En 2019 el peso también arrancó como la moneda más devaluada

Mientras Argentina mantenga tasas de inflación muy elevadas seguirá liderando el ranking de países que más devalúan su moneda en el mundo.

12-03-2019 – El peso sigue la tendencia del año pasado y en 2019 también arrancó como la moneda más devaluada. En lo que va del año el dólar subió 9,5%, en especial en los últimos 30 días. Desde enero, el dólar en Argentina aumentó entre 2 y 3 veces más que en otros “países emergentes” en los que también escaló. Sin embargo, en la mayoría de los países de la región este año hasta ahora viene en caída.

En segundo lugar se ubica Turquía, que el año pasado también sufrió una crisis cambiaria, aunque con una devaluación mucho más moderada: el dólar este año aumentó 3,4% frente a la lira turca. En Uruguay y Paraguay aumentó poco más de 2 por ciento. Perú, México, Brasil, Colombia, Egipto, Chile y Rusia, entre otros “países emergentes” no sólo no devaluaron en lo que va del año sino que fortalecieron sus monedas frente al dólar (la cotización del dólar cayó contra las monedas locales, ver gráfico).

Tras una inflación en 2018 de 47,6% y con tasas de inflación mensuales superiores al 3%, es lógico que el peso se siga depreciando frente al dólar. Mientras Argentina mantenga tasas de inflación muy elevadas seguirá liderando el ranking de países que más devalúan su moneda.

Lo llamativo, propio del riesgo de corrida al dólar permanente, es la volatilidad con que se mueve el tipo de cambio local ante cualquier movimiento en el escenario internacional y el cambio de humor de los inversores locales. El jueves pasado, el dólar se disparó 4,2% en el día –hasta 2 o 3 veces lo que se movió en otros países emergentes—y el Banco Central tuvo que salir a acelerar el aumento de la tasa de interés hasta casi el 60% (frente al piso del 44% que había tocado a mediados de febrero) para incentivar a los ahorristas e inversores locales a quedarse en pesos y no correr al dólar. Esa movida frenó al dólar que había superado los 43 pesos. Pero ayer con la tasa firme en 60% –el BCRA continuó con la política de retirar pesos de circulación – el dólar igual se ubicó en 42,30 en el minorista –10 centavos más que el viernes—pese a que fue un día en el que el dólar bajó en la mayoría de los países de la región.

El Gobierno espera a partir de abril la liquidación de los dólares de la cosecha gruesa. Pero la inflación y el riesgo de la dolarización preelectoral seguirán marcando el ritmo del mercado cambiario. Por eso, el Gobierno discute por estas horas con los técnicos del FMI si podrá usar parte de los 10.000 millones prestados por el organismo al Tesoro para moderar los saltos del dólar o si esos dólares, como pretende el Fondo, sólo pueden destinarse a cubrir vencimientos de la deuda en dólares de este año y parte del próximo.

Fuente: Maximiliano Montenegro – Plan M