Las reservas netas líquidas del Banco Central: un serio problema

Serían de unos -2.300 millones de dólares y se estarían usando “vales de caja” para reemplazar verdaderos fondos

08-12-2020 – Al 30 de noviembre de 2020, las Reservas Brutas del BCRA ascendieron a USD 38.652 millones. De ese total, cuando se sustraen los encajes bancarios (USD 11.146 millones), los swaps de china y otros (USD 24.587 millones, que no se han querido/podido usar) y los depósitos del gobierno por USD 85 millones, se llega a lo que serían las Reservas Netas del BCRA, que ascenderían entonces a USD 2.834 millones.

En la historia reciente, las Reservas Netas habían llegado a un máximo de USD 47.000 millones en abril de 2008 (primer gobierno de Cristina Kirchner), y llegaron a un mínimo negativo de USD 3.000 millones, el terminar el segundo gobierno de Cristina Kirchner (a fin de noviembre de 2015).

Ahora bien, dentro de las Reservas Netas, existen componentes como los DEG (FMI), que no se han usado aún, por USD 1.656 millones, y oro (que tampoco se usó), por USD 3.526 millones. Si se restan estos do componentes, queda lo que se podría llamar “Reservas Netas Líquidas”. Y como se desprende, serían negativas, en USD 2.348 millones.

¿Qué significa un valor negativo para las Reservas Netas Líquidas? Que se estarían usando “vales de caja” para reemplazar verdaderas reservas. Los dos candidatos a estar sufriendo esta detracción, serían los depósitos de SEDESA en el BCRA, que se estima ascienden a USD 1.800 millones, y/o, los encajes sobre depósitos en dólares, que como se mencionaba más arriba, ascienden a USD 11.146 millones.

Quiere decir que en alguno de los dos casos, o en los dos, las reservas que se suponen deben ser del 100% de esos conceptos, no lo son. Por ejemplo, podrían haberse usado todas las reservas de SEDESA (Seguro de Depósitos S.A.) y haber sido reemplazadas por “vales de caja”, por USD 1.800 millones, y entonces de los encajes, USD 10.598 millones serían dólares y USD 548 millones un “vale de caja”, u otra combinación posible.

Las reservas netas líquidas pasaron a ser negativas hacia fines de septiembre. En ese momento, las reservas brutas ascendían a USD 41.379 millones, las netas a USD 5.349 millones y las Reservas Netas Líquidas eran negativas en USD 47 millones. Desde entonces, durante octubre y noviembre, las reservas brutas cayeron USD 2.727 millones, las netas cayeron USD 2.515 millones y las Reservas Netas Líquidas USD 2.301 millones.

La caída de reservas en este período se explica por venta de divisas al mercado, caída de encajes, pagos a OI y mejoras de valuación en componentes de reservas distintos al dólar (oro, yuan). Estos no serían los únicos factores que contribuyeron a la caída de reservas. De los datos del balance del BCRA se infiere que una parte se explicaría por el uso de dólares para comprar bonos contra cable buscando, de esa manera, influir en la brecha del dólar contado con liquidación.

Lo cierto es que dinero que es de los depositantes (sean por seguros de depósito o por depósitos en dólares), están siendo usados indebidamente.

Esto, además de la gravedad que implica “per se”, limita severamente la posibilidad de usar reservas para frenar los dólares libre (MEP, CCL o blue).

Se torna imperioso entonces para el BCRA recomponer reservas. Pero resulta que con brechas cambiarias superiores al 80% esta tarea resulta sumamente difícil.

Así, se está frente a un brete, a la espera de los dos puentes de oro: que entren muchos dólares de la cosecha en marzo y abril (pero con brechas tan altas…), y que se cierre un buen acuerdo con el FMI (también difícil de lograr si no bajan las brechas…).

Fuente: Gabriel Rubistein – Infobae