Lic. Liliana Gonzalez: «Necesitamos media hora de encuentro real con nuestros niños»

En la tarde de este martes se desarrolló la charla a cargo de la Lic. Liliana Gonzalez en la Sociedad Italiana donde habló de su libro “Crecer apurados, los límites en juego” donde tocó temas de la infancia y adolescencia en riesgo.

La profesional contó que hace cincuenta años que atiende a niños y adolescentes y comenzó hablando de la “hiper-ocupación que tenemos en la actualidad lo que lo vinculó al “cambio social brutal” que se ha dado en las últimas décadas a partir del advenimiento de las tecnologías de la comunicación.

SE HA PERDIDO LA CAPACIDAD DE MIRAR, LA LACTANCIA SE DA WHATSAPEANDO

Lo que esperan los niños al nacer es una cultura, como ha sido siempre, solo que la manera que tenemos en la actualidad para relacionarnos con nuestros niños se ha visto perjudicada por las pantallas. Planteó que no enseñamos a nuestros niños a mirar, “se ha perdido la mirada incluso en el momento de la lactancia, porque se lo hace whatsapeando por eso los niños cuando crecen no son capaces de mirar porque desde el inicio de sus vidas se les ha privado de la mirada como si lo único que importara es suministrarle la leche y no lo afectivo”.

LA TENDENCIA A MEDICAMENTAR A LOS NIÑOS PARA ESTAR TRANQUILOS

En otro momento de su charla, manifestó que hoy en día hay una “tendencia a patologizar y a medicamentar la infancia con padres que quieren estar tranquilos, y comparó: “antes un niño que era movedizo decíamos que tenía hormigas, hoy lo medicamos por hiperactividad, antes un niño que se distraía en el aula decíamos que se perdía cuando volaba una mosca, hoy lo medicamos por déficit de atención y así sucesivamente”.

LOS PADRES HAN PERDIDO LA BRUJULA Y NO CONOCEN LOS PELIGRO VIRTUALES

Remarcó que no es que haya malos padres, pero sí padres “que han perdido las certezas y la brújula que les marque un norte”. En el mundo real tenemos claro los peligros pero no es así en el mundo virtual, y los niños juegan a lo que les excede el aparato psíquico. Por eso, que no nos extrañe que lo que hoy llamamos niños hiperactivos sean producto de las pantallas.

LA EPIDEMIA DEL SUEÑO POR EL EXCESO DE PANTALLAS

Por otra parte, arrojó el concepto de la “epidemia del sueño” manifestando que en los últimos años se han presentado innumerables problemas para conciliar el sueño por la sobre-estimulación de las pantallas, que los niños nacen y ya se les provee celulares, tablets y todo tipo de dispositivos móviles cuando desde pediatría se indica que recién a partir de los dos años solo se les debería permitir usar esos aparatos como máximo dos horas diarias. Lo que se traduce además en que la melatonina que es la hormona del sueño que se produce en la oscuridad no funcione como corresponde” e insistió en que a las ocho de la noche habría que apagar todas las pantallas para conversar y reflexionar sobre las cuestiones familiares y conocer lo que le pasa a nuestros hijos para que a las diez de la noche ya estén listos para acostarse y dormir”, se lamentó que hoy “los niños exigen en la noche todo lo que los padres no pudieron brindarles en el día por estar ausentes, o bien los padres como no estuvieron en el día tratan de compensar en la noche esa ausencia y por eso se da la “epidemia del sueño”.

MEDIA HORA DE ENCUENTRO REAL CON LOS NIÑOS PARA EL ÉXITO SOCIAL

Y remarco que hoy hay que insistir en como mínimo tener media hora de encuentro real con los niños, con las pantallas apagadas para comenzar a trabajar en el desarrollo del éxito social, que es lograr que nuestros niños sepan relacionarse con las personas que tengan amigos de verdad y no virtuales, y conto una experiencia en su consultorio: “una vez me pasó que un adolescente que me decía que era exitoso en las redes sociales porque ponía fotos en instagram y tenía muchos likes no pudo festejar su cumpleaños porque no tenía ni un amigo real para invitar”.

(Mañana estaremos compartiendo la cobertura en videos de la charla y desarrollando más conceptos de la licenciada)