En nuestro país en educación se gasta poco o se gasta mal?

26-08-2018 – En estos días se está viviendo una situación de protesta de parte del claustro universitario por disminución de presupuesto en términos reales que pareciera un descuido del estado hacia la educación; sin embargo si uno analiza el sector, se dará cuenta que en realidad no hay falta de presupuesto, sino un incorrecto uso del mismo, paso a detallar:

Si tomamos por ejemplo nuestra provincia tenemos la Universidad Nacional de Córdoba, la Universidad Nacional de Río Cuarto, la Universidad Nacional de Villa María, y la Universidad Tecnológica Nacional con las distintas regionales en nuestra provincia, a lo que se debe sumar por ejemplo el Instituto Universitario Aeronáutico en Córdoba, el INECER en Villa María, los distintos IPEF en varias ciudades y la Universidad Provincial de Córdoba con sus carreras más dirigidas hacia el arte.

Todas estas casas de altos estudios significan tener en cada una de ellas un rectorado, carreras similares con mayor cantidad de decanatos e infraestructura para mantener,etc.

Sería una mejor asignación de recursos si por ejemplo en lugar de existir cada una de esas casas de estudio, se fusionaran y funcionaran todas bajo la Universidad Nacional de Córdoba, con un solo rectorado y un solo decanato por facultad.

El ahorro de costos sería muchísimo, se reducirían varios rectorados y muchísimos decanatos, porque por ejemplo en el caso de Ciencias Económicas habría una única Facultad de Ciencias Económicas con
un solo decanato y sucursales en el interior provincial (las actuales facultades de la UNVM Y UNRC) y lo mismo ocurriría con las demás carreras como abogacía, ingeniería, arquitectura, medicina, etc.

Ocurre la paradoja por ejemplo que la UNC y la UTN ofrecen ambas Ingeniería Civil por ejemplo en la misma ciudad, o la carrera de Contador Público en la UNC y en el Instituto Aeronáutico, y uno se pregunta para que sostener el gasto de una carrera ofrecida en dos casas de estudios en la misma ciudad, por qué no unificarlas y optimizar recursos, disminuyendo cantidad de edificios a mantener, cantidad de profesores y horas de clases que pagar?

Por qué utilizar recursos nacionales y provinciales por separado?, por qué no utilizarlos en forma conjunta? No serían mejor utilizados si lo hacemos de esta manera?

Yo me pregunto y le pregunto a nuestros lectores en nuestro país se gasta poco, o se gasta mal?

Por Gustavo Peretti – Contador Público UNC