Fuertes tensiones comerciales y políticas contextualizan la Cumbre del G20

Líderes de todo el mundo participan del encuentro en Buenos Aires. La reunión extra cumbre entre Donald Trump y Xi Jinping está en el centro de atención, mientras la escalada del conflicto entre Rusia y Ucrania es otro foco de preocupación. El Gobierno nacional confía en fortalecer su imagen en el mundo

30-11-2018 – Hoy comienza en la ciudad de Buenos Aires la Cumbre del G20 2018, en un contexto de fuertes tensiones comerciales y de puesta en duda de los beneficios del multilateralismo, debido a la implementación de medidas de corte proteccionista por parte de las principales potencias económicas del mundo. El encuentro también está enmarcado en una escalada de distintos conflictos políticos y militares de magnitud.
Aunque, específicamente en materia económica, el año ha estado signado por el enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China y por una serie de turbulencias internacionales en materia financiera que afectaron principalmente a los mercados emergentes como Argentina, estas cuestiones no serán los principales temas de la agenda oficial de la cumbre y se abordarán en reuniones aparte entre distintos líderes del mundo. De hecho, los principales tópicos propuestos para esta ocasión y que fueron también debatidos en instancias previas son tres: el futuro del trabajo, la infraestructura para el desarrollo y la sostenibilidad en materia de alimentación.
En cuanto a las actividades planificadas, se destacará estos dos días una serie de reuniones bilaterales externas al G20 en las cuales se buscará resolver algunas de las disputas más acuciantes.

En este sentido, la atención estará puesta en el cónclave que se desarrollará entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su par chino, Xi Jinping. Al respecto, el mandatario estadounidense aseguró que su país está “cerca” de cerrar un acuerdo comercial con el gigante asiático, aunque también sembró algunas dudas al respecto. “Estamos muy cerca de hacer algo con China pero no sé si quiero hacerlo. Creo que China quiere hacer un trato. Me gusta el trato que tenemos ahora”, comentó Trump a los periodistas en la Casa Blanca, antes de partir de viaje hacia Argentina.
Vale señalar que Estados Unidos inició en julio un importante embate comercial contra China, al imponer un aumento de los aranceles a la importación de productos provenientes del país asiático por un valor de US$34 mil millones. Luego, en septiembre, el país liderado por Trump gravó además con un arancel de 10% a US$200 mil millones de importaciones chinas, porcentaje que se incrementará a 25% en enero próximo. Por su parte, la administración de Xi Jinping criticó la política estadounidense y aplicó medidas recíprocas por más de US$60 mil millones.
Por otro lado, los líderes del mundo también deberán lidiar con una imprevista escalada de los conflictos entre Rusia y Ucrania, luego del primer enfrentamiento militar que protagonizaron ambas naciones. Sobre este punto, Trump decidió cancelar la reunión (también por fuera del G20) con Vladimir Putin. “Basado en el hecho de que los barcos y los marineros no han sido devueltos a Ucrania desde Rusia, decidí que sería mejor para todas las partes involucradas cancelar mi reunión prevista en Argentina con el presidente Vladimir Putin”, tuiteó Trump, justo antes de partir hacia Buenos Aires.
Además, la Casa Blanca también anunció esta semana que el mandatario estadounidense no se encontrará con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, por “problemas de agenda”. Sin embargo, la decisión coincidió con un muy mal momento del príncipe, quien está sospechado de ordenar el asesinato de un periodista disidente saudita y recibió fuertes críticas por su devastadora ofensiva militar en Yemen.

Finalmente, el brexit también estará presente en la Cumbre del G20 ante el intento de la primera ministra británica, Theresa May, y de los líderes de la Unión Europea (UE) de obtener respaldo al acuerdo alcanzado entre ambos para una salida ordenada del Reino Unido del bloque regional.
Expectativa oficial
En tanto, el Gobierno nacional espera que el desarrollo de la Cumbre del G20 en Argentina permita mejorar la imagen de la gestión de Mauricio Macri en estos tres años que lleva su mandato. Como parte de la estrategia comunicacional, en los minutos previos a la llegada de diferentes mandatarios del mundo al país, el Presidente envió ayer a la mañana un mensaje desde su cuenta en la red social Twitter en el que repasó la importancia de la cumbre de líderes del G20 y su agenda de encuentros bilaterales paralela al cónclave, a horas del inicio de las actividades.
“Aquí estamos por empezar esta maratón que va a durar casi cuatro días, recibiendo a los líderes más importantes del mundo, todos juntos, todos a la misma vez en el mismo lugar, algo que nunca pasó en nuestro país. Esperamos que se lleven una buena impresión”, dijo Macri y agregó que esperaba que este evento genere “más interés en participar junto” a Argentina del “proceso de crecimiento”.
Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, aseguró que la organización del G20 en Argentina significa la “culminación del proceso de reinserción del país en el mundo, que inició el presidente (Mauricio) Macri en diciembre de 2015” y destacó que el hecho de que el país haya sido nombrado a cargo de la organización del G20 “es un gesto de confianza y apoyo del mundo”. “La reinserción es muy importante para crecer y generar trabajo para los argentinos”, afirmó Peña durante una breve ronda en el Centro Internacional de Prensa de Parque Norte.
Mientras, el Coordinador de la Unidad Técnica del G20 y titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, dijo que para Argentina ser sede de esta cumbre internacional significa la posibilidad de “transmitir nuestra marca país al mundo” y “abrir nuevos mercados”.

Fuente: Comercio y Justicia