El Tablero de Control de la crisis: lo que deben monitorear «día a día» Macri y Alberto Fernández

    1. La caída de las “reservas brutas” del Banco Central.
  • RESERVAS BRUTAS AL VIERNES 6 DE AGOSTO 2019: u$s 66.310 MILLONES
  • RESERVAS BRUTAS AL 23 DE AGOSTO 2019: u$s 58.258 MILLONES
  • VARIACIÓN TOTAL: u$s 8052 MILLONES EN 9 DÍAS HÁBILES

2.  Los tres motivos explican la aceleración en la caida de las reservas brutas del BCRA desde el 9 de agosto, el viernes previo a las PASO.

A. El principal motivo es la cancelación de deuda en dólares que no se puede renovar. El martes 20 de agosto se canceló un «REPO» (un préstamo garantizado con bonos del Tesoro) con un grupo de bancos (HSBC y Citi, entre otros) con U$S 2.615 millones de las reservas.
El «Repo» era una operatoria ideada para engrosar las reservas del BCRA: un préstamo garantizado por bonos del Tesoro. Ahora, se canceló porque los bonos que estaban en garantía cayeron del valor mínimo establecido en el acuerdo. Por lo tanto, no quedó otra que pagar el préstamo y recuperar los bonos en garantía. Igualmente, de esa manera, la cancelación funcionó como una recompra barata de deuda y el Tesoro logró reducir deuda por un total de U$S 12.810 millones.

Además de la cancelación del REPO, la semana pasada el Tesoro tuvo que pagar otras deudas que no pudo renovar, como ser Letes en dólares por unos U$S 500 millones (Letras del Tesoro de cortísimo plazo).

B. En segundo lugar: la venta de reservas del del Banco Central para evitar que el dólar se dispare más. El cálculo es que, desde que se inició la corrida el lunes 12 de agosto, el Central vendió, en 9 días hábiles, unos U$S 775 millones de las reservas para contener al dólar.

A esto hay que sumarle, los U$S 60 millones diarios de las ventas del préstamo al Tesoro, en total otros U$S 540 millones.

C. El tercer motivo de caída de las reservas es  la salida de depósitos en dólares de los bancos, ya que la mitad de esos depósitos están “encajadas” en el BCRA y también se contabilizan como reservas: los depósitos en dólares entre el 9 de agosto y el miércoles 21 pasado (última cifra disponible) cayeron U$S 2.773 millones, un dato clave sobre el que volveremos de inmediato.

3. Qué está pasando con los depósitos en dólares y los depósitos en plazos fijos en pesos. 

  • Depósitos en dólares

Entre el viernes previo a las PASO y el miércoles 21 de agosto salieron U$S 2.714 millones de los bancos. Son dólares que se fueron “al exterior, a cajas de seguridad y/o al colchón”. En sólo 7 días hábiles (el lunes 19 fue feriado), la caída representa el 8,4% del total de dólares depositados en los bancos: pasaron de U$S 32.503 millones el viernes 9 de agosto a U$S 29.789 millones el miércoles 21 de agosto.

La magnitud de la caída de los depósitos en dólares es muy relevante (casi 388 millones diarios), y obviamente no es deseable que continúe a este ritmo.

Sin embargo, hoy, a diferencia de la convertibilidad, los bancos tienen los dólares con qué responder a los depositantes que se quieran llevar los dólares billetes a las cajas de seguridad o a sus domicilios. Casi la mitad de esos depósitos están «guardados» (como «encaje) en el Banco Central, mientras que el resto están prestados a empresas exportadoras – o firmas proveedoras de empresas exportadoras-, que cobran sus ventas en dólares y que una devaluación no sólo no las perjudica sino que mejora su capacidad de repago.

Previo a las PASO, la dolarización se había desarrollado «dentro de los bancos», y los depósitos en dólares estaban en el récord de U$S 32.500 millones.  Cuando Macri asumió la presidencia, había solo 8.900 millones de dólares en el sistema. Los depósitos en dólares habían caído casi a la mitad desde los más de U$S 15.000 millones que había antes de que Cristina aplicará el cepo en 2012. Sin embargo, pese a esa fuerte salida de dólares billetes del sistema, ningún banco tuvo dificultades para devolver los dólares de sus depósitos.

  • Depósitos a plazo fijo en pesos


Las super-tasas de interés que empezaron a ofrecer los bancos a los ahorristas en los días posteriores a las PASO parecen haber detenido la hemorragia de depósitos en pesos corriendo al dólar. Gracias la suba al 75% de la tasa de interés de las Leliqs (Letras del Liquidez que el BCRA paga a los bancos), los bancos ofrecer a su vez tasas exorbitantes de 60% a los pequeños ahorristas, y la movida quedó la tendencia a la fuerte corrida de depósitos en pesos al dólar del día después de las PASO.

El lunes 12 de agosto salieron del Sistema plazos fijos en pesos por $44.000 millones en comparación al jueves previo. Sin embargo, la tendencia se fue moderando y el miércoles 21 de agosto (último dato disponible) los depósitos privados en pesos subieron 1.523 millones y acumulaban así desde baja más atenuada de $ 34.000 millones en relación al momento previo de la crisis de las PASO.

El stock de depósitos a plazo fijo -privados- con tasas de interés que llegan al 60% anual para pequeños ahorristas se estabilizó cerca a los 1,225 billones de pesos (es decir, 1 billón 225.000 millones de pesos).
Por ahora, la tasa de interés parece estar ganándole de nuevo al pánico.

CLAVE: El monitoreo de los depósitos en pesos y los depósitos en dólares son las variables clave a mirar en los próximos días para saber si se frenó o no la corrida Post PASO. 

 La estabilización del dólar es fundamental para detener esta salida de depósitos, tanto de los que corren con sus pesos al dólar, como de los que ya tienen sus dólares dentro del sistema y quieren retirarlos en billetes.

4. ¿Cuánto suman las “reservas reales” del Banco Central para frenar una corrida, son suficientes para cancelar la deuda en dólares de corto plazo en caso de no renovarse?

Como ya dijimos la reservas brutas suman unos U$S 58.258 millones, tras haber caido más de U$S 8.050 millones en 9 días hábiles.

Sin embargo, las reservas relevantes a la hora de saber la disponibilidad de dólares del Banco Central son las llamadas “reservas netas o reservas reales” .
A esas reservas se llega restándole a las reservas brutas o totales los siguientes items:

  • Préstamos privados en dólares en el sistema financiero, cuya parte encajada en el BCRA se considera reservas.
  • El swap de monedas con China: un tercio prácticamente de las reservas es un préstamo en yuanes valuado en dólares el tipo de cambio del día del Banco Central Chino. En teoría en medio de una crisis terminal, el BCRA podría a salir a vender parte de esos yuanes al mercado internacional para hacerse de dólares, pero no es la lógica de funcionamiento mas probable en medio una corrida.
  • Los depósitos del FMI para “Fortalecimiento de las reservas” por unos 7.200 millones a volar actual, que desde el inicio del préstamo se ha mantiene “intocable”.
  • El saldo del préstamo al Tesoro del FMI, de donde salen los U$S 60 millones diarios que vende desde abril en el mercado cambiario el Tesoro. Sólo queda hoy un saldo de U$S 947 millones.
  • Otros préstamos del BCRA.

En nuestros cálculos sólo quedan hoy unos U$S 14,780 millones de reservas netas. Son los dólares disponibles, contantes y sonantes para actuar en el mercado cambiario o para pagar deuda. No casualmente Alberto Fenández le transmitió a Macri que “hay que cuidar las reservas” que le dejaría en caso de ganar el 27 de octubre próximo.

5. La sábana corta de los dólares para estabilizar el tipo de cambio y para garantizar el pago de la deuda en dólares.

De aquí a fin de año el Gobierno y el BCRA tendrán un test permanente por los fuertes vencimientos de LETES y  LECAPS, la deuda de corto plazo en dólares y pesos.

  • Hay vencimientos de Letes en dólares por U$S 10.505 millones.
  • Mientras que los vencimientos de Lecaps en pesos hasta fin de año totalizan $ 384.000 millones.
  • Expresados en dólares (a un tipo de cambio de 55 pesos) esos vencimientos alcanzan los 17.500 millones de dólares, superando las reservas netas actuales del Banco Central.

Vale señalar que el programa financiero de la Secretaria de Finanzas –original- cerraba con un  45% de renovación de las Letes en dólares. Por ello, de aquí hasta fin de año. Todo lo que el Gobierno no logre “renovar” de esa deuda, colocando nuevos bonos -en dólares-  en el mercado local, son potencial caída de reservas del Banco Central para pagar los vencimientos.

Además , los inversores que poseen Lecaps son potenciales demandantes de dólares si desean salirse de esta inversión y comprar dólares.

Suponiendo que intente dolarizarse el 30% de los tenedores de vencimientos de Lecaps de aquí a fin de año. Esto equivale a una demanda potencial de divisas de 2.100 millones de dólares. Eso se sumaría a los que mensualmente compran los ahorristas minoristas: según el BCRA, en julio registraron compras netas por 2.177 millones de dólares.

Clave: Si en los próximos meses el Banco Central necesita vender muchos dólares para evitar una nueva escalada de la cotización, entonces habrá menos dólares disponibles para cubrir los vencimientos de deuda. Al mismo tiempo, cuanto menos se renueven de las Letes en dólares, y más se utilicen las reservas para cubrir esos vencimientos, menos dólares quedarán disponibles para que el Banco Central intervenga en el mercado de cambiario y menos dólares quedarán disponibles para el próximo Gobierno, ya sea para cubrir vencimientos de deuda como para estabilizar el dólar.

Por eso también es tan importante estabilizar la salida de depósitos en dólares y en pesos de los bancos, para no sumar presión adicional al mercado cambiario en los próximos meses. 

Fuente: Maximiliano Montenegro – Plan M