Historia con final feliz: «El hilo rojo» una familia argentino-ucraniana.

30-07-2018 – “El texto literal dice: «Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».

Entre la comunidad de padres y madres adoptantes en Japón, esta leyenda supone una metáfora recursiva, ya que supone que la vinculación entre el hijo adoptado y los padres ya está realizada de antemano por este «hilo rojo» y favorece la fortaleza en la larga espera que hay que realizar, en la mayoría de los casos”.

Muchas veces nos parece una locura pensar en el destino que ya está escrito, o que Dios utiliza de instrumento a algunas personas para que nos conectemos con otras o que pase lo que tanto deseamos que pase, de la misma manera parece una locura recurrir a una mitología japonesa para encontrarle explicación a un acontecimiento, pero esto que había leido hace muchos años, encaja perfectamente en esta historia de Verónica y Juan Pablo (Cordobeses-Argentinos) que lograron cumplir su sueño de ser padres y de Dima (Ucraniano) que pudo concretar el suyo de tener un hogar estando separados por 15.000 Kilómetros de distancia.

Como si esto fuera una novela, todo se fue dando para que estas personas se encontraran, y ella que soñaba, además con ser madre y que su hijo fuese parecido a su marido, hoy si los miramos uno al lado del otro no podemos dejar de sorprendernos con el parecido fisico y las coincidencias en los rasgos faciales que hay entre Dima y Juan Pablo.

Vale aclarar que, antes de hacer los contactos con Ucrania, estuvieron esperando la llamada del RUAGA que es el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos en el cual se inscribieron en el 2015, convocatoria que nunca llegó. Hasta que llegó el mensaje de una amiga donde le comentaba de un matrimonio que habían adoptado en Ucrania y probaron para ver qué pasaba.

Lo cierto es que luego de cumplimentar con todos los requerimientos del pais de origen del niño se concretó la adopción y hoy han podido formar la soñada familia. Dimitri, ahora cuenta con doble nacionalidad ucraniano-argentino.

HABLAMOS CON DIMITRI: En esta parte, Dima se suma a charlar con nosotros, pero aunque fue muy breve durante la entrevista, maneja muy bien nuestro idioma, y al finalizar nos comentaba sobre las semejanzas entre el castellano con el ucraniano, de palabras que ya conocía pero que tienen significados distintos como por ejemplo familia, que allá la utilizan para referirse al apellido de una persona.

Dima, hoy tiene 10 años, cumplirá los 11 en el mes de noviembre. Va al colegio Mariano Moreno en Villa María, si bien su papá es de River, enseguida “se declaró” de Boca por los colores que coinciden con los de la Bandera de su país natal. (La bandera de Ucrania consiste en dos franjas horizontales – de color azul claro arriba y en la parte inferior amarillo brillante. La franja azul representa el cielo y el amarillo significa la tierra fértil y los campos ucranianos).

 

Actualmente hace ocho meses aproximadamente que tienen vínculo con Dimitri pero casi cinco meses que se convirtieron legalmente en padres del niño.

Los invitamos a reproducir la videoentrevista que realizamos en los estudios de la 95.3TX-FM.