La Justificación de las variaciones patrimoniales

Por el Cr. Gustavo Peretti

12-11-2022 – Cada uno de los contribuyentes argentinos tenemos la obligación de justificar los incrementos patrimoniales o el nivel de consumo que tenemos ante la AFIP.

Cuando se liquida el impuesto a las ganancias, debe completarse un cuadro de variaciones patrimoniales, con dos columnas:

  • La columna II, que está compuesta por el Patrimonio Inicial, la ganancia del año que se liquida, los gastos no erogables y los ingresos exentos y no gravados; es decir todo lo que el contribuyente dispone para consumir o invertir.
  • La columna I, está compuesta por el patrimonio inicial, el monto consumido y el resultado impositivo del año (en el caso en que fuera pérdida).

A la columna II se la suele denominar como los orígenes de fondos y la columna I como las aplicaciones de fondos.

De lo anterior podemos llegar a la siguiente ecuación :

PNI + G + GNE = PNF + C

Donde PNI es Patrimonio Neto Inicial, G es ganancia del año, GNE es gastos no erogables, PNF es Patrimonio Neto Final y C es consumo

De lo cual se desprende que C= PNI + G + GNE – PNF

Dado que el consumo nunca puede ser negativo, el Patrimonio Neto Final nunca podrá ser mayor a la suma del PNI + G + GNE

Además ese consumo  deberá representar razonablemente el importe erogado por el contribuyente en este concepto, que se conforma con los gastos de sustento personal del contribuyente y su familia, que incluye alimentos, salud, diversión, esparcimiento, turismo, educación, entre otros.

De allí que es muy importante que los contribuyentes tengan en cuenta esta ecuación patrimonial para poder justificar sus incrementos patrimoniales y sus niveles de consumo, dado que es siempre la primer observación que realiza la AFIP a los fines de encontrar posibles evasiones.

Esto también debe ser tenido en cuenta incluso por contribuyentes monotributistas, dado que la AFIP también presta atención al nivel de consumo, gastos, inversiones y ahorro de este tipo de contribuyentes; y de observar una inadecuada categorización del contribuyente puede dictaminar su recategorización dentro del mismo régimen o excluirlo del mismo, debiendo inscribirse el contribuyente como responsable inscripto, desde ese momento en adelante, o retroactivamente si observara que la causa que genera tal desvío tiene un origen anterior.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta, es que aquellos contribuyentes que tengan bienes por encima del mínimo no imponible, deben presentar su declaración jurada de bienes personales, aún cuando sean monotributistas, y que en caso de ser excluidos del régimen y tener la obligación de presentar la declaración jurada de bienes personales junto a la del impuesto a las ganancias, la AFIP podría intimar la presentación de las declaraciones juradas de bienes personales por los períodos no prescriptos, en caso de corresponder; con el agravante de poder ser castigados con intereses, multas muy onerosas previstas en la ley de procedimiento tributario, o incluso que se inicien procesos dentro del marco de la Ley Penal Tributaria.

Se recomienda consultar con su contador todos estos aspectos impositivos y tener en cuenta estos consejos a los fines de evitar inconvenientes posteriores.