La Provincia por el buen camino de sacar la política de la generación del precio de las tarifas de servicios públicos

 

 

Gustavo Peretti - Contador Público UNC
Gustavo Peretti – Contador Público UNC

El Gobierno de la Provincia ha dado un paso de calidad en estos días de enviar un proyecto de ley en donde se aparta de la generación del precio de la tarifa de servicios públicos, dejando esto en manos de un organismo técnico como lo es el ERSEP.  Esto significa dejar de lado algo que le hizo muy mal a nuestro país en los últimos 50 o 60 años; esto es el establecimiento de precios políticos de las tarifas de servicios públicos.

A lo largo de todos estos años las empresas prestatarias de los servicios públicos han estado en manos del estado o de empresas privadas; al establecerse precios políticos de las tarifas, es decir muy por debajo del costo de la generación, transporte y comercialización de los mismos ha significado en los casos de que las empresas estén bajo la órbita estatal, tener que cubrir gran parte del  costo de los servicios con recursos estatales que pudieran haberse utilizado para otras necesidades del país como los son la construcción y realización de obras de infraestructura para propiciar la inversión y en caso de que las empresas de servicios públicos estén en manos privadas la diferencia entre el verdadero costo de los servicios y lo cobrado por las empresas a los usuarios ha tenido que ser cubierta por el estado a través de subsidios que han tenido igual resultado sobre las cuentas fiscales que cuando pertenecían al sector público.

Es decir, la política de establecer precios políticos de las tarifas de los servicios públicos, siempre ha sido una mentira de corto plazo que ha deteriorado la posibilidad de seguir invirtiendo en infraestructura del país, al tiempo que ha generado importantes dificultades en las cuentas del estado.   Por todo ello, es correcta la decisión del Gobernador de la Provincia de Córdoba de apartar al ejecutivo provincial en la aprobación de correcciones en los precios de las tarifas de los servicios públicos, dejando esto en manos de un organismo técnico como el ERSEP.   Si las tarifas se calculan técnicamente, estableciendo correctamente su costo y con un margen de rentabilidad razonable para las empresas prestatarias, es la única forma de poder planificar calidad en los servicios públicos sin afectar las cuentas del estado.