Equilibrio de las cuentas públicas: algo que compete a todos los argentinos

Por el Cr. Gustavo Peretti

10/06/2018 – En estos días se han escuchado críticas, sobre todo de la oposición y de algunas personas con pensamiento más ideológico que técnico porque el país pidió auxilio económico al FMI.

Sin embargo hay que preguntarse cuál es el origen de esta decisión del ejecutivo nacional; y nos vamos a encontrar con la respuesta que es el desmanejo de las cuentas públicas de los distintos gobiernos nacionales, provinciales y municipales de los últimos 60 ó 70 años; en donde se direccionó el gasto público con instrumentos más políticos que técnicos, y se evitaron tomar decisiones acertadas por los costos políticos que tenían.

Pero todo ello acompañado por la ciudadanía que no le importaba como estaba el país, sino más vale en mostrar un status de vida por encima de las posibilidades económicas de lo que mostraban las cuentas públicas.

Por ello se convalidan acciones de gobierno con expansión del gasto público que se financian con emisión monetaria o con endeudamiento, que son dos caras de una misma moneda y que tienen un límite que lo pone la inflación o la negativa de los mercados a seguir comprando títulos de deuda soberana del estado nacional.

Al mismo tiempo la argentina es una sociedad a la cual le gusta tener un dolar barato para darse todos los gustos, sobre todo en el exterior, sin importarle de donde provienen esos dólares, es decir si tienen origen en un intercambio positivo de bienes y servicios de su comercio exterior o si el mismo es el endeudamiento.

Los gobiernos han tenido la culpa de mentirle sistemáticamente a los argentinos, vendiéndoles espejitos de bienestar, hasta que la realidad muestra la foto o el video y por fin conocemos la verdad, de la cual todos salimos espantados.

Sin embargo en la vida hay que ser pragmáticos y aprender a vivir de acuerdo a nuestras posibilidades, eso es lo que nos toca reconocer hoy a los argentinos, entendiendo que lo que exige el FMI no es ni más ni menos que el tránsito hacia un punto de equilibrio normal como cualquier país del mundo.

Se debe aclarar otra cosa, el FMI no es una entidad que quiera llevar los países a la ruina, al contrario es un organismo multilateral del cual forman parte 160 países que aportan capital para tener un fondo prestable que permitan asistir a sus miembros ante dificultades financieras y económicas, muy parecido a una Cooperativa de Crédito, cuyas causas no son culpa del FMI sino de las decisiones políticas y económicas que ejecutan los gobiernos de los países a lo largo del tiempo acompañadas por la consideración de la población.

Por todo ello es que bajar el gasto público y lograr el equilibrio económico y financiero del país es competencia de todos, del gobierno porque lo tiene que instrumentar y de los argentinos en general porque lo tenemos que propiciar y apoyar.