Empresarios advierten que los autos a GNC tienen los días contados

Fue en respuesta al ministro de Energía, quien aseguró que el precio del gas debe equiparar al de la nafta.

El gas natural comprimido (GNC) como combustible para automóviles no tiene futuro en Argentina, sostuvieron ayer empresarios del sector tras plantear sus preocupaciones y recibir como respuesta del ministro de Energía, Juan José Aranguren, que el GNC debe costar como la nafta.

«Será el comienzo del final del sector», afirmó a La Nación el secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos. Antes, en una reunión con empresarios y economistas organizada por la Fundación Mediterránea en la ciudad de Buenos Aires, Aranguren sostuvo que «el GNC tiene que costar un precio similar al de la nafta; a igual poder calórico, precio similar».

Castellanos le planteó al Ministro su preocupación por la abrupta caída en la conversión de vehículos nafteros a GNC, justamente por el aumento de precio del gas. Este último fue del 90% en el último año, detalló, contra un 40% de las naftas.

En el encuentro Aranguren sostuvo que no tiene lógica «importar gas para que anden los autos». Para Castellanos, en octubre próximo el metro cúbico de GNC costará un 70% del precio del litro de nafta, y en abril de 2018 los valores quedarán parejos.

En Argentina hay 1,75 millones de autos a GNC y 1.900 estaciones que lo venden. El metro cúbico, que rinde el equivalente a 1,3 litros de nafta súper, llegó a costar un 30 por ciento del valor del combustible líquido.

En marzo pasado el diario El Cronista informó que 2016 fue el peor año en mucho tiempo para los instaladores de equipos de GNC: 6.446 instalaciones, contra las 14.792 de 2014.

Fuente; TN