Fernández anunció que la “economía popular llegó para quedarse”

Participó de una reunión con la Iglesia y movimientos sociales, a los que les aseguró que serán parte de su gobierno

14-11-2019 – El presidente electo, Alberto Fernández, visitó ayer la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), donde mantuvo un encuentro con integrantes de la Pastoral Social y referentes de los movimientos sociales, sectores con los que busca trabajar en su gobierno.

«La economía popular llegó para quedarse», enfatizó el mandatario electo ante la Iglesia y los dirigentes de distintas agrupaciones, a quienes les anticipó que serán parte de su gobierno.

Fernández fue recibido en la sede de la CEA por Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora y titular de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, con quien dialogó sobre cómo será su programa de «lucha contra el hambre».

«Vine a escucharlos, como un compañero más, preocupado por lo que nos está pasando», dijo Alberto Fernández tras la reunión.

Y agregó: «Lo que viene es el gobierno de todos ustedes, no de Alberto y de Cristina, vamos a resolver las cosas juntos».

También participaron dirigentes sociales como Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Esteban Castro y Gildo Onorato (Ctep), Juan Carlos Alderete, Fredy Mariño y Luciano Álvarez (Corriente Clasista y Combativa), Daniel Menéndez, Néstor Moccia y José Oscari (Barrios de Pie). También asistieron Dina Sánchez (Frente Darío Santillán), Juan Grabois (Movimiento Trabajadores Excluidos), Rafael Klejser (Movimiento Popular La Dignidad) y Natalia Zaracho (Movimiento de Trabajadores Excluidos).

El presidente electo estuvo acompañado por los dirigentes Gustavo Béliz y Daniel Arroyo, quien suena como posible ministro de Desarrollo Social en el próximo gobierno.

El referente del Frente de Todos pidió «no tener miedo del debate que hay que dar» y destacó que «la gente necesita un horizonte de progreso».

Cada dos meses monseñor Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora y titular de la Comisión de la Pastoral Social, abre las puertas de la sede en Retiro a los movimientos sociales. En el marco de la Emergencia Alimentaria, la Iglesia ofrece allí, como a los curas villeros en San Cayetano, un espacio de debate y contención.

“Por más éxito que tenga la gestión, si se crece un 5% anual, no se generarán más de 150.000 puestos de trabajo por año o un poco más”, se oyó a alguien con sinceridad. Para incluir a los excluidos, el plan es institucionalizar a comedores, merenderos, instituciones, trabajadores de los polos textiles, recicladores, productores de alimentos y también el desarrollo de empleo del cuidado.

Fuente: Diario Puntal