Las provincias buscan neutralizar el ajuste con más presión fiscal

Apuntan a que de los 100.000 millones de recorte para 2019, una parte llegue por mayores ingresos. La idea es que no se suban impuestos pero que sí se amplíe la base de tributación. También, que se limite la baja de Ingresos Brutos. Nación no quiere modificar el Acuerdo Fiscal. Los tiempos apremian

24-08-2018 – Los ministros de Finanzas de las provincias gobernadas por el peronismo más Santa Fe solicitaron ayer a funcionarios nacionales que el ajuste de 100 mil millones de pesos que se plantea para el Presupuesto 2019, que recaería en los distritos federales, no llegue totalmente vía achique de gastos sino que incluya una mejora de ingresos.

Esa alternativa apunta a neutralizar en parte la menor llegada de fondos, por ejemplo, para subsidiar el transporte o bien por el Fondo de Incentivo Docente (Fonid).
Las provincias están convencidas de que no podrán trasladar toda la quita de subsidios a tarifas, o bien deberán absorber los fondos que no lleguen para el Fonid.
Precisamente, para evitar esa situación, plantean que se mejoren los ingresos.
Claro que sobre ese punto hay múltiples posiciones, desde moderadas hasta algunas que proponen subir las retenciones, por ejemplo.
“Estamos en plena discusión pero nos parece razonable que no todo sea ajuste”, indicó a Comercio y Justicia el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, quien participó ayer de la reunión de ministros provinciales con el secretario de Hacienda de la Nación, Rodrigo Pena; Alejandro Caldarelli, secretario de Provincias y Municipios del Ministerio del Interior, y Paulino Caballero, subsecretario de Relaciones con Provincias, que se concretó en la Casa de Salta en Buenos Aires.

Por ahora no hay acuerdo y todo pasó para una nueva reunión. Los funcionarios nacionales quedaron en analizar las alternativas.
Pero los plazos se acortan. El proyecto de Presupuesto debe presentarse en el Congreso el 15 de septiembre.
Por lo pronto, la Nación no quiere subir la presión fiscal, al menos no mediante alícuotas. Incluso tampoco avala cambios en el Acuerdo Fiscal, en lo referido al sendero de baja de Ingresos Brutos (IIBB) y Sellos, dos impuestos claves para la recaudación de las provincias.
De hecho, un cálculo efectuado por Finanzas señala que la baja de IIBB para 2019 implicará unos 7.500 millones de pesos menos para las arcas de Córdoba.
Por ahora, lo que sí está claro es que el 25 por ciento de los 100 mil millones de pesos menos que deberán surgir de las provincias dentro del Presupuesto nacional llegará por la eliminación del denominado fondo sojero.
También habría un principio de acuerdo para recortar los Aportes del Tesoro Nacional (ATN) a los municipios y para congelar los fondos del Fonid.
En cuanto a los 50 mil millones de pesos de subsidios al transporte, 60 por ciento de los cuales afectaría al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), las provincias quieren que se neutralicen con algún ingreso extra. Caso contrario, la quita de aportes golpearía de lleno en las tarifas del transporte, tanto interurbano como municipal.

Por dónde llegarían los fondos, es un tema aún no resuelto.

El Gobierno nacional no quiere que se modifique el sendero de baja de IIBB y Sellos incluido en el Acuerdo Fiscal. Considera que sería una “mala señal” modificar un acuerdo que se firmó hace menos de un año.
Claro que las condiciones macro en las que se firmó eran muy distintas a las actuales.
Giordano enumeró otras alternativas, como ampliar la base tributaria buscando combatir la elusión y la evasión. Esas herramientas siempre son válidas aunque el horizonte de aportes que podrían generar es muy incierto.
También se barajan otras posibilidades relativas a los impuestos a las Ganancias y a Bienes Personales.
Por el lado de las provincias, hay acuerdo en que parte de los fondos extra podrían surgir de un revalúo de propiedades, vía impuesto Inmobiliario.
De hecho, en el Acuerdo Fiscal está prevista la conformación de una comisión de actualización y armonización de valuaciones. Pero ese ámbito nunca se creó.
Para 2019 habrá un importante revalúo pero el Inmobiliario no es un impuesto que aporte fondos sustanciales a los efectos de neutralizar los recursos de menos que llegarán desde la Nación.

Febriles

Los encuentros de funcionarios nacionales con las provincias fueron febriles, ayer.
De hecho, tanto Pena como Caldarelli y Caballero se reunieron con ministros de 18 provincias, en la búsqueda de un consenso para poder llevar una propuesta final que se plasme en el proyecto de Presupuesto.
La meta es la ya conocida. El Gobierno necesita achicar el déficit primario para llevarlo del 2,7 por ciento comprometido este año a 1,3 por ciento en 2019. Ese recorte implica 300 mil millones de pesos, de los cuales las provincias aportarían 100 mil millones.
El punto ahora pasa por ver qué parte de ese monto será por recortes y cuál por mayores ingresos.

Fuente: Comercio y Justicia