Guzmán reveló quiénes no aceptarán la oferta y lanzó una controvertida cláusula para sumar votos al canje

El ministro de Economía tuvo un raid mediático en el que dejó varias definiciones. Además, se conocieron los detalles de la oferta argentina en la SEC

08-07-2020 – El ministro de Economía, Martín Guzmán, siguió dejando algunas definiciones sobre lo que espera que suceda con la última oferta presentada por la Argentina. El funcionario confirmó que muy probablemente el grupo Ad Hoc donde está BlackRock no ingrese a la operación y advirtió que la pelota está en terreno de los acreedores.

En una charla virtual organizada por la Universidad Oxford, afirmó que «la Argentina hizo una oferta y ahora es el turno de los acreedores para decidir», y que «el Congreso le permitió al Poder Ejecutivo utilizar las reservas, pero esto tiene un límite». Además, el ministro sostuvo que «hemos hecho una oferta inicial en línea con las evaluaciones del FMI, en la que una serie de acreedores aceptaron pero otros no, así que continuamos con las negociaciones».

«El grupo Ad-Hoc de acreedores no aceptó la oferta y tendrán tiempo para decidir qué hacer, pero la reacción inicial de una serie de acreedores fue positiva», añadió en relación al comunicado de un puñado de fondos como Gramercy Fintech que dijeron públicamente que aceptarán la oferta.

En ese sentido, y en declaraciones radiales, afirmó que «por un lado hemos tenido acuerdos con un número de acreedores, hubo un diálogo constructivo, pero hay un grupo de inversores muy importante con el que no y en un momento dejaron de negociar, plantándose en una situación que Argentina no podía sostener».

Esperando el voto no positivo
La referencia implícita de Guzmán es hacia los grupos de bonistas Ad Hoc Exchange, que en conjunto poseen deuda argentina por 21.000 millones de dólares y en teoría podrían bloquear cualquier acuerdo, y hasta el momento no se han expresado ni a favor o en contra de la propuesta argentina.

«Esperamos que en los próximos días haya un comunicado en contra y después se tomen un tiempo para decidir», afirmó Guzmán al respeto de la postura de estos grupos de acreedores.

A partir del martes que se conoció y publicó la enmienda argentina en la página de la SEC, empiezan a correr los días hasta de agosto para que los acreedores acepten la propuesta. Pero todavía no hay muchas voces y se cree que evaluarán la situación hasta decidir.

Por lo pronto, el grupo liderado por BlackRock no salió a emitir ningún comunicado. Hay que tener en cuenta que en el pasado ha hecho público su rechazo cuando la propuesto no fue la que esperaba.

GMO, un fondo que pertenece al Comité de Acreedores de Argentina (ACC), que incluye más de 30 fondos y empresas de inversión donde están Gramercy, Fintech y Greylock, todavía no está convencido de la nueva propuesta argentina. El fondo fue uno de los más activos contra el país durante el último default cuando inició juicios por 119 millones de dólares. Esto demuestra que puede haber fondos que acepten y otro que no, dentro mismo comité.

Las controvertidas perlitas

Por otro lado, en la letra chica de prospecto que se publicó el martes, se encontraron algunas perlitas. Sebastián Maril, experto en deuda y CEO de Finguru, dice que Argentina declarará el canje «válido» si:

-Logra adhesión por el 66,6% de todos los Bonos Elegibles o,

-Si logra adhesión de una o más series de Bonos K que representen el 60% de todos los Bonos K o, adhesión del 50% de todos los Bonos K; o

-Si logra adhesión de una o más series de Bonos M que representen el 60% de todos los Bonos M o, adhesión del 50% de todos los Bonos M.

«El nuevo concepto de arrastre de la oferta de canje va a generar disputas», señala Maril, en relación a que los bonistas no se quedarán de brazos cruzados. Además, acota que la Argentina mantiene la cláusula de re-asignación, algo rechazado por los acreedores también.

Por otra parte, este martes se conocieron malas noticias provenientes de los tribunales de Nueva York contra la Argentina. La jueza Loretta Preska ordenó al país abonar 224,2 millones de dólares a dos fondos por bonos en default y no reestructurados en 2005 y 2010: Attestor Master Value por 67,9 millones millones, Trinity Investments: por 156,3 millones de dólares. Otro llamado de atención con respecto a los costos de dejar holdouts dando vueltas por el mundo. Finalmente siempre el país termina pagando.

Fuente: iProfesional