eso, sería interesante que las autoridades entiendan y a la vez, recuperen la capacidad de hacer entender a sus ciudadanos que los extremos no son buenos, porque pasar del encierro absoluto al incumplimiento de hasta lo más básico para evitar la propagación del virus, es verdaderamente un problema.

Lic. Silvina Tissera

Comunicadora Social-Periodista