Integradas, FACE y Fecescor responden a las demandas de las cooperativas

Para la delegación cordobesa de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE) y la Federación de Cooperativas Eléctrica y de Obras y Servicios Públicos Ltda. de la Provincia de Córdoba (Fecescor), la problemática que afecta a las cooperativas es una prioridad; por esto sus dirigentes consideran que es necesaria una acción aunada para satisfacer esas demandas.
Este convencimiento fue el motor para que las dos entidades transiten un proceso de integración federativo iniciado en 2016 en pos del sector cooperativo: “Independientemente de la existencia de cada institución y el respeto por su historia, no existe ningún elemento que nos impida trabajar de manera conjunta ya que representamos los mismo intereses”, dijo a Valor + Luis Castillo, presidente de Fecescor.

“Desde hace varios años las dos federaciones vienen trabajando de forma conjunta en la provincia de Córdoba”, aseguró, por su parte, Omar Marro, presidente de FACE, y explicó que en los últimos dos años el proceso de trabajo en común se “intensificó, fruto del entendimiento para dar una respuesta a la demanda de las cooperativas que está relacionada con el trabajo coordinado y en conjunto y con el planteo de objetivos que trasciendan las conducciones”.
En este contexto, los dirigentes coinciden en la importancia de tener un discurso consensuado para que la defensa de los intereses de las cooperativas cordobesas sea “lo más contundente posible y no haya divergencias”.
“Nos hemos puesto como objetivo que el trabajo conjunto sea el norte de las gestiones con dos objetivos: responder a las demandas de las cooperativas por un lado, y -por el otro-ser mucho más sólidos en cuanto a la defensa de los intereses del sector”, agregó Marro.

Un sector con peso propio

La importancia de este trabajo mancomunado tiene su impacto en un sector muy representativo para la provincia de Córdoba, en términos económicos y sociales. Según datos provistos por los representantes, existen en el país cerca de 700 cooperativas de servicios eléctricos. De ese total, en Córdoba hay 205, lo que la convierte junto con la provincia de Buenos Aires (donde también hay unas 200) en los distritos más grandes en el ámbito nacional.
“En la provincia de Córdoba, las cooperativas dan servicios en 70% del territorio, que corresponde a casi todo el interior provincial a excepción de algunas grandes ciudades como San Francisco, Villa María, Carlos Paz, donde está EPEC. En total, las cooperativas eléctricas distribuyen entre 30 y 35 por ciento de la energía que se consume en Córdoba y el ciento por ciento de las líneas rurales de la provincia están servidas por estas entidades”, puntualizó Castillo.
A su turno, Marro recordó los inicios de las cooperativas de servicios nacidas hace ya unos 80 años: “Se constituyeron básicamente para dar respuesta a la comunidad de los pequeños pueblos del interior de proveer un servicio esencial como es el de la energía eléctrica”.

En esa época, la industria eléctrica estuvo en manos de empresas privadas con poco control del Estado y brindaban un servicio que era deficiente y tenía tarifas excesivas. Fue precisamente para hacer frente a esa situación que en diversas localidades, en las que las elevadas tarifas perjudicaban a los consumidores y cuyas mal servidas poblaciones veían estancadas sus posibilidades de progreso, se crean las primeras cooperativas eléctricas, las que surgen como un movimiento de igualdad para los consumidores de electricidad.
“Estas entidades han sido el motor del desarrollo de los pueblos, las impulsoras de la radicación de industrias, del crecimiento del comercio, las que le dan energía al campo, etcétera”, completó Marro.

Hacia una homogeneización
Los recientes aumentos en la tarifa eléctrica constituyen uno de los principales desafíos de las cooperativas eléctricas en estos momentos. “Venimos trabajando en virtud de los reclamos que se han producido después del impacto de los últimos aumentos tarifarios. Sobre todo reclamos que vienen del sector empresario, agrícola, comercial y por supuesto también los pedidos de los sectores residenciales que, si bien no tienen representación, sufren los incrementos de la tarifa eléctrica y -como consecuencia- trasladan su queja a las empresas cooperativas, que son las distribuidoras del interior”, remarca Castillo.
Sobre este punto, el presidente de Fecescor entiende que se debe analizar la matriz energética en materia de comercialización en la provincia y fundamentalmente analizar aquellas cuestiones que son de carácter impositivo: “A nuestro entender, hay una serie de cargas municipales, provinciales y nacionales que tienen un impacto bastante fuerte en lo que es el costo fiscal de la energía eléctrica. Entonces consideramos que los municipios deben ordenarse de manera en la que no existan asimetrías porque eso genera distorsiones en los cuadros tarifarios de una ciudad y otra” y planteó la necesidad de contar con un programa de “homogeneización tributaria en materia eléctrica”.

Por su parte, Marro puntualizó que -al ser las cooperativas las que están “más cerca del asociado”- esta situación de aumento tarifario los ha sometido a situaciones difíciles, aunque asegura que paulatinamente la gente ha ido entendiendo que lo que sucede es una consecuencia de una situación política que los excede. “Durante los 12 años del gobierno anterior, todos los sectores que conforman el proceso del suministro de la energía eléctrica, desde la generación hasta la distribución, no sufrieron incrementos a pesar del proceso inflacionario que se desató en los últimos seis años. Esto trajo un enorme atraso tarifario.
Esto hizo que cuando se quitan progresivamente los subsidios que se concentraban en el área de la generación, el impacto en la tarifa final se hizo muy notable”. Para los dirigentes, en medio de este contexto socioeconómico, uno de los grandes desafíos es que las cooperativas de servicios presten servicios bien realizados: “El desafío es sostenerse y sostener el servicio (o los servicios) con calidad, continuidad, con sostenibilidad y con precios justos”, proyectó Marro

Fuente: Comercio y Justicia