José Luis Celli hizo una poesía por el caso Ferraris

El dolor y la indignación por la absolución del único imputado que había en la causa Ferraris sigue causando conmoción. A semanas del fallo, luego de que en las redes muchas personas se mostraran acompañando a los familiares de las víctimas, ahora el escritor Jose Luis Celli fiel a su estilo y con un manuscrito le pone palabras y le da tono de poesía a este hecho aberrante que deja un montón de interrogantes sin respuestas y una impotencia que sigue restando credibilidad en la justicia. Les compartimos el texto por el escritor local, que la Dra. Nancy Castellano, hija de una de las víctimas publicó en su cuenta de facebook.

Era un día como muchos del mapa del almanaque.
El tiempo seguía su curso, sin eventos descollantes.
De pronto, lo inesperado. La sociedad se sacude,
envuelta en el estupor de una noticia alarmante.

Tres nonagenarios hermanos compartían aquella tarde
con una amiga del alma y un sobrino , algunos mates
cuando sin imaginarse lo que habrían de padecer
se vieron ante el horror de una escena espeluznante.

Golpes, dolor, impotencia, rostros envueltos en sangre
dibujaron la escena, simplemente inexplicable.
La consternación de un pueblo, que vio su paz alterada
se demostró en una marcha queriendo encontrar culpables.

Entre silencios y preguntas la gente salió a la calle
exigiendo a la justicia que se hiciera responsable
para esclarecer el hecho que estremeció a la ciudad, y
sembró la incertidumbre en todos sus habitantes.

Carlos, Emma, Eda y Ernesto, una familia FERRARIS
y Coca, la casi hermana, de visita aquella tarde
fueron los protagonistas de un dramático suceso
donde imperó el salvajismo más brutal y más cobarde.

Después, paso lo de siempre: la muerte impuso su parte
llevándose dos trofeos, consecuencia inevitable
de la saña destructiva de un sujeto depravado
que impuso su joven fuerza, sin oposición mediante.

Los días se sucedieron, se sumaron almanaques,
la prisión de un sospechoso abrió una luz expectante
que pareció esclarecer lo sucedido aquel día
nefasto para el recuerdo de todo humano pensante.

En esa histórica casa, que fue como un estandarte
durante más de cien años, aún vive un interrogante
¿cuál fue el motivo del suceso: robo, droga, asesinato?
si al que estaba detenido no estará más en la cárcel.

¿Y las pruebas ofrecidas no son datos relevantes,
que dan muestras de una culpa sin defensas ni atenuantes?
Pero hay un oscurantismo que no se puede esconder,
en el que están refugiados los jueces y fiscales.

No hay Méritos ¡La Sentencia: sencillamente HUMILLANTE!
Como los muertos no hablan y los que hablan no saben
todo queda a foja cero, llenando de indignación
a los que aspiran justicia entre burlas y chantaje.

JOSE LUIS CELLI

En el siguiente link se puede escuchar la poesía leída por nuestra directora Silvina Tissera